estreno | nueva york, año 1965, pamplona

“Los gigantes simbolizan la unión de continentes y de culturas”

Fermin Muguruza presenta ‘Black is Beltza’ en Golem, con la presencia de Toko-Toko y Braulia

Amaia Rodríguez Oroz / Javier Bergasa - Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Junto a Toko-Toko, Hedoi Etxarte (Katakrak), Maider Beloki, Fermin Muguruza y Jone Unanua, durante el acto de ayer en Golem Baiona.

Junto a Toko-Toko, Hedoi Etxarte (Katakrak), Maider Beloki, Fermin Muguruza y Jone Unanua, durante el acto de ayer en Golem Baiona. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Junto a Toko-Toko, Hedoi Etxarte (Katakrak), Maider Beloki, Fermin Muguruza y Jone Unanua, durante el acto de ayer en Golem Baiona.

pamplona- Braulia y Toko-Toko, la pareja de gigantes más famosa de la comparsa pamplonesa, fueron los protagonistas indiscutibles de la jornada de ayer en Golem Baiona. Allí se celebró la presentación de Black is Beltza, la película de Fermin Muguruza que ya se encuentra en las salas y con la que el músico parte de la discriminación racial que sufrieron los gigantes negros de Pamplona en un desfile -en el que no pudieron participar- de Nueva York en 1965 para tocar acontecimientos de aquella época que han sido claves en la historia.

Decenas de personas esperaban ayer en el hall de Golem Baiona el momento de entrar en la sala para disfrutar de la película dirigida por Muguruza. Entre ellas, se pudieron ver algunas caras conocidas, como las del alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, el parlamentario de Geroa Bai Koldo Martínez o el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. Y, dentro, los gigantes negros aguardaban imponentes junto a la gran pantalla. “Ellos simbolizan la unión de los continentes, la unión de las culturas”, dijo Muguruza.

El director del filme comenzó su discurso agradeciendo a Golem la posibilidad de proyectar la película en Pamplona “pero sobre todo en Madrid”. “Es muy difícil que una película independiente y prácticamente de autor llegue a las salas madrileñas, y ahí está Black is Beltza”, comentó. Seguidamente, recordó cómo en 1965 “se obligó a los jóvenes de la comparsa a firmar un documento en el que se comprometían a no participar en ningún acto político ni pedir asilo en Estados Unidos”, algo que “muchos rechazaron y, a modo de protesta, dejaron la comparsa”. Un hecho que, dijo, le recuerda a “aquellos insumisos que lucharon y a los que ahora podemos homenajear”. Y, acompañado de algunos txistularis, dedicó la proyección “a la comparsa, a los gigantes negros y a todos los demás”.

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Pamplona, Maider Beloki, señaló antes de la proyección de la cinta que el acto de ayer era un “pequeño homenaje” a una “película muy buena que realiza un recorrido interesante por las luchas de aquellos años”. “Black is Beltza refleja muy bien las diferentes culturas y lo hace desde la pasión, la emoción y la revolución”, sostuvo, para concluir: “Después de su presentación en el Zinemaldia está teniendo muy buena acogida en las salas porque realmente es una película que merece la pena”.

Por último, la productora de la película, Jone Unanua, dijo que “después del largo camino recorrido, solo nos queda pedir que, si la película gusta, se recomiende, porque queremos seguir en las salas mucho tiempo”.

Últimas Noticias Multimedia