Las aulas de Murieta vuelven a llenarse

La escuela, cerrada en 2014, tiene de nuevo vida gracias a las actividades variadas que se realizan en sus instalaciones

Un reportaje y fotografía de Maite González - Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Niños y niñas del curso de inglés Happy School y la profesora de esta actividad, ayer en la escuela de Murieta.

Niños y niñas del curso de inglés Happy School y la profesora de esta actividad, ayer en la escuela de Murieta. (MAITE GONZÁLEZ)

Galería Noticia

Niños y niñas del curso de inglés Happy School y la profesora de esta actividad, ayer en la escuela de Murieta.

las instalaciones del antiguo Colegio Público de Murieta, escuela rural que cerró en 2014, se han vuelto a llenar de vida gracias a las actividades que se realizan en el recinto impulsadas desde el Ayuntamiento y también a través de distintos colectivos y vecinos y vecinas de la localidad. En este mes de octubre, por ejemplo, ha comenzado el curso de inglés Happy School, al que acuden niños y niñas por las tardes para aprender la lengua inglesa. Sus juegos infantiles dan vida a estas aulas de la escuela.

A esta iniciativa Happy School se suman otras citas, como la ludoteca que se ha realizado este verano para facilitar la conciliación laboral y familiar de los vecinos y vecinas de la localidad, u otras actividades, como el curso de yoga que va a tener lugar también estos meses. Además, desde el Ayuntamiento se ha trabajado la creación de un aula de informática, que se estrenará en breve.

Como se recordará, el Colegio Público de Murieta se cerró en noviembre de 2014 por decisión del anterior departamento de Educación del Gobierno de Navarra, que aludió en aquel momento a la falta de matrícula en el centro para llevara a cabo el cierre. Las familias de la localidad demandaban modelos lingüísticos y servicios como el comedor o el transporte que no se ofrecían en la escuela de Murieta.

Desde el Ayuntamiento de Murieta la alcaldesa, Ana Muñoz Castellanos, explica que el cierre de la escuela hace cuatro años fue muy duro para la localidad, por lo que desde el Ayuntamiento se intentó impulsar actividad para ese espacio. “Estudiamos alternativas, como un centro de 0 a 3 que finalmente se descartó y tratamos de que estas instalaciones sean una especie de centro cívico para Murieta, donde se puedan realizar actividades diversas de manera que se aprovechen unas instalaciones que están muy bien”, resume la alcaldesa. Así, la antigua escuela de Murieta se encuentra en muy buen estado y cuenta con distintas aulas y espacios, así como un coqueto y amplio patio trasero en forma de jardín.

de todo tipoComo se ha indicado, las actividades están siendo diversas. “Se ofreció la ludoteca en verano a precios populares para las familias que la necesitaban por trabajo. Además, ahora está el aula informática a estrenar, que hemos acondicionado gracias a una subvención de la Obra Social de La Caixa. Está recién instalada y estamos analizando cómo gestionarla, para abrirla en breve, en cuanto se pueda”, relata en este sentido Ana Muñoz.

Por su parte, desde este mes de octubre, un grupo de niños y niñas asisten a las clases de la Happy School, un programa de aprendizaje de la lengua inglesa de forma lúdica que se imparte en distintas localidades de Navarra de la mano de CNAI con la colaboración del departamento de Educación del Gobierno de Navarra. Este curso, esta extraescolar ha llegado a Murieta. “Las familias se movieron para traer este programa de inglés y solicitaron aula en la escuela. Se difundió a través de distintas vías y se informó a otras localidades mediante el Servicio Social de Base y ha salido grupo, por lo que la actividad sigue en el colegio”, relata la alcaldesa.

Ana Muñoz Castellanos añade que “se ha tratado en todo momento de darle uso, viendo que no podíamos abrir la escuela. La idea es que no decaiga el edificio, todo lo que se utilice está bien. También estamos pensando cómo lo podrían usar otros colectivos”, explica.

Para utilizar de nuevo estas aulas, se realizó un trabajo para acondicionar y limpiar las instalaciones, reubicar el mobiliario en función de las necesidades, etc. “Cuando viene la gente recuerda cuando estaba la escuela, ve las fotos que están aquí de las distintas promociones y les da nostalgia, pero que haya actividad es positivo”, relata Muñoz Castellanos. Ayer, un animado grupo de niños y niñas disfrutó de las clases de inglés en las luminosas aulas del antiguo Colegio de Murieta.

Últimas Noticias Multimedia