edificio conocido como hospital viejo

Sugarra, un proyecto en proceso

El gaztetxe de Estella defiende su centro social autogestionado y pide al Gobierno foral, titular del edificio, suspender la vía penal para iniciar el diálogo.

Un reportaje de y fotografías de Julen Azcona - Martes, 9 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Una sala superior del Hospital Viejo, habilitada como biblioteca.

Una sala superior del Hospital Viejo, habilitada como biblioteca.

Galería Noticia

Una sala superior del Hospital Viejo, habilitada como biblioteca.Cuatro colectivos estelleses ya están reuniendose en el gaztetxe.

llevan poco más de tres meses instalados en el centro de Estella-Lizarra, en el edificio conocido como Hospital Viejo, y aseguran que no les ha dado tiempo de mostrar con hechos todo lo que pueden ofrecer al barrio de San Miguel y a la ciudad del Ega. “Apenas unas pinceladas”, afirman desde la asamblea del Gaztetxe. “Estos meses los hemos dedicado a limpiar, arreglar y acondicionar un edificio que llevaba más de una década abandonado;y también a definir un proyecto con mucha gente que ha llegado en esta nueva etapa”.

Esta nueva etapa surge con el nombre Sugarray el lemaLizarra Pizten (Encendiendo Estella) después de que el pasado mes de junio dejaran atrás Pinupe, el histórico gaztetxe que ocupó durante años un inmueble de propiedad municipal -los jóvenes recuerdan que “nadie decía nada entonces, y las condiciones eran estructuralmente peores”-.

Por el momento, ya está en funcionamiento la capilla del Hospital Viejo, en la planta baja, como espacio multiusos: asambleas, charlas, debates, espectáculos, ensayos de teatro, etc. En un lateral hay un gimnasio y, por otra parte, las viviendas abandonadas de los pisos superiores -que estaban “destrozadas” cuando llegaron los jóvenes- sirven ahora de espacios de reuniones para los colectivos estelleses que han pedido su uso.

El “proyecto estrella” es la biblioteca, explican desde Sugarra, una sala amplia y luminosa con escritorios, ordenadores y libros académicos. “Se ha convertido en un espacio de estudio no individual sino colectivo, donde se comparten conocimientos y hay un apoyo entre universitarios y estudiantes de instituto”.

En proceso se encuentra la consolidación de un espacio llamado Dohako denda (Tienda gratis), donde se invita a los vecinos a dejar las cosas que ya no necesitan, según sus capacidades, para que otros puedan cogerlas y aprovecharlas, en función de sus necesidades. “No es un trueque, no buscamos la equivalencia entre lo que se da y lo que se coge”, puntualizan.

También está en marcha la recopilación de materiales de insonorización, así como de instrumentos y material didáctico, con el fin de crear espacios de música y arte (ensayos, clases, estudios de grabación, etc).

Posible DesalojoEl inmueble que ocuparon el pasado mes de junio es de titularidad compartida entre Ayuntamiento estellés (la capilla) y Gobierno de Navarra (pisos superiores) y hay denuncia por parte de esta última institución. Como se recordará, son tres las personas imputadas por un presunto delito de usurpación a las que se les ha citado el próximo jueves y se les pide una pena de prisión de entre tres y seis meses. Los y las integrantes de Sugarra aseguran que se trata de “un montaje policial”, ya que esas tres personas “no han participado en el proyecto del gaztetxe”, y temen que tras la citación se lleve a cabo la orden de desalojo del edificio. Por eso, han convocado una concentración para el jueves a las 11.00 horas frente a los juzgados de Estella-Lizarra.

Lamentan que la judicialización del proceso y la amenaza de desalojo “lo único que hace es obstaculizar” su proyecto y llaman al Gobierno foral a iniciar la vía de la mediación, retirando la denuncia. “Esto supondría la suspensión del juicio para iniciar un diálogo real, sin amenaza represiva”, afirman, y añaden: “Son el Gobierno del cambio, pero por el momento están haciendo lo que hubiera hecho UPN”.

En el caso de ejecutarse un desalojo, la respuesta del gaztetxe será “la resistencia pasiva, utilizando todos los medios que tengamos. Esto perjudica al barrio por los disturbios que se puedan ocasionar, que por nuestra parte, no lo queremos”. Repiten que no descartan la formalización de un convenio, aunque “lo ideal es seguir como hasta ahora, ocupando un espacio que no se utilizaba. Creemos que un convenio limita la actividad”.

Defienden que el suyo es un proyecto “más integral” que el que puedan desarrollar otros colectivos estelleses en locales cedidos por el Ayuntamiento. “Es un espacio de socialización cercano, creativo e intergeneracional;más satisfactorio, sano y activo que encerrarte en un chabisque a ver la televisión”.

Sugarra se reunió ayer con los vecinos de San Miguel por cuarta vez en tres meses. Dan importancia a la comunicación intervecinal e incluso tienen un buzón de sugerencias. “No queremos ser un problema para el barrio, sino una solución al ambiente conflictivo que causó los años de abandono”.

los usos

Biblioteca. Es el “proyecto estrella”, con libros y espacio de estudio colectivo.

Gimnasio. Para fomentar el ejercicio desde otros valores que no sean la apariencia física.

Dohako denda. Una suerte de tienda equitativa donde se puedan coger y dejar objetos según la necesidad.

Sala multiusos. En la capilla, donde se acogen las actividades con mayor afluencia como charlas, teatro, cantautores, etc.

Otras salas. Se han adaptado los pisos superiores para colectivos, proyectos artísticos (como música, en espacios insonorizados), clases de euskera, etc.

Últimas Noticias Multimedia