La asistencia sanitaria navarra reforzará la atención no presencial y la telemedicina

Se retoman progresivamente en todos los niveles asistenciales actividades interrumpidas, priorizando por criterios clínicos

30.04.2020 | 18:42
Sanitarios caminan por el Complejo Hospitalario de Navarra.

PAMPLONA. La asistencia sanitaria navarra, tanto de Atención Primaria como Hospitalaria, se prepara para una nueva fase en la atención en la que progresivamente se priorizará la atención no presencial, garantizando al mismo tiempo la atención presencial según las necesidades, "sin perder nunca de vista las medidas de seguridad y la evolución de la pandemia de coronavirus".

Se mantendrán en todos los niveles asistenciales los circuitos de atención seguros para pacientes Covid y no Covid, con posibilidad de crecimiento de unos u otros en función de la necesidad.

En esta nueva fase que ahora se plantea se recogen gran parte de los planteamientos organizativos que ya estaban diseñados en los planes previos a la aparición del coronavirus y que durante estas semanas han probado su eficacia. Entre ellos, tendrán una presencia creciente la atención no presencial y la telemedicina, "apoyadas en las ventajas aportadas por las nuevas tecnologías".


En estos compases iniciales de la nueva fase en la atención, se está realizando también una revisión de los procesos que quedaron interrumpidos por el inicio de la pandemia, en la que, mediante la utilización de criterios clínicos, se irá contactando con los pacientes priorizando los casos que más lo necesiten.

En cualquier caso, desde Salud se aconseja a los pacientes que perciban un empeoramiento de sus procesos de salud que contacten con sus equipos sanitarios de referencia en Atención Primaria u hospitalaria, en el caso de tener establecido previamente un canal de contacto.

ATENCIÓN PRIMARIA

En concreto, la Gerencia de Atención Primaria, según ha explicado su gerente, Manuel Carpintero, plantea una reestructuración inmediata de su actividad ordenada en tres períodos. Así, el primero sería del 10 de mayo al 30 de junio, en el que se reanudarían distintas actividades asistenciales.

El segundo período se situaría en los meses de verano, plazo que se destinará, entre otras actividades a la realización de un Plan de Salud Local en cada Zona Básica de Salud; y el tercer período comenzaría el 1 de octubre, cuando está previsto que se retomen de nuevo distintas actividades, condicionadas por la evolución de la pandemia y por el comienzo de la temporada de mayor incidencia de procesos respiratorios.

En cuanto a la atención a patologías no Covid, la gerencia de Atención Primaria se plantea realizar una actuación proactiva dirigida a las personas con mayor vulnerabilidad: ancianos frágiles, personas con trastorno mental grave, niños en situación de exclusión y pacientes con patologías crónicas graves principalmente.

Se priorizará la atención de las personas más frágiles y con patologías de mayor complejidad, así como citas de seguimiento que fueron demoradas y no han sido atendidas, teniendo en cuenta criterios clínicos. También se priorizará a las personas atendidas por los servicios de atención domiciliaria y perceptores de renta básica.

Para realizar esta atención con las mayores garantías de calidad, desde Atención Primaria se plantea una reordenación de su modelo asistencial en la que tengan cabida de modo esencial un desarrollo de la telemedicina y de las nuevas posibilidades tecnológicas, con el fin de realizar el adecuado abordaje y seguimiento de los problemas de salud, minimizando los contactos presenciales.


Se prevé reforzar la atención no presencial, que "a lo largo de estas semanas ha demostrado su eficacia en la resolución de muchos motivos de consulta habituales". La citación presencial será valorada por los profesionales de medicina o enfermería, quienes decidirán la modalidad de atención más adecuada a cada caso, según criterios clínicos.

Por lo que respecta a la atención a pacientes Covid, desde Atención Primaria se plantea como objetivo preferente una pronta identificación y confirmación diagnóstica de nuevos casos, para lo que cuenta con la posibilidad de realizar pruebas de PCR.

Para velar por la seguridad, en esta nueva fase se prevé acometer una adecuación de los recursos arquitectónicos y de equipamiento.

Se recomienda asimismo a los pacientes a los que se cite presencialmente que acudan al centro con guantes y que mantengan en todo momento la distancia de seguridad con las demás personas. Además, a la consulta debe acudir solamente el paciente salvo que la presencia del acompañante sea necesaria.

Además, con el fin de evitar aglomeraciones en los centros de salud, se potenciará la atención telefónica, la telemedicina y el distanciamiento en las horas de las consultas presenciales. Se recomienda además acudir al centro a la hora exacta de la citación, con el fin de minimizar los contactos con otros pacientes.

ATENCIÓN HOSPITALARIA

En cuanto a la atención hospitalaria, Alfredo Martínez, gerente del CHN y coordinador en Navarra del plan de contingencia para hospitales en relación con la Covid-19, ha repasado las medidas que se adoptaron inicialmente para contener las necesidades de la pandemia, así como las razones que aconsejan en el momento actual una reversión progresiva de estas medidas, como son la disminución de los pacientes Covid en urgencias, que ya son superados numéricamente por los no Covid, y una menor necesidad de camas de hospitalización convencional, domiciliaria y de puestos de críticos.

Ha señalado que los seis hospitales de la red están trabajando en una reorganización que permita seguir garantizando la atención a los pacientes Covid al tiempo que se aumenta la capacidad de atención a los no Covid.

Además, ha señalado que actualmente se está procediendo a una reorganización en la atención hospitalaria, primando la seguridad para pacientes y profesionales. En esta reorganización se ha procedido a reactivar la actividad de consultas, en la que se está haciendo aproximadamente un 30% de la actividad presencial que se realizaba antes del inicio de la pandemia en 18 especialidades médicas y médico-quirúrgicas.

Ha indicado que de manera progresiva se irá avisando a los pacientes para atender sus necesidades, en función de su situación clínica. Según el gerente, se tendrá siempre en cuenta la seguridad y el beneficio para el paciente a la hora de decidir si la cita es presencial.

En aras de esa seguridad, se han reorganizado los espacios de las consultas para garantizar la distancia de seguridad, anulando más de la mitad de los puestos de espera, y dejando despachos de consulta vacíos para aumentar la distancia en los lugares de atención y evitar riesgo de aglomeración de pacientes. Asimismo, se han rediseñado las agendas de citación, aumentando el tiempo entre las citas, al tiempo que se mantiene y potencia la actividad no presencial.

En lo que se refiere a la cirugía, también se está realizando una labor de priorización, en la que juega un papel importante la disponibilidad de camas de UCI para determinadas cirugías de mayor complejidad (cirugía cardíaca, neurocirugía, cirugías oncológicas, cuya actividad se ha retomado), así como el balance riesgo beneficio a la hora de acometer dichas intervenciones.

Según ha señalado Martínez, en este momento se puede garantizar puestos de UCI y de críticos para pacientes Covid y no Covid, que se irán reorganizando a lo largo de las próximas semanas.

También se está reorganizando la actividad de hospital de día, algunos de los cuales, como Oncología, Hematología o de crónicos, ya han mantenido su actividad durante las semanas precedentes. También se está revisando progresivamente las necesidades de pruebas complementarias para aumentar progresivamente en los próximos días.

A largo plazo, está previsto retomar circuitos de alta resolución, así como los niveles de integración con Atención Primaria.