se burla en público de Christine Blasey Ford

Trump parodia a una de las mujeres que acusa a Kavanaugh de agresión sexual

EFE - Miércoles, 3 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 12:04h

Christine Blasey Ford testifica ante el Comité Judicial del Senado de EE.UU.

Christine Blasey Ford testifica ante el Comité Judicial del Senado de EE.UU. (AFP)

Galería Noticia

Christine Blasey Ford testifica ante el Comité Judicial del Senado de EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha parodiado a Christine Blasey Ford, la primera mujer que acusó al juez Brett Kavanaugh de agresión sexual, una denuncia a la que se han sumado otras mujeres y que ha puesto en peligro la candidatura del magistrado al Tribunal Supremo.

MADRID. En un mitin con miras a las elecciones legislativas del 8 de noviembre, en las que los republicanos se jugarán su hegemonía en las dos cámaras del Congreso, Trump imitó a Blasey en su comparecencia ante el Senado el jueves pasado como parte de las audiencias para determinar si Kavanaugh merece el cargo.

"¿Hace cuántos años ocurrió? No me acuerdo, no me acuerdo, no me acuerdo. ¿Qué barrio era? No me acuerdo. ¿Dónde estaba la casa? No me acuerdo. ¿En la planta de arriba, en la planta de abajo, dónde fue? No me acuerdo", ha dicho imitando la voz de Blasey arrancando el aplauso del público. "Pero tenía una cerveza. Eso es la única cosa que recuerdo", ha añadido.

Ya con su propia voz, ha continuado: "La vida de un hombre está destrozada, hecha añicos. Su mujer está deshecha". "Esta gente", ha dicho aludiendo a quienes apoyan la versión de Blasey, "destruye a otra gente". "Son realmente mala gente", ha afirmado, según informa el 'New York Times'.

Blasey asegura que cuando todavía eran adolescentes Kavanaugh la sujetó en una cama e intentó quitarle la ropa durante una fiesta de instituto. En las últimas semanas otras dos mujeres han aportado testimonios similares que han llevado al FBI a investigar los hechos denunciados.

Kavanaugh es el nominado de Trump para ocupar la vacante en el Supremo. De ser rechazado por el Senado, el presidente tendrá que encontrar a otro candidato que reúna los apoyos necesarios y garantizar así el dominio conservador en el alto tribunal.