Guerra en Ucrania

Putin se compromete con Macron a respetar a la población civil de Ucrania

Los presidentes ruso y francés dialogaron hora y media por teléfono y éste insistió en “la necesidad de imponer un alto el fuego inmediato”

01.03.2022 | 01:07
Infografía: Europa Press

París – El presidente ruso, Vladímir Putin, se comprometió ayer con el francés, Emmanuel Macron, a suspender los ataques contra la población ucraniana, las viviendas y las infraestructuras civiles. Macron llamó a Putin, a petición de su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, al que formuló estas peticiones, así como que se garantice la seguridad de las carreteras, especialmente la del sur de Kiev, informó un comunicado del Elíseo.

"Putin confirmó su voluntad de comprometerse en estos tres puntos", y también a seguir en contacto con Macron en los días próximos para prevenir un empeoramiento de la situación, añadió el Elíseo.

En una conversación que se extendió durante una hora y media, Macron insistió a Putin en "la necesidad de imponer un alto el fuego inmediato" . Además, el presidente francés pidió al líder ruso el respeto del derecho internacional humanitario y la protección de la llegada de ayuda humanitaria, según el texto de la resolución que Francia presentó ayer en el Consejo de Seguridad de la ONU.

crímenes de guerra Precisamente, la guerra en Ucrania copó ayer la sesión de inauguración del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que apenas iniciarse aprobó un debate urgente sobre esta cuestión para este próximo jueves, cuando se discutirá sobre la creación de una comisión que investigue y documente los crímenes perpetrados en el curso del conflicto armado con Rusia.

El apoyo a ese debate no fue abrumador, pues de 47 países miembros del Consejo, trece se abstuvieron y cinco votaron en contra. Estos últimos fueron los habituales aliados de Moscú en los foros internacionales: China, Eritrea, Cuba y Venezuela, además de la propia Rusia.

Tras aprobarse la reunión de urgencia para dentro de dos días, la delegación de Ucrania hizo circular un borrador de resolución en el que pide que se establezca una comisión investigadora que reúna evidencias sobre las violaciones de los derechos humanos en el contexto de la actual guerra.

Se trata de un mecanismo similar al creado hace más de diez años para verificar y resguardar las pruebas de las violaciones de los derechos humanos en la guerra civil en Siria, en la que Rusia tuvo un rol fundamental al permitir con el envío de efectivos y suministros militares la victoria en el terreno del gobierno de Bachar al Asad.

La comisión propuesta por Ucrania –de aprobarse– también deberá indagar sobre las violaciones del derecho internacional que pueda haber cometido Rusia desde 2014 en la península de Crimea, territorio ucraniano anexado por Moscú, así como en las regiones orientales de Lugansk y Donetsk. El objetivo es que toda la evidencia quede protegida –incluidos testimonios de víctimas, testigos, material forense, entre otros– para su eventual utilización en futuros procesos en tribunales de justicia.

La embajadora de Ucrania ante la ONU en Ginebra, Eugenia Filipenko, dijo que los ataques rusos contra instalaciones civiles, como hospitales y escuelas, podrían constituir "crímenes de guerra".

El embajador ruso, Gennady Gatilov, aseguró que el debate en el Consejo "responde al habitual intento de Kiev por distraer la atención de ocho años de ataques a las poblaciones en Lugansk y Donetsk".

Espacio aéreo. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, pidió a Estados Unidos y a la OTAN que impongan una "zona de exclusión aérea" en Ucrania para frenar los bombardeos rusos, algo que Occidente ha descartado por ahora, según publicó ayer el medio estadounidense 'Axios'. Zelenski aseguró que si Occidente decreta una zona de exclusión aérea sobre "partes significativas" del territorio ucraniano, el país podría derrotar a Rusia "con mucha menos sangre".

noticias de noticiasdenavarra