Editorial de diario de noticias

El sucio negocio de la trata de personas

Una de las medidas anunciadas por el gobierno de Pedro Sánchez es la redacción de una ley sobre la trata de personas (mujeres y niños, principalmente), un sucio negocio que mueve millones de euros

Lunes, 24 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Diez mujeres que estaban siendo prostituidas fueron liberadas ayer por la Policía en una operación contra la trata en la que resultaron detenidas quince personas y que concluyó con el desmantelamiento de una organización criminal de origen nigeriano (liderada por una mujer) que estaba asentada en Málaga. Las víctimas eran captadas en Nigeria y trasladadas por diferentes rutas hasta la Costa del Sol, donde eran repartidas en clubes de alterne. Este es el resumen de la más reciente intervención policial que intenta poner freno y desmantelar las redes de explotación de mujeres que, a través primero de engaños y después de amenazas, persigue como objetivo convertirlas en objetos para la explotación sexual. Esta operación ha coincidido con el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, instaurado en enero de 1999. En el mundo, 1,8 millones de personas sufren la lacra de un delito cuya magnitud y rentabilidad compite con el tráfico de drogas y de armas. Durante este año, la Policía ha llevado a cabo en el Estado unas quinientas operaciones contra la trata y explotación sexual en las que ha logrado más de 1.200 detenciones y la liberación de 223 víctimas. La suma detectada a estas organizaciones en el mismo periodo asciende a 38 millones de euros. Además de la liberación de estas 223 mujeres, principalmente de nacionalidad rumana, nigeriana, china y dominicana, se ha logrado la identificación, localización y liberación de veinte menores. Con ser abultadas, las cifras no dan una idea aproximada de la magnitud de un problema que requiere de la participación coordinada de los diferentes gobiernos, así como actuaciones sobre el terreno, allí donde las mujeres y los niños siguen siendo la parte más vulnerable de la sociedad. En este sentido, el Gobierno de Pedro Sánchez se ha comprometido a trabajar en una ley sobre la trata de personas que permita mejorar la lucha contra este crimen así como la protección de las víctimas. El objetivo pasa con coordinar una intervención global, así como detectar, proteger y asistir a las víctimas, reforzar la prevención, perseguir a los traficantes y a quienes explotan seres humanos. Combatir, en suma, ese indecente negocio de la explotación de personas, de esa economía subterránea que también salpica, y no poco, al mundo laboral.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »