Sobre el horario de las bibliotecas

Marisol Armendáriz Ripalda - Lunes, 24 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Una vez más me ha sucedido. Se me ocurre ir a una biblioteca de barrio el sábado a la mañana y resulta que está cerrada. ¡Vaya! Pues voy a la central, que seguro que ésa sí está abierta. Allí me encuentro con tres estudiantes que, como yo, se dan de bruces con el horario. Cerrada en septiembre. Ahora ya la indignación me ha impedido leer bien el horario o las particularidades del mismo. Hace 15 días, al comienzo de septiembre, también tuve la idea de ir a la del Casco Viejo un día entre semana por la tarde . Cerrada, horario de vacaciones. Hay algo que constantemente se me olvida porque varias veces al año me pasa. Se me escapa el concepto de biblioteca pública que tenemos aquí. Cualquier viaje y visita a bibliotecas de otros países, similares en teoría al nuestro, dan la posibilidad de disfrutar de los servicios de las mismas en un horario mucho más amplio que las nuestras, incluidos los fines de semana y periodos vacacionales. A pesar del cambio de costumbres en nuestra sociedad, en mi opinión una biblioteca pública es un espacio de fomento de muchos aspectos, no sólo de la lectura, y deberían ser más tenidos en cuenta ofreciendo la posibilidad de uso de los recursos un sábado o una mañana en un barrio cualquiera. Bares y cafeterías ya tenemos muchos.