EH Bildu vota masivamente por la abstención y Chivite será presidenta el viernes

El 75% de las bases del partido, en una consulta con una participación histórica, respalda a su dirección y aboga por dejar que el Gobierno de PSN, Geroa Bai y Podemos eche a andar

09.02.2020 | 22:26
Araiz da a conocer los resultados. En el recuadro, los datos de participación.

El 75% de las bases del partido, en una consulta con una participación histórica, respalda a su dirección y aboga por dejar que el Gobierno progresista de coalición formado por PSN, Geroa Bai y Podemos eche a andar.

pamplona - María Chivite Navascués (Cintruénigo, 5 de junio de 1978) será la próxima presidenta del Gobierno de Navarra. No hoy, cuando se celebrará la primera sesión del pleno de investidura y necesitará de una mayoría absoluta que no tiene. Pero sí mañana, entorno a las 20.30 horas tendrá lugar la segunda votación -una vez hayan pasado las preceptivas 24 horas que marca el reglamento-, en la que le bastará tener más síes que noes, algo que ya tiene garantizado porque EH Bildu, la formación que tenía en su mano el futuro de la operación de Chivite, hizo público ayer, a primera hora de la mañana, que se abstendrá en la votación de mañana y dejará que el Ejecutivo de coalición formado por PSN, Geroa Bai y Podemos, apoyado por I-E, eche a andar.

La secuencia será la siguiente: hoy, las 12 horas, comenzará el pleno de investidura con la intervención de Chivite, y a las 20.30 horas está previsto que se celebre la primera votación. Para ser investida entonces, Chivite necesita una mayoría absoluta que no tiene: tendrá los 23 votos a favor de PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E; y los 27 votos en contra de Navarra Suma y EH Bildu. Justo al día siguiente tendrá lugar la segunda votación, la que sale adelante con mayoría simple. En esa ocasión, Chivite será elegida gracias a los 23 votos de los firmantes del acuerdo; cinco abstenciones de EH Bildu; 20 votos en contra de Navarra Suma; y 2 de EH Bildu, que ya avisó que sólo aportará las abstenciones necesarias. Eso significa que Chivite será investida presidenta con un voto más sobre lo estrictamente necesario, en un claro mensaje que le ha querido enviar el partido soberanista: dejamos que tu Gobierno eche a andar, pero si nos excluyes apenas tendrás margen de actuación.

Movilización histórica Es el mandato que sale de la consulta interna, de la que ayer Adolfo Araiz, coportavoz de EH Bildu, dio los resultados. Después de un proceso en el que no se produjo ninguna incidencia ni ninguna filtración, y que contó con una participación masiva: en los últimos días, pasaron de 1.700 inscritos a 2.600, una buena movilización que evidencia que la militancia soberanista identificó la importancia de posicionarse. Y lo hicieron masivamente, para abrazar las tesis de la dirección, que hace días apostó públicamente por abstenerse, como también hizo Arnaldo Otegi, coordinador general de EH Bildu, en un comunicado en su página web. Otegi que, por cierto, conocidos los resultados de ayer, felicitó a su militancia por el ejercicio de "democracia interna" que es "seña de identidad" del partido. De los 2.600 inscritos terminaron votando 1.909, el 73%. De ellos, 1.432 votaron por la abstención, el 75%; mientras que 477 (el 25%) apostaron por el no, en una pregunta sencilla, sin trampa: ¿qué debemos hacer en esta situación? Era la última gran incógnita que quedaba por despejar, después de varios días en los que todos los aparatos de los partidos cuyo posicionamiento es clave para la investidura han consultado a sus bases. Geroa Bai fue la primera fuerza que apostó por un ejecutivo compartido. El 21 de julio, Izquierda Unida de Navarra, una de las patas de I-E, también avaló a Chivite por amplia mayoría. El domingo 28 fue el turno del PSN, que respaldó mayoritariamente (89%) a su secretaria general para que siguiese adelante en la conformación de un Gobierno "plural y progresista". El lunes, 29, fue el turno de Podemos: la opción de votar a favor y entrar en el Gobierno se impuso con un amplio margen (del 80%) a las tesis internas que abogaban por no entrar en la coalición. Ha pasado más desapercibido, pero Batzarre -la otra pata de I-E- también aprobó ayer con el 95% de los apoyos la fórmula. Todo estaba dispuesto para dar luz verde definitiva a una investidura que, aclarada la posición de EH Bildu, ya no ofrece margen a las dudas.

la investidura

El pleno de hoy. Arranca a las 12 horas en el Parlamento de Navarra con la intervención de la candidata, María Chivite. No tiene límite y puede extenderse todo lo que quiera, pero lo que está previsto es que acabe en hora y media y para las 13.30 h se pueda hacer un breve receso para comer. A las 15 h se retomará la sesión con los discursos de los grupos de mayor a menor -Navarra Suma, PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E-. Chivite tiene opción de réplica sin límite a cada uno de los portavoces, que a su vez tienen la opción de contestar a la candidata por espacio de diez minutos. Está previsto que las 20.30 h se realice la primera votación: Chivite será rechazada: 23 votos a favor (PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E) y 27 en contra (Navarra Suma y EH Bildu).

mañana, el día clave

Chivite, presidenta. El pleno de hoy terminará sin presidenta: Chivite necesita una mayoría absoluta que no tiene. El reglamento de la Cámara establece, en el quinto punto del artículo 175, que los candidatos que no obtienen la confianza del Parlamento en primera instancia tienen derecho a una segunda votación justo 24 horas después, y en la que bastará con tener más síes que noes. Ahí es cuando Chivite será presidenta. La sesión arrancará a las 20.30 horas y será muy breve, lo justo para votar. Ahí le valdrán los 23 votos a favor de PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E; cinco abstenciones de EH Bildu; frente a los 22 que sumarán todos los parlamentarios de NA+ y dos votos de EH Bildu.