Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Recuperados en el Señorío de Etxalaz los restos de 6 víctimas del golpe militar del 36

El testimonio vecinal atina con la ubicación en un lugar donde podría haber hasta 17 asesinados Se desconoce la procedencia de los cuerpos
El impulso institucional ha exhumado ya 81 restos

Lola Cabasés Hita Iñaki Porto - Jueves, 27 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Una veintena de escolares de 4º de la ESO del Instituto de Mendillorri acudieron a ver in situ la exhumación y conocieron los testimonios de técnicos e informantes.

Una veintena de escolares de 4º de la ESO del Instituto de Mendillorri acudieron a ver in situ la exhumación y conocieron los testimonios de técnicos e informantes.

Galería Noticia

Una veintena de escolares de 4º de la ESO del Instituto de Mendillorri acudieron a ver in situ la exhumación y conocieron los testimonios de técnicos e informantes.Lourdes Herrasti (en primer plano) y sus colegas de Aranzadi limpian los esqueletos, labor previa a exhumar.
“El apoyo institucional facilita la labor y anima a las personas a informar” francisco etxeberria “Agradecemos a la familia Gaztelu las facilidades dadas para la exhumación”em

pamplona- Las labores de exhumación que realizan técnicos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi en el Señorío de Etxalaz (Valle de Egüés) dentro del convenio con el Gobierno de Navarra han permitido recuperar los restos de seis víctimas del golpe militar de 1936. La exhumación de estos restos humanos, cuya identidad, origen y circunstancias de su muerte serán ahora investigadas, ha sido posible gracias a las informaciones facilitadas por vecinos de los pueblos próximos de Ibiricu y Ustarroz, Juan Mendilazo y Nicasio Esquíroz, principalmente, y a las indagaciones de la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (Affan’36) que datan de 2006. Los esqueletos de estas seis personas, con las que se elevan a 81 las rescatadas en lo que se lleva de legislatura gracias a la implicación en estas exhumaciones del Gobierno de Navarra, han sido localizadas en una fosa común situada en un ribazo próximo al antiguo apeadero del tren Irati. Un ribazo que quedaba a un lado de uno de los senderos que cruzaban el señorío y que los propios informantes y resto de vecindario conocían como “el camino de los muertos” en referencia precisamente a estos asesinados.

Los trabajos iniciados el lunes recibieron ayer varias visitas, entre ellas la del alcalde del Valle de Egüés, Alfonso Etxeberria (Geroa Bai), cuyo municipio ha colaborado con las asociaciones memorialistas y ahora con la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra, para recuperar las víctimas que, se va teniendo noticia, fueron asesinadas en las inmediaciones de los pueblos de este valle tan próximo a Pamplona e inhumadas en fosas escondidas bajo zonas arboladas, sendas y campos de siembra. “Teníamos testimonios de que había muchos fusilados enterrados por aquí, entre 15 y 17, y el Ayuntamiento tomó la iniciativa para recuperarlos. Ya cuando la exhumación en Elía, donde aparecieron tres presos del fuerte (uno de ellos se entregó a su familia), mostramos la intención de continuar con esta fosa. Ha cambiado la situación, hasta 2015 el Ayuntamiento abanderó todo y ahora es el Gobierno foral el que está moviendo las exhumaciones facilitando esta labor”.

Médico forense de Aranzadi

alfonso etxeberria

Alcalde del Valle de Egüés

El alcalde, que agradece a los informantes y a la familia Gaztelu, propietaria del señorío las facilidades que ha dado para acometer la búsqueda y la exhumación, recordó que “hemos firmado un convenio dado el interés cultural del Señorío para hacer visitas y, por otro lado, en relación a las exhumaciones, la idea es poner un monolito, un lugar de la memoria para recordar a todos los asesinados”.

El alcalde del Valle de Egüés, desconoce el origen de las víctimas y cree que si han pasado tantos años sin que nadie hablara de estas fosas ha sido por miedo. “Hoy estamos en una sociedad más democrática y aunque el miedo aun existe, cuando sale una fosa, salen otras, es una cadena porque la gente se anima a informar”.

tiro en la cabeza y botones La misma opinión comparte el forense Francisco Etxeberria quien destaca que el apoyo institucional facilita la labor y anima a los informantes. “Ya se puede ver que esto no es un lío, como dicen quienes no quieren hacer nada”. Los restos hallados son de seis varones, probablemente jóvenes ya que no se apreciaba artrosis, tienen tiro en la cabeza y poco más se puede saber de momento. Aparecieron botones de nácar, típicos de las camisas de la época, y en un caso, restos de chaqueta, lo que le lleva a Lourdes Herrasti, historiadora y arqueóloga de Aranzadi, a pensar que se trata de enterramientos hechos en dos momentos distintos. Cuatro por un lado, más juntos y en centro de la fosa, y otros dos por separado.

La labores de exhumación fueron contemplados por estudiantes del Instituto de Mendillorri. El grupo pudo conocer de primera mano el relato de los testigos, dentro del Programa de Escuelas con Memoria por la Paz y la Convivencia del Gobierno foral.

Últimas Noticias Multimedia