Ángel López director de onda vasca

“Tenemos que tener como seña de identidad lo cercano, lo nuestro”

Dentro de un año, Onda Vasca cumplirá diez años. Una década en la que siempre ha destacado frente a otras emisoras por su compromiso de cercanía

Rosana LakunzaOskar González - Domingo, 16 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- Ángel López, director de Onda Vasca, ha comprobado cómo, a lo largo de nueve temporadas, la emisora ha crecido ante sus oyentes y se ha convertido en un referente diario en todos sus programas.

¿Cambios sustanciales en Onda Vasca con el inicio de temporada?

-Los medios están en una época de transformación y la radio es un camaleón. Debemos adaptarnos con pericia y determinación.

¿A qué tipo de adaptaciones se somete la radio?

-A los recursos limitados y a los medios digitales, que cada vez son más promiscuos y la radio tiene que estar más alerta. Este curso no hemos hecho una gran renovación, pero nos hemos adaptado con ajustes en aquellos espacios que merecían actualizarse y renovando otros que tienen que ver con la planificación del personal.

Las revoluciones de otoño en las redacciones periodísticas, ¿no?

-Se renueva la tarde con un plantel con muchos galones. Se suman dos voces con mucho recorrido en la radio, Kike Alonso y Begoña Jiménez, que formarán trío con Forki. Cambian los conductores del fin de semana, hay un relevo de garantías con otros dos animales de radio como son Julen Arrandiaga y Begoña Beristain.

Otro año caliente en lo político: elecciones municipales y europeas, y la posibilidad de un anticipo en la generales.

-Y cuándo no es un curso caliente. Estamos muy familiarizados con los procesos electorales, sobre todo últimamente;no sé si esto devalúa un poco el interés en el ciudadano. En Onda Vasca tenemos que estar atentos a lo que está ocurriendo y a lo que va a ocurrir.

¿No echa de menos tener un programa de radio?

-Todos los días tengo una cita con los micros, ya sea de forma directa o indirecta. Tengo pequeños espacios para quitarme el gusanillo, y otros cometidos que hacen que no eche tanto de menos el no tener un espacio diario o semanal. Llevo casi diez años fuera de lo que se llama radio de actualidad, me va a pesar como a la Igartiburu.

¿Qué le pasa a Anne Igartiburu?

-Me refiero a la pregunta que le hizo Mariló Montero sobre si se estaba oxidando;pues a lo mejor, yo me estoy oxidando. Tengo que liderar una Onda Vasca moderna, versátil y que no pierda comba.

¿Qué temas son los que más le apasionan?

-Soy un enamorado de la participación. Me ha encantado poder interactuar con los oyentes. Si es cierto hace años los modos de interrelación tenían que ver con las llamadas de teléfono y las cartas manuscritas…

Hace tiempo de eso, ¿no? Sobre todo lo de las cartas manuscritas.

-Ja, ja, ja… Sí, mucho. Sé que esto, a los oyentes más jóvenes les sonará a muy antiguo, pero era la fórmula que permitía la tecnología. Hoy, la radio abre un mundo de posibilidades para interactuar con el oyente. A mí lo que más me gusta es notar la presencia y la comunicación a tiempo real.

¿Y los contenidos?

-Todos. He hecho deportes, informativos, magacines locales, contenedores en los que cabe de todo… A mí lo que me gusta es hacer radio entretenida, me voy más a los formatos más informales que a la radio de galones informativos. Esa, es una radio que hay que dejarla a los que tienen esa vocación. Me gusta como consumidor estar muy atento a lo que está pasando en el mundo y me cuesta ponerme en el pellejo de Javier Vizcaíno, Txema Gutiérrez o Itsaso Güemes.

¿Es capaz de desconectar de la radio?

-Soy un consumidor vocacional, la radio me ha acompañado siempre y ha sido la vía de escape. Después convertí la radio en trabajo y es un círculo vicioso del que no tengo intención de salir.

¿Cree que queda algún rincón sin amueblar en Onda Vasca?

-Estamos cerca del décimo aniversario y no queremos perder las ambiciones ni las aspiraciones. Como soy un romántico y un idealista, no quiero perder el concepto mágico de la radio. Lo cierto es que venimos de dos oleadas ascendentes de audiencia, y queremos seguir subiendo.

Siempre ha dicho usted que Onda Vasca es una radio artesana.

-Sí, pero eso no quiere decir que no estemos al cabo de la calle. Artesano es que está hecha con cariño. No digo que no lo tengan otros medios, pero aquí, al ser una plantilla tan reducida, te da otro plus.

¿Fácil de mantener?

-Hay que trabajarlo como en la relaciones personales, tiene que seguir la chispa y la magia. Onda Vasca tiene su sitio entre los oyentes de radio, estamos en una situación buena, mejorable. Consolidarse en Euskadi con un dial tan complejo es un éxito que han conseguido los profesionales de Onda Vasca.

¿Cómo va a mantener esa consolidación?

-Haciendo un radio viva. Tenemos que apoyar lo que funciona y descartar lo que no la hace. El día tiene que ser flexible y adaptándolo a lo que piden los oyentes.

Últimas Noticias Multimedia