Mesa de Redacción

Inversiones fundamentales para los navarros y navarras

Por Joseba Santamaria - Domingo, 23 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

la proposición de ley que han registrado esta semana Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E para destinar 113 millones de euros a inversiones claves para Navarra es una excelente noticia. Tanto porque revela la calidad de la situación financiera y presupuestaria derivada de la mejora de la situación económica, de la mayor recaudación fiscal tras la reforma tributaria y de la recuperación del dinero sobrepagado al Estado en los últimos años como consecuencia de la renovación del Convenio Económico, como porque el Gobierno de Barkos dispondrá de esos 113 millones para impulsar mejoras de importante incidencia social como Educación (20 millones de euros), Derechos Sociales (20 millones de euros), Administración Local (20 millones de euros para las entidades locales) o Sanidad (10 millones de euros). Se avanza más en el nuevo modelo socio político que se comprometieron a impulsar los partidos del cambio en Navarra con las necesidades de las personas como prioridad básica. Y se avanza también en la salida de la situación crítica que dejó como herencia en las arcas forales la mala gestión anterior con mayores ingresos fiscales fruto de un reparto más progresivo y equitativo de los impuestos y una redacción de la deuda y del déficit. En definitiva, es fruto de una buena gestión económica, fiscal y económica. No sólo se han cambiado las prioridades de la inversión y el gasto públicos, sino que poco a poco se ha dado la vuelta a la crítica situación financiera y presupuestaria en que el Gobierno de UPN dejó a Navarra. Poner palos en la rueda a la posibilidad de que Navarra se beneficie ahora de la nueva gestión de la Hacienda Foral con las Cuentas durante estos tres años y medio, como intenta hacer el PSN echando mano del Gobierno de Sánchez en Madrid, es una mala estrategia política. Como a UPN y PP, les ha pillado la iniciativa con el pie cambiado y alborotados con cosas de tanto interés ciudadano como la Transitoria 4ª o los celos entre cuerpos policiales mientras discuten si el humo del pacto presupuestario inútil entre UPN y PP se carga a la cuenta política del Gobierno de Sánchez o del Gobierno de Rajoy. Si ha resultado un imposible insistir en ese tono apocalíptico cuando los datos objetivos de la economía, el empleo, las nuevas prioridades presupuestarias desterrado ya el modelo clientelar y despilfarrador anterior, la mejora de las prestaciones públicas, la atención social y la propia convivencia muestran un evidente cambio positivo respecto a la Navarra que dejó en herencia aquel viejo régimen político, esta nueva medida política y presupuestaria del cambio social lo vuelve a clarificar. Esos 113 millones de euros son un beneficio colectivo de interés general para el conjunto de navarros y navarras y poner en riesgo todo ello por un absurdo interés partidista sería un grave error de Chivite. Una pataleta infantil y ridícula y para nada además. Haría mejor el PSN en negociar ya sus intereses en el proyecto de Presupuestos de 2019, otro reto inmediato para mantener a Navarra en la senda positiva actual. Porque quedarse de nuevo fuera de ese acuerdo presupuestario localizaría al PSN en el espacio de oposición intransigente que ha compartido de la mano de UPN y del PP hasta ahora y pondría en cuestión la credibilidad del giro en su estrategia política para alejarse de UPN -según dicen, definitivamente- que viene pregonando en las últimas semanas María Chivite.