Navarra admite una deuda con el reconocimiento de Mikel Zabalza como víctima

El Parlamento foral valora el paso dado por la CAV y asume la necesidad de reparar su memoria

01.03.2022 | 01:08
Una hermana de Mikel Zabalza deposita una rosa junto a su imagen en el homenaje celebrado el pasado domingo en Orbaizeta.

Pamplona – Todos los grupos del arco parlamentario valoraron ayer de forma positiva el paso dado por el Gobierno vasco, que el pasado fin de semana reconoció oficialmente como víctima a Mikel Zabalza. Lo hicieron con matices y expresiones diferentes pero, al menos, a ninguno le pareció mal. Incluso el portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, mostró su "respeto" por la decisión que ha tomado el Ejecutivo vasco. Un paso que empuja también a Navarra a dar oficialidad a algo que está socialmente admitido desde hace 36 años, que Zabalza murió ahogado en Intxaurrondo durante un interrogatorio de la Guardia Civil.

Así lo asume ya, de forma oficial aunque sin consecuencias penales, el Gobierno vasco, que cuestiona la versión oficial y reclama a las instituciones del Estado "que actúen en idéntico sentido", habida cuenta de la responsabilidad de las fuerzas de seguridad en la muerte de Zabalza. Estas conclusiones forman parten del dictamen, de medio centenar de páginas, aprobado de manera unánime por la Comisión de Verificación, se ha realizado a instancias de una de sus hermanas, Lourdes Zabalza. El acto de entrega del dictamen se realizó el domingo en Orbaizeta.

La reparación queda sin embargo pendiente en Navarra, que todavía se encuentra en fase de desarrollo de la ley de reconocimiento de la violencia policial y del Estado, que ha debido sortear varios recursos de inconstitucionalidad. En la actualidad, el Parlamento tiene pendiente nombrar a sus representantes en la comisión de expertos que debe analizar caso por caso las solicitudes de reconocimiento de víctima.

Las posiciones Políticas El debate en cualquier caso parece ya superado y ya no hay, al menos aparentemente, oposición política al reconocimiento de determinadas víctimas. Aunque los ritmos y los criterios para determinar que el Estado también ejerció violencia ilegítima son diferentes según las corrientes políticas. Volvió a quedar en evidencia ayer en el Parlamento foral. Mientras Geroa Bai, EH Bildu y Podemos se felicitaron abiertamente por el paso dado por el Gobierno vasco, PSN y Navarra Suma mostraron mayor cautela y remitieron los pasos a dar a partir de ahora a la ley navarra, curiosamente aprobada sin el apoyo de ninguno de los dos grupos. "El Gobierno vasco ha actuado en base a sus competencias y Navarra tiene su propio camino, con una ley foral que tiene que desarrollar", afirmó el portavoz del PSN, Ramón Alzórriz. "Lo que tiene que hacer el Gobierno de Navarra es cumplir la normativa", apuntó Esparza.

Pero la normativa es clara, y si no se ha desarrollado todavía ha sido por los distintos recursos de inconstitucionalidad que han planteado PP y Vox. Un escollo ya superado y que invita al optimismo a los partidos que durante los últimos años han abogado por el reconocimiento de la condición de víctima de Zabalza. "Es un reconocimiento debido", celebró ayer Uxue Barkos, que lamentó que el espacio normativo "todavía no permite" actuar de la misma manera en Navarra y reconocer "una verdad debida" y socialmente asumida.

También Bakartxo Ruiz (EH Bildu) mostró la "satisfacción" de su grupo, aunque admitió una sensación "agridulce" porque en Navarra "todavía quedan muchos pasos por dar". "Han tenido que pasar 36 años para que se acredite lo que todo el mundo sabía. Y que es la punta del iceberg de una realidad: la utilización de la tortura con fines políticos durante décadas", denunció Ruiz.

Por parte de Podemos, Mikel Buil dijo sentirse "orgulloso" del reconocimiento a Mikel Zabalza por parte del Gobierno vasco y también porque el Gobierno foral participara en el acto. Confío por ello en que se pueda abordar también un reconocimiento institucional por parte de Navarra antes de que acabe la legislatura.

noticias de noticiasdenavarra