Rodri Fernández de Barrena entrenador del beti Kozkor

“Pocos clubes tienen nuestros medios, con gente de casa y uno de los presupuestos más bajos”

El Beti Kozkor es el único equipo que mantiene el ritmo del Promesas. Sigue invicto y segundo en la tabla. Rodri Fernández de Barrena desvela el trabajo que no se ve

M.J. Armendáriz Javier Bergasa - Martes, 2 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Rodri Fernández de Barrena aplaude a sus jugadores.

Rodri Fernández de Barrena aplaude a sus jugadores.

Galería Noticia

Rodri Fernández de Barrena aplaude a sus jugadores.

pamplona- El Beti Kozkor es un club modesto, pero obtiene el máximo rendimiento de sus recursos. No tiene vértigo.

16 puntos de 18 posibles en este inicio de Liga. Segundo en la tabla después de estar peleando por la permanencia. ¿Qué ha cambiado?

-El final de la temporada ya fue muy bueno, con cinco victorias y dos empates en los últimos siete partidos y acabamos consolidados en la categoría. Hemos sido capaces de reforzar bien el equipo, las seis incorporaciones nos están dando un plus. Por lo demás, la forma de trabajar es la misma, el modelo de juego también y tal vez es mayor la capacidad de la plantilla para afrontar la temporada. Es una suma de muchos factores. Hemos rejuvenecido la plantilla y el grado de compromiso es importante. Jugamos en Villafranca y los que no están convocados van hasta allí para hacer un entrenamiento antes del partido, los que están de tarde entrenan por la mañana... Es difícil hacer las convocatorias. Nuestro trabajo es mantener ese nivel de entrenamientos, de intensidad y de implicación.

¿El trabajo es el mismo? Dejan constancia de que la preparación física es muy importante.

-Los lunes hacemos trabajo de recuperación, compensación y prevención de lesiones. A ese trabajo de gimnasio le damos mucha importancia. Pero también hay un trabajo de preparación física integrada de Jon Ander Unanua y preparación del partido. No creo que haya mucha diferencia con el resto de equipos. La preparación de porteros la lleva Óscar Galindo, el análisis táctico, Álvaro Etxarri, y la parcela táctica, yo.

Es el único equipo que se presentó con un analista.

-El año pasado Álvaro Etxarri ya nos ayudaba, pero no tanto. En casa nos graba todos los partido, algunos entrenamientos, algún partido fuera... Nos prepara los cortes que le pedimos y se los transmitimos a los jugadores para mejorar.

Este staff técnico tan cualificado parece que contrasta con un equipo modesto como el Beti Kozkor.

-Es gente que ha ido aterrizando en el club, no los hemos ido a buscar. Jon Ander es de Lekunberri, Óscar Galindo, preparador de porteros, lleva años viviendo en Lekunberri y es exportero del Eibar en Segunda, Santi Saigós, Aitor Goikoetxea... Tenemos un jugador, Andoni Aierdi, que además de jugar es fisio, y está haciendo las prácticas en el Alavés, y nos ayuda en el club. Somos todos de casa, pero se da la circunstancia de que han coincidido unas personas muy preparadas. Yo empecé con Míchel Laplana en Regional y Jon Ander y Óscar se incorporaron el año del ascenso. Todos trabajamos para que el equipo llegue con el mayor conocimiento del rival, de uno mismo y de cómo queremos jugar ese partido. Muy pocos clubes tendrán los medios que tenemos, todo con gente de casa y un presupuesto bajísimo. Hemos pasado de ser un equipo de Regional en el que el jugador venía a entrenar después de trabajar con un entrenador que prácticamente pasaba por allí, a juntarnos un grupo de personas que tal vez en unos años estén viviendo de esto, porque están muy preparadas.

¿Cómo influyen en el rendimiento?

-Al final los que juegan son los jugadores, pero cuanto mejor los prepares, más opciones tienes de conseguir cosas. Lo bonito es que todos somos del pueblo y la mayoría de los jugadores, también. Esto era impensable hace unos años.

¿Cuántos jugadores son de casa?

-De los 22 de plantilla, 14 son de la zona, incluidos los de Irañeta, Ultzama, Leitza... Cuando yo empecé en 2013, el equipo iba a desaparecer porque no había gente, y se echó mano de jugadores de Pamplona. Con el paso de los años se ha aumentado el número de jugadores de la zona. Se recurre a jugadores de Pamplona para cosas puntuales, y algunos llevan aquí seis años. Para mí es como si fueran de casa.

¿Dónde está el techo?

-Donde seamos capaces de ponerlo. Ahora mismo somos segundos, están esperando que fallemos. Sabemos que no es nuestro sitio, pero el Idoya hace dos años casi jugó la fase de ascenso. Siempre hay espejos en los que mirarse. Es una utopía pensar que el Beti Kozkor pueda acabar segundo, tercero o cuarto en mayo, pero nos preparamos para eso. Si las cosas funcionan bien, ¿por qué vamos a renunciar? Ahora nos viene un calendario difícil, pero vamos a seguir trabajando igual.

Tienen un estilo muy definido.

-La idea de juego nos ha dado buenos resultados. Hemos potenciado lo que nos ha dado buenos resultados y hemos traído gente que se amolde a nuestra forma de jugar, y este año lo han hecho rápidamente.

¿Cómo respalda Lekunberri la buena marcha del equipo?

-Históricamente en Lekunberri no hay tradición de fútbol. En una localidad de 1.400 habitantes, siempre había un equipo en Regional y, ahora todos saben que el equipo va bien, que están jugando seis-ocho chavales de casa, las empresas están apoyando, pero todavía nos falta que vengan a los partidos. No por nosotros, sino por los 250 chavales del club. Da envidia ver en otros pueblos a 200 personas en la grada, pero nosotros sólo podemos seguir trabajando y dar oportunidad a la gente de casa, con uno de los presupuestos más bajos de la categoría. Tenemos medios humanos, no económicos, porque el presupuesto del cuerpo técnico será el más bajo del grupo, los jugadores no cobran... Tratamos de dar el máximo rendimiento a lo que tenemos. Hemos valorado siempre quedarnos en el pueblo y hacer cosas por el pueblo, más allá de irnos a otros sitios por dinero.

las claves

el protagonista

Fecha y lugar de nacimiento. 8-5-1979, Latasa.

Familia. Casado y padre de dos hijos.

Trayectoria. Iruña y Ardoi en categorías inferiores y Beti Kozkor desde 2013 en Primera Regional.

Personal. Superó un cáncer cuando el equipo jugaba en Autonómica. “El fútbol y la familia me ayudaron a salir adelante. Fueron un apoyo importante. Ahora de valora y se disfruta todo más”.

Más sobre Fútbol

ir a Fútbol »

Últimas Noticias Multimedia