Una operación pionera permite a un paciente pasar de mujer a hombre en 17 horas

Un hospital de Valencia comprime en una intervención una reasignación de sexo

07.02.2020 | 19:06
El doctor, César Noval, explica la operación a los medios.

valencia - Rafa tiene 29 años y desde hace dos meses lleva una vida normal como hombre, aunque todavía con una limitada vida sexual, tras una única y novedosa operación quirúrgica de 17 horas que puso fin a quince años de proceso.

El Hospital IMED Valencia presentó ayer el caso de este paciente que no quiere revelar su identidad y cuya pionera operación de reasignación de sexo mujer-hombre tuvo lugar en una sola cirugía, dirigida por el doctor César Noval.

En esta intervención, considerada un hito en la sanidad de la Comunitat Valenciana, se efectuó en un mismo tiempo quirúrgico la faloplastia, la retirada de genitales internos femeninos, la mastectomía y la masculinización facial.

Rafa, según se explicó en el encuentro con los medios de comunicación, es de etnia gitana y sufría una problemática social por falta de apoyo familiar en un entorno sociocultural medio-bajo -aunque sí tenía el apoyo de la familia de su mujer- y además se encontraba sin empleo, y ha estado tres años bajo tratamiento hormonal antes de someterse a esta innovadora intervención.

En noviembre del pasado año, el doctor César Noval ya llevó a cabo en el hospital Quirónsalud Valencia una reasignación completa de sexo de hombre a mujer pionera en la Comunitat Valenciana durante la cual se reconstruyeron mamas, vagina, clítoris y feminización facial.

endocrinos y psicólogos En la operación a Rafa de una única cirugía intervino un equipo formado por ginecólogos y urólogos dirigidos por el doctor Noval como cirujano plástico, con la ayuda previa de endocrinos y psicólogos.

En una primera fase se hizo, por parte de los equipos, la elevación del colgajo del antebrazo y la histerectomía, después la mastectomía y el cierre de la zona donante para crear el pene (antebrazo, que se cubrió con piel del muslo).

Posteriormente se acometió la vaginectomía con la trasposición de clítoris, creación de escroto y de uretra membranosa, y la sutura de la mastectomía.

Como último paso se realizó la masculinización facial para marcar la mandíbula, que ha tenido como resultado que el paciente esté satisfecho con su cara.

Este proceso ha proporcionado a Rafa un pene sexualmente funcional sin prótesis y con sensibilidad, testículos a partir de los labios mayores y uretra membranosa con los labios menores, si bien el cirujano ha recomendado al paciente que su vida sexual debe seguir un proceso ordenado y progresivo.

La faloplastia ha resultado un éxito con un pene más grueso y, aunque se manifestó una fístula uretral -uno de los riesgos a los que se enfrentan estos pacientes en el posoperatorio- a los quince días de la operación, ésta se resolvió de forma espontánea.

Noval advirtió de que este tipo de cirugía solo se puede hacer a pacientes sanos y jóvenes, que deben entender que se trata de un proceso irreversible y con complicaciones. - Efe