Valverde busca su oro más esquivo

Mundial de fondo El murciano, de 38 años, tiene dos platas y cuatro bronces en la prueba. Mikel nieve será uno de sus gregarios

Ramón Orosa Itxaso Mitxitorena - Domingo, 30 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

madrid- Alejandro Valverde, de 38 años, buscará hoy en Innsbruck (Austria) su oro más esquivo, el de la prueba en línea del Mundo de fondo en carretera, una carrera en la que ha subido seis veces al podio, ya que acumula dos medallas de plata y cuatro de bronce. Para ello, el murciano deberá superar las exigencias de unos de los circuitos más duros de la historia, el décimo según la propia UCI, y una participación excelsa en la que, junto a él, sobresalen los franceses Julian Alaphilippe y Thibaut Pinot, el holandés Tom Dumoulin, el esloveno Primoz Roglic, los gemelos británicos Simon y Adam Yates y los colombianos Nairo Quintana y Miguel Ángel López.

Incluso podría pensarse en el triple campeón del mundo Peter Sagan, quien seguiría haciendo historia si logra su cuarto título consecutivo y mantener el maillot arco iris, pero al que el recorrido de 265 kilómetros, con ocho subidas de entidad y una tremenda al final, puede resultar demasiado exigente.

Para asaltar el oro que redondearía una carrera longeva -por el momento, 17 años-, y plagada de éxitos como pocas se han visto (121 victorias, que incluyen una Vuelta a España, además de 20 podios en grandes vueltas y Mundiales), Valverde contará con una potente selección española centrada únicamente en las posibilidades de su líder.

En concreto, tendrá como gregarios incondicionales a Enric Mas, Ion Izagirre, Jonathan Castroviejo, David de la Cruz, Jesús Herrada, Omar Fraile y el navarro Mikel Nieve. Su objetivo será que Valverde llegue con los de delante al Gramartboden, un murode 2.800 metros al 11,5% y rampas de hasta el 28% en el que es probable que se juegue la carrera, porque la meta está poco después de su descenso.

Esa subida pondrá la guinda a los 4.670 metros de desnivel acumulado en una jornada más para escaladores que para clasicómanos, ya que previamente habrá otras ocho ascensiones. La primera a Gnadenwald, corta pero dura para cambiar el perfil de la prueba, de unos primeros 90 kilómetros más llanos aunque con repechos, al circuito final con siete pasos por Igls.

Igls, la subida que ha marcado todas las carreras de este Mundial, es una ascensión de 7,9 kilómetros al 5,7% y tramos de hasta el 10% que irá dejando las piernas de los corredores maduras para que las de los más fuertes sentencien en Gramartboden.

Si es que antes no se produce una escapada que desbarate esos planes, que es lo que teme el seleccionador nacional, Javier Mínguez, quien cree que “ese juego táctico estará la carrera. Puede haber dos carreras: por un lado, corredores que quieren llegar juntos a la subida final para ganar la carrera, como Valverde, Alaphilippe, etcétera, y otro grupo, que no son favoritos en ese tramo final y que quieren llegar antes para salvar ese repecho y ser campeones del mundo”, explica el técnico.

Para Valverde, plata en Hamilton 2003 y Madrid 2005 y bronce en Salzburgo 2006, Valkenburg 2012, Florencia 2013 y Ponferrada 2014, será clave haberse recuperado bien de los esfuerzos de una Vuelta a España 2018 que comenzó pensando más en el Mundial pero que acabó disputando ante el buen rendimiento que daba. No obstante, en el último fin de semana en Andorra acusó los esfuerzos y perdió el podio cayendo de la segunda a la quinta plaza de la general.

Aún así, lo logrado -esa quinta plaza y dos victorias de etapa- le ha servido para llegar al Mundial como número 1 del ranking mundial, que encabeza por delante del italiano Elia Viviani.

Tras ellos, tercero, cuarto y quinto, Alaphilippe, Simon Yates y Sagan, precisamente tres de los que se presumen grandes rivales de Valverde en una carrera, en todo caso, ideal para que logre su oro más esquivo el de Movistar.

Si lo consigue, uniría su nombre al de Abraham Olano (1995), Óscar Freire (1999, 2001 y 2004) e Igor Astarloa (2003), y además cerraría un ya excesivo paréntesis de 14 años sin un español en lo más alto del podio.

Últimas Noticias Multimedia