Villava celebra su día grande en honor a la Virgen del Rosario

La procesión y los gigantes, protagonistas en una jornada marcada por la lluvia

Cristina Jiménez Mikel Saiz - Lunes, 8 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La Comparsa de Gigantes y Kilikis buscó cobijo de la lluvia en la carpa de la plaza Consistorial.

La Comparsa de Gigantes y Kilikis buscó cobijo de la lluvia en la carpa de la plaza Consistorial.

Galería Noticia

La Comparsa de Gigantes y Kilikis buscó cobijo de la lluvia en la carpa de la plaza Consistorial.La Coral San Andrés ofreció un concierto con danzas en la iglesia parroquial.

villava/atarrabia- Bajo la atenta mirada de sus fieles, la Virgen del Rosario recorrió ayer las calles de la localidad en su segundo día de fiestas. Pasado el mediodía, la talla abandonó su parroquia de San Andrés acompañada de la Coral San Andrés, los Gaiteros y Dulzaineros y la Banda de Música de Villava, que actuó por primera vez junto a la Virgen.

La procesión transcurrió con normalidad aunque alrededor de las 12.30 horas, la lluvia precipitó la llegada de la talla a la parroquia, a hombros de sus portadores. Los villaveses Fermín Izurdiaga, Javier Eransus, Juan y Pablo del Burgo, Javier Monteiro, Ángel Carballés y Juan Arribas aceleraron el paso en el tramo final para evitar que la figura resultase dañada. “Para nosotros es una tradición y un momento bonito”, subrayó Eransus, veterano portador, que guarda este momento como uno de los más importantes de las fiestas aunque “también se puede compaginar con la noche”.

Los que también intentaron resistir al manto gris fueron el rey Sancho VI el Sabio, su consorte la reina Sancha de Castilla, el almirante Pedro de Andosilla, María Periz de Beortegui y Martintxo y Maritxu, los seis gigantes de la localidad, que hicieron mover sus faldones hasta que se vieron obligados a refugiarse bajo la carpa instalada en la Plaza Consistorial.

Junto a ellos, los kilikis se encargaron de abrir el camino de la procesión por las calles Esteban Armendáriz, Padre Murillo, Las Eras y la calle Mayor hasta su llegada a la parroquia de San Andrés. Los txikis disfrutaron de uno de sus momentos favoritos de las fiestas y los rostros alegres se dejaron ver entre la multitud.

La Banda de Música de Villava fue una de las grandes protagonistas de la jornada. Creada hace apenas un año, el grupo municipal cuenta con alrededor de 35 miembros de entre 10 y 55 años y llevan ensayando varios meses para afrontar las primeras fiestas de su localidad.

La respuesta de los vecinos es muy positiva, según destacó el director, Jarein Ocaña: “Están muy contentos con nosotros y nosotros con ellos”. El tiempo no respetó su estreno en la procesión aunque la banda tendrá oportunidad de disfrutar de su primer concierto en fiestas, este viernes 12, a las 13.00 horas en la Plaza Consistorial.