Adiós Pamplona

Sepultura de Sarasate, 1908

Por Joseba Asiron (www.adiospamplona.blogspot.com) - Domingo, 23 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

(Foto: ‘Pamplona, calles y barrios’, de J.J. Arazuri)

Galería Noticia

En 1908se produjo la última de las siempre apoteósicas visitas de Pablo Sarasate a su Pamplona natal. La diferencia era que esta vez lo hacía en un ambiente de tristeza, puesto que el violinista llegaba en un féretro... y para quedarse. La fotografía, obtenida en el momento preciso en el que el ataúd es introducido en la fosa, muestra a las fuerzas vivas de la ciudad, que presentan un semblante de indisimulado pesar. En el centro, en posición preferente y marcado con el nº 2 vemos al cuñado de Sarasate, Juan Cancio Mena, mientras que al otro lado se sitúan algunos miembros del Ayuntamiento, concretamente el alcalde Daniel Irujo (3), y los tenientes de alcalde Echave (4) y Eyaralar (5). Con el nº 7 vemos al entonces presidente del Orfeón Pamplonés, Alberto Huarte, y junto a él, con traje oscuro y dándonos casi la espalda Remigio Múgica, director del orfeón y, según informaciones a las que hemos podido tener acceso, bisabuelo del actual alcalde de Pamplona.

Hoy en día,la sepultura de Sarasate tiene un primoroso aspecto, gracias al sepulcro que erigió el escultor Ramón Carmona a instancias de las hermanas del artista. Los más avezados seguidores de Adiós Pamplona habrán advertido que esta fotografía fue publicada hace ya años, concretamente en septiembre de 2013. La razón para repetirla es que entonces el sepulcro estaba en franco deterioro, con roturas, humedades y suciedad, con los parterres desangelados y secos, y ahora acaba de restaurarse y presenta un aspecto bien diferente. El pasado viernes se cumplieron 110 años de la muerte de Sarasate y, como en 1908, acudieron al homenaje los miembros de la Corporación, así como otros ciudadanos que pudieron disfrutar de varias piezas tocadas al violín por miembros de la Sinfónica de Navarra. Lo más curioso, no obstante, fue poder ver coincidir a familiares de Sarasate y del escultor Ramón Carmona, que se saludaron e intercambiaron anécdotas. Una gozada.

Últimas Noticias Multimedia