Editorial de DIARIO DE NOTICIAS

Del despilfarro inútil a la utilidad social

La pelota inaugura el Navarra Arena, un pabellón desproporcionado que UPN abandonó cerrado por falta de recursos e ideas para explotarlo y que ahora pretende ser un espacio multiusos para actividades deportivas, culturales, sociales y empresariales

Sábado, 29 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

la final del campeonato de pelota Masters Codere inaugura hoy la actividad oficial en el Navarra Arena. Nueve años después del inicio de las obras, tras cinco años cerrado porque era más barato que poner en marcha esta absurda megainfraestructura y una vez que se han gastado ya 64 millones de euros. El Navarra Arena, como el Circuito de Los Arcos, son dos herencias emblemáticas que muestran en toda su penosa decadencia lo que fue en realidad aquel régimen político en el que el despilfarro, el amiguismo clientelar y el cemento como eje de actuación eran la prioridad absoluta. De hecho, vale recordar que la mayor parte de los millones de euros gastados de las arcas forales en este pabellón salían de los fondos del Departamento de Políticas Sociales en plena época de recortes de los servicios públicos a los ciudadanos navarros. Tras cinco años sin actividad por falta de fondos presupuestarios y también por no saber qué hacer con el pabellón al carecer de un plan de viabilidad y actividades, el Navarra Arena se convirtió en un Mausoleo al Despilfarro, la imagen que representaba a un compendio de proyectos e inversiones fallidas -todo ello con la pólvora de rey que es el dinero de todos los contribuyentes navarros-, que dejaron las arcas forales vacías, dispararon el déficit y la deuda de Navarra y no activaron el empleo en un momento en el que el paro alcanzaba cotas históricas. Con la llegada del Gobierno de Barkos en 2015, los partidos que diseñan el programa de cambio político y social deben afrontar la responsabilidad de dar una salida -la alternativa era derribarlo-, al Navarra Arena que ofrezca utilidad social. Se opta por una gestión pública, se finalizan las obras que habían quedado sin ejecutar, se trasladan las federaciones deportivas a este nuevo espacio instalando una nueva Casa del Deporteen su interior y se diseña un programa en el que las actividades y eventos culturales, deportivos, sociales y empresariales buscan precisamente otorgar al pabellón la prioridad de la utilidad social. El Navarra Arena seguirá siendo deficitario porque su diseño y construcción estuvieron asentados en unas prioridades arquitectónicas y económicas desproporcionadas que alejaron el resultado de las necesidades y capacidades reales de la sociedad navarra. Pero al menos ahora hay un plan y el Navarra Arena podrá ser un espacio multiusos útil, interesante y activo para los navarros y navarras. Y con posibilidades de retorno económico y de imagen para Iruña y el conjunto de Navarra. En definitiva, que mira al futuro.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »

Últimas Noticias Multimedia