FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN 2018

Danny DeVito: “Consideraría producir a Woody Allen si me gustase el guión”

El actor, director y productor recibió este sábado el primer Premio Donostia de la 66ª edición del festival

Domingo, 23 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Danny DeVito recoge su Premio Donostia

Danny DeVito recoge su Premio Donostia (EFE)

Galería Noticia

Danny DeVito recoge su Premio Donostia

donostia- El actor estadounidense Danny DeVito, que ayer recibió el primer Premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián 2018, estaría dispuesto a producir una película de Woody Allen siempre que le gustase el guión. “Todo está en el material. Probablemente lo consideraría”, dijo el cineasta estadounidense, también director y productor, nacido en New Jersey en 1944, que en esta 66ª edición del certamen donostiarra presenta Smallfoot, un filme de animación de Warner en el que dobla a un yeti llamado Dorgle. DeVito también habló durante una entrevista del movimiento #MeToo, que ha supuesto un revulsivo para las mujeres cineastas en todo el mundo, y aseguró que no encuentra nada negativo en esas protestas emprendidas en las redes sociales tras las acusaciones de acoso y abusos sexuales al productor Harvey Wenstein, que acabaron con su carrera en Hollywood. El intérprete de Alguien voló sobre el nido del cuco, Big Fish y Batman cree que las mujeres deben exteriorizar lo que les ocurre, no guardar nada dentro porque, si no, “se pudre. Pienso que las mujeres deben ser escuchadas, eso es lo que siento acerca de ello. Si tienes algo dentro que te molesta, tienes que sacarlo, así que sácalo fuera y di lo que está en tu mente”, afirmó el actor, que gesticula y recurre a las onomatopeyas para expresar lo que supone guardar dentro de uno mismo algo que siempre va a estar ahí dando vueltas. Este actor suma un larga lista de películas de las que algunas imágenes se vieron ayer por la tarde en el palacio Kursaal antes de recoger el Premio Donostia, el primero de los tres que el Zinemaldia entregará en esta edición: el director japonés Hirokazu Kore-eda lo recibirá hoy y Judi Dench, el martes 25.

DeVito volvió a gesticular, dibujó un arco con las manos y resopló para mostrar cómo pasará por la pantalla casi medio siglo de carrera, de la que aseguró no reniega de nada. Consideró que las películas son como “los propios hijos”, en su caso, trabajos también detrás de la cámara como La guerra de los Rose, Hoffa y Matilda, que dirigió, y Erin Brockovich, Pulp Fiction y Gattaca, que produjo. “Es como tener hijos porque los quieres a todos por igual. Es como si te preguntasen a qué hijo dejarías fuera de tu vida. Los escogerías a todos”, recalcó el actor, vestido con ropa informal en una suite del hotel María Cristina, donde recibió a los medios de comunicación.


dedicado a los espectadoresCon el auditorio del Kursaal lleno y un aplauso largo y caluroso, el actor, director y productor estadounidense, que mide 147 centímetros, recogió por la tarde el galardón de manos de otro hombre bajito, el realizador español Juan Antonio Bayona. El realizador de Lo imposible dijo que era “un honor” entregar este premio a DeVito por ser “uno de los mayores hombres de cine” en todas sus facetas y, ya en broma, por ser la primera vez que lo hace con alguien de su estatura. Bayona se inclinó hasta ponerse a su altura para entregar el galardón a este cineasta de “trayectoria increíble”, que se lo dedicó a todos sus fans y a quienes “reúnen algo de dinero” para poder ver películas en pantalla grande, como les gusta a los profesionales de este mundo.Horas antes, y tras insistir en que su filosofía es vivir las cosas “día a día”, puso como ejemplo su último trabajo en el doblaje de Smallfoot. “Lo hice porque disfruto mucho con el doblaje y además me gustó la idea: habla de la xenofobia y de lo que es seguir ciegamente a una persona que te está diciendo que vas a golpear una piedra con la cabeza y va a amanecer”, contó. - Efe

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia