Juan Carlos Vicente entrenador del cantolagua

“Sea en Tercera o en Regional, siempre he entrenado con la misma implicación”

El Cantolagua hizo perder los dos primero puntos a Osasuna Promesas. Juan Carlos Vicente, que lleva 28 años seguidos como entrenador, confiaba en su equipo

M.J. Armendáriz Iñaki Porto - Martes, 9 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Juan Carlos Vicente hace indicaciones a sus jugadores.

Juan Carlos Vicente hace indicaciones a sus jugadores.

Galería Noticia

Juan Carlos Vicente hace indicaciones a sus jugadores.

pamplona- “Voy a echar un euro al 0-4”. “Yo, al 1-3”. Este era el tipo de comentarios que le llegaban al entrenador del Cantolagua, Juan Carlos Vicente, la semana antes del partido ante el Promesas.

¿Cómo se hace para quitar los dos primeros puntos al Promesas?

-Nos preparamos para estar las líneas muy arropadas y buscar chispazos al contragolpe. Les dimos el peso del partido a ellos. Provocamos dos penaltis (fallamos uno) y aún hubo alguna llegada más. Y eso que ellos me sorprendieron y jugaron más directo de lo que esperaba. Sabíamos que iba a ser un partido intenso, defensivamente con muchas ayudas, y hacía falta que acertáramos, que nuestro portero parara... Lógicamente hay mucha diferencia en cuanto a ritmo y físico, pero estadísticamente sabía que algún día tenían que pinchar, así que decidimos trabajar con nuestras armas en nuestro campo, en un día que la motivación siempre es especial.

El punto no suma mucho en la clasificación, pero da otras cosas.

-El punto hubiera sido más necesario en Corella la semana pasada. Pero es importante también la conexión con la afición, para sentirnos arropados en los siguientes meses. Y nos demuestra que podemos plantar cara a cualquiera. Defensivamente hemos estado serios, pero descubrimos otras facetas del juego, para demostrarnos que si hay que jugar al contragolpe tenemos recursos o si hay que jugar más directos, e incluso para entrenar la motivación. Ahora donde debemos aplicarnos es en los tres partidos ante Subiza, Ardoi y Valle de Egüés.

No han tenido un inicio de temporada sencillo.

-No. Hemos tenido muchos problemas de lesiones, vacaciones, turnos de trabajo... Este empate refuerza el trabajo de equipo, ya que de los que están jugando casi el 50% del equipo es nuevo. También hay chavales jóvenes a los que estos partidos ayudan.

“Podemos hacerlo”, concluyó el viernes antes del partido.

-El resultado más optimista que me dieron antes del partido era 0-0. Llevaba tres semanas diciéndoles a los chavales en el vestuario que Osasuna iba a pinchar en Sangüesa. Se quedaban callados y me miraban. No intentaba convencerlos. Creía que podía ser. Es cierto que después de fallar nosotros el penalti, a los tres minutos nos metieron el 0-1. Y a continuación tuvieron otra que de haber marcado habría sido muy difícil dar la vuelta al marcador. Pero mientras estábamos sólo un gol abajo buscamos esos chispazos, esas contras con llegadas rápidas y con pocos hombres. Y le dejamos a Ayesa un poco más arriba, para que se buscara la vida, y fue el que provocó los dos penaltis. Había que tener claro a qué se jugaba. Aquí no se pierde nada antes de jugar. Estoy harto de decir a mis jugadores que no se gana nada antes de jugar cuando nos enfrentamos a equipos que van colistas o con muy mala racha. Pues ahora les tenía que hacer ver lo contrario.

¿Se gana crédito?

-El entrenador es preso de los resultados, está claro. No es mi oficio. A esto no te puedes dedicar si tienes tres hijos, ya que te pueden mandar a casa al segundo mes. A los chavales que entreno y que se están sacando el carné de entrenador, les digo siempre que han elegido mal oficio. Pero están con mucha ilusión. Como yo.

¿Mantiene la ilusión intacta?

-Por supuesto. Llevo 28 años consecutivos entrenando y tengo la misma ilusión. Empecé con 19 en Lagunak con cadetes y hasta hoy. Ha habido temporadas que he cogido a los equipos empezada ya la temporada, o que no las he acabado, pero en todas las temporadas he llevado a un equipo.

¿Qué le da el fútbol?

-Me gusta mucho el deporte y he hecho de esto una forma de vida: trabajar, entrenar y la familia. No me ha importado hacer kilómetros, porque en el jardín de mi casa uno no se hace entrenador. Hace años sí que soñaba con entrenar alguna vez en Segunda B. Ahora no, pero mantengo la misma ilusión. Y agradezco al Cantolagua la oportunidad que me ha dado de volver a Tercera. Aunque sea Autonómica o Regional siempre he entrenado con la misma implicación. El sufrimiento y el disfrute siempre es igual. He intentado que los jugadores siempre puedan decir que te implicas y que tratas a la gente con respeto.

Siete años sin entrenar en Tercera tras su paso por Mutilvera, Aoiz, Idoya y Peña Azagresa. ¿Cómo ha encontrado la categoría?

-Me ha parecido que hay más igualdad entre todo el pelotón de la zona media. Quitando Osasuna, los partidos son más igualados. El último año que entrené en Tercera, jugamos con el Tudelano, que era una apisonadora... Ahora veo más igualdad.

Más sobre Fútbol

ir a Fútbol »