Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Absuelto un camionero drogado en Tudela al no apreciarse que le influyera para conducir

La Audiencia sí le condena por negarse a la 2ª prueba tras dar positivo en anfetaminas

Enrique Conde - Sábado, 29 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Control a un camionero.

Control a un camionero.

Galería Noticia

Control a un camionero.

pamplona- La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha absuelto a un camionero que arrojó un resultado positivo en drogas, en concreto en anfetaminas y metanfetaminas, cuando fue interceptado por la Policía en el paseo de Pamplona de Tudela en la madrugada del 9 de febrero de 2018. El conductor había sido condenado por el Juzgado de lo Penal 1 de Pamplona a una pena de multa de 2.160 euros por un delito contra la seguridad vial y a la retirada del permiso de conducir durante un año.

Esta condena es ahora revocada por la Audiencia, que entiende que, aunque el test indiciario de droga resultara positivo, ese consumo no le influyó en la conducción. La circulación no fue irregular ni fue sancionada por alguna maniobra extraña. En realidad, el chófer fue interceptado por la Policía al llevar un piloto fundido y no haber pasado la ITV.

La Audiencia sí que mantiene la condena de 6 meses de prisión y de un año sin carnet que se le impuso por negarse a someterse a las pruebas de detección de drogas, después de que los agentes estuvieran más de una hora en comisaría para realizarle la prueba salival, que es obligatoria por disposición legal. El conductor mordió los hisopos o se los colocó entre el paladar y la lengua de tal forma que fue imposible obtener una muestra suficiente para su análisis, algo que hizo, según la Audiencia, “con conciencia y voluntad”. En la primera prueba indiciaria el resultado había sido positivo en anfetaminas, pero dicho test es solo “una prueba de aproximación”, recuerda la Audiencia, y debe ser confirmado luego con un posterior análisis con una cantidad suficiente de saliva. La sentencia puede recurrirse en el TS.

Los hechos probados en la sentencia de apelación de la Audiencia relatan que el acusado conducía tras haber ingerido sustancias estupefacientes “en cantidad y en fecha no determinadas, sin que conste que su capacidad para la conducción estuviera mermada de forma relevante por dicha ingesta, no habiéndose apreciado que condujera de forma irregular”. La primera condena que se le impuso fue recurrida por el procesado y el tribunal, que estima ahora su apelación parcialmente, tiene en cuenta que para ser condenado por un delito de conducción ebria o con drogas debe apreciarse que el conductor circulara bajo la influencia del alcohol y dicha afectación pudiera reconocerse por el testimonio de las personas que observaran la forma de conducir o de comportarse del conductor. En este caso, pese a que el encausado presentaba síntomas de conducir bajo el efecto de sustancias tóxicas (pupilas dilatadas, braceo, nerviosismo y movimiento continuo de manos y dedos), estos no le afectaban al volante.

SIN MANIOBRAS EXTRAÑAS El fallo expone que los agentes “no apreciaron ningún tipo de conducción irregular o de maniobra extraña y tampoco se refleja que esos síntomas de la ingestión de drogas tuvieran trascendencia en su capacidad de mantener el equilibrio o somnolencia, ni tampoco se cuenta con un análisis salival que determine los niveles de sustancias tóxicas que tenía el acusado, por lo que no se puede concluir con un grado de certeza suficiente que la ingesta de tóxicos fuera tan importante como para producir la afectación de facultades típica, por lo que los hechos solo pueden integrar una sanción administrativa”. Por ello se le absuelve y se mantiene su condena por la negativa a las pruebas, al entorpecer que se le obtuviera una muestra suficiente de saliva para el test.

Últimas Noticias Multimedia