Mesa de Redacción

La política en estado de bucle

Por Joseba Santamaria - Jueves, 4 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La política española lleva al menos tres años seguidos enredada en un bucle sin aparente salida. Repeticiones electorales, corrupción diaria, inestabilidad, escándalos y la crisis abierta en Catalunya tras la represión policial y judicial del 1-0 de hace un año. A una semana decisiva le sigue otra semana igualmente decisiva. Todo ello rodeado de un griterío político insoportable: muchas frases, pronunciamientos, arengas, amenazas y algaradas. Y también propuestas que son más ocurrencias, chantajes que no invitan al diálogo y muchos silencios, torpezas y sandeces. Ahora crece el ruido sobre la posibilidad de un adelanto electoral tras la amenaza del president Torra de retirar el apoyo catalanista a Sánchez en el Congreso. No es descartable, dada la situación de acoso y derribo a la que los medios y políticos más reaccionarios y conservadores del PP y de Ciudadanos llevan sometiendo desde el minuto 1 al Gobierno de Sánchez, con dos ministros ya obligados a dimitir y otros en el punto de mira muy tocados. Pero aún así -y pese a la posibilidad de hacer coincidir en diciembre unas nuevas elecciones generales con los comicios de Andalucía-, creo que Sánchez intentará resistir. Su apuesta fue la moción de censura para ganar tiempo hasta 2020 y no tiene sentido echar por tierra ese proyecto ahora para acudir a unas urnas de futuro muy incierto en un momento en el que e las posiciones más extremistas de derecha ganar terreno. Aún puede jugar la baza de Podemos y el PNV -que pese a sus advertencias de que el tiempo se le acaba a Sánchez seguirá fiel a su trayectoria histórica pactista en Madrid-, e incluso con ERC, cada vez más distanciada de la estrategia de Torra. Son mimbres para aguantar. Pero tendrá que soportar a todo un compendio de personajes políticos, periodistas, tertulianos, politólogos y expertos en un sin fin de cuestiones históricas, jurídicas y académicas varias que demandan a voz en grito por radios, televisiones y periódicos un castigo cada vez mayor para todos aquellos que no compartan lo que ellos interpretan como el único orden establecido. Tipos que bajo su engolamiento y supuesta prestancia sólo ocultan su carácter patibulario. Es lo que impera hoy en la política azuzando la confrontación y agitando la manipulación y la intoxicación social simplemente para intentar obtener réditos políticos y electorales. No sé si le arriendo la ganancia.

Últimas Noticias Multimedia