Mª Pilar Latasa Ibiricu, destacada solista del Orfeón Pamplonés

18.07.2021 | 11:40
Mª Pilar Latasa Ibiricu.

Mª Pilar Latasa Ibiricu nació en Pamplona el 16 de octubre de 1936 y contrajo matrimonio con Luis Mª Martínez Vicente en la parroquia San Francisco Javier el 5 de julio de 1963 junto con el matrimonio formado por su hermana Mª Jesús y el famoso bajo Jesús Mª Parado, recientemente fallecido. Fueron cuatro hermanos: Mª Pilar, José Luis, Mª Jesús y Mª Luisa. Tuvo dos hijos: Arantxa e Iñaki. Fue empleada de la Caja de Ahorros de Navarra. Falleció el día 3 de julio de 2021 a los 84 años de edad.

De su carácter destacaba su bondad, que le convertía en un ser muy querido de todos.

De sus buenas maneras el que mejor la conocía, José Antonio Huarte, que fue su director en el Orfeón Pamplonés más de veinte años: "Me llamaron para dirigir el coro de San Francisco Javier en su funeral y no pude asistir porque ese día sufrí una caída. Me dio una pena enorme. Se lo merecía. Mª Pilar era una soprano lírica con una tesitura aguda, dulce, solfeaba muy bien, muy afinada, pues tenía la carrera de canto".

Realizó sus estudios musicales en el Conservatorio Pablo Sarasate de Pamplona y los estudios de Canto con doña Edurne Aguerri, habiendo actuado como solista con la Orquesta de Bayona, el Gloria, de Vivaldi y la Misa Brebis nº 259, de Mozart; junto a la Orquesta Sinfónica de Lisboa, en el Salmo CXXXVII, de Joly Bragasa; con la Orquesta Ciudad de Barcelona en la obra Quam Pulcri Sunt, de Fernando Remacha.

Cantó como solista con el Orfeón Pamplonés y con la Orquesta Santa Cecilia en el Réquiem, de Brahms el 9 de abril de 1979, con Francisco Javier Beaumont:

-La Misa de la Coronación, de Mozart, durante muchas Santas Cecilias, también cantada en el Teatro Gayarre.

-La misa llamada de los Gorriones, en San Saturnino, también de Mozart.

-El Aduérmete (canto de nana), de Tomás Asiáin, resaltaba José Antonio Huarte, transformaba una simple nana en algo mágico. En el Teatro Real de Madrid, la Reina Doña Sofía fue a felicitarla después de cantarla. Interpretó en ese mismo concierto también con mucho gusto el Cant dels Ocels.

Dio también un recital de canto acompañada al piano por Javier Urtasun el 6 de mayo de 1988 en la sede del Orfeón.

Cantó en el coro de San Saturnino, coro de San Francisco Javier y coro de San Enrique.

Con su esposo, el barítono Luis Mª Martínez Vicente, ha sido el único matrimonio solista del Orfeón Pamplonés.

No estaría de más un reconocimiento por parte del grupo que dirige Igor Ijurra a una de las sopranos solistas más brillantes que nos acaba de dejar.

El autor es amigo de la familia.

noticias de noticiasdenavarra