Los Caídos: vuelta a la palestra

Por José Mª Muruzábal del Solar - Viernes, 28 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Tras prácticamente un año de silencio, el Ayuntamiento del Sr. Asiron ha vuelto a sacar el tema;yo creo que, al acabarse la legislatura, trata de intentar dejarmedio contentosa parte de sus antiguos socios. El recurrente tema del Monumento a los Caídos de nuevo a la palestra. El inefable Joxe Abaurrea anda con el ya famoso Concurso Internacional de ideas sobre el edificio, anunciado desde hace varios años. Concurso que va a ser auténticamente curioso, ya que previamente no se ha definido el uso;por ello cabe todo, lo tiramos, tiramos solo la cúpula para que quede más pintoresco, lo convertimos en un gran gaztetxe, en un espacio deportivo con piscinas y saunas, en una sala de fiestas, en un museo y centro cultural, hacemos un parque… ¡hagan juego señores ideadores!, que el Ayuntamiento, de momento, callado. Dice que elegirán cinco propuestas, que se debatirán con la ciudadanía y que luego el Ayuntamiento… pues hará lo que le dé la gana;auténticamentemade in Asiron y Abaurrea. Lo habitual en los últimos años, la total transparencia en este Ayuntamiento del kanbio. Todo ello lo van a hacer en medio de las elecciones del año próximo. Pero por si acaso, Príncipe de Viana fuera del concurso, no vaya a ser que piensen por sí mismos. La Sra. Consejera de Cultura rápidamente, amen, ¡hay que tener contento a Bildu!

He escrito varias veces sobre este asunto. Resulta evidente, aunque muchos ciegos interesados digan otra cosa, que el edificio está protegido, que el edificio tiene unos valores artísticos muy destacables, que el edificio es uno de los más notables de todo Navarra en su momento histórico. Sé que todos esos argumentos importan muy poco a aquellos que siguen anclados en el espíritu guerra-civilista, cegados por la revancha y por el deseo enfermizo de cambiar la historia. Pero los argumentos están ahí. La propia Ley de Memoria Histórica ampara claramente el edificio. El artículo 15-2 de la Ley 52/2007 dice con absoluta claridad “cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley”. Está muy claro en el Monumento a los Caídos de Pamplona. Creo que, en el momento que el concurso salga, si admite el derribo del Monumento, acabará en los tribunales de justicia. Pertenezco a la plataforma ciudadana en defensa del Monumento a los Caídos en sentido de reutilización del edificio. Llevamos dos años trabajando el asunto y propugnando que se ubique allí, con todos los cambios necesarios y respetando las leyes, un Museo de Pamplona. Y seguiremos trabajando en esa línea.

Y como no podía ser de otro modo, los miembros del autodenominado Ateneo Basilio Lacort no han tardado ni dos minutos en salir a la palestra. Los argumentos de siempre, en el 36, en el 36, en el 36... “los defensores del mantenimiento del mismo nunca han hecho autocrítica en relación con los tres millares de asesinados por el bando golpista”. Rotunda mentira… otra mentira más de este colectivo. La inmensa mayoría de las personas que abogamos por el mantenimiento del edificio, con las reformas de uso y de símbolos precisas, hemos condenado repetidamente ese desgracio episodio de la historia de Navarra, como hemos condenado siempre la violencia. Reparación absoluta de las víctimas…de todas las víctimas señores del autodenominado Ateneo Basilio Lacort. Ahí no existe ninguna duda, así que dejen de mentir una y otra vez. ¿Por qué es imposible cualquier solución resignificadora del Monumento? ¿Por el hecho de que ustedes deciden que hay que derribarlo? Ya imagino que están de uñas contra el Ayuntamiento de Asiron y Abaurrea porque lleva años hablando mucho y haciendo poco (al menos no haciendo lo ustedes desean). Claro, ustedes se oponen al concurso de ideas porque las ideas pueden llevar a mantener el edificio con otros usos;lo mismo argumento yo, me opongo al concurso de ideas porque pudiera plantear el derribarlo;eso es ilegal y una monstruosa barbaridad según mi criterio. La solución es clara, antes de cualquier concurso el Ayuntamiento de Pamplona debería clarificar el sentido, prever el destino del edificio;si no, seguiremos mareando la perdiz durante años y años. Sucesivos ayuntamientos de UPN, con buenas mayorías, no abordaron el tema, y me temo que este Ayuntamiento, el que dicen del kanbio, tampoco lo va a hacer. Sí que coincido con un argumento de los miembros del autodenominado Ateneo Basilio Lacort “basadas siempre en el respeto y salvaguarda de la dignidad de las víctimas”… Ahí nos vamos a encontrar, eso por encima de todo, la dignidad de todas las víctimas de Navarra, que fueron muchas. Una parte importantísima de la sociedad navarra lo tiene superado. Yo les invito a que superen ese profundo sentido guerra-civilista y dejen de obsesionarse con el 36, con el 36… Es necesario avanzar y trabajar en progreso.

El autor es profesor e historiador del arte

Últimas Noticias Multimedia