En 2018 Osasunbidea realizó 300 interrupciones legales de embarazo, el 32% de las solicitudes registradas

Treinta mujeres lesbianas y 47 solteras se benefician de los tratamientos de reproducción
El consejero hace una valoración “francamente positiva” del desarrollo del decreto foral de salud sexual

08.02.2020 | 23:56
Imagen de archivo del edificio del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, en la plaza de la Paz.

El consejero hace una valoración “francamente positiva” del desarrollo del decreto foral de salud sexual

pamplona - Tras realizar una valoración "francamente positiva" del desarrollo del decreto foral 103/2016 de salud sexual y reproductiva, así como de las actuaciones realizadas sobre esta materia en los últimos cuatro años, el consejero de Salud, Fernando Domínguez, indicó que "en esta legislatura Navarra ha empezado a garantizar la realización de Interrupciones Legales de Embarazos (ILE) en el sistema sanitario público y, aunque el desarrollo está siendo algo más lento de lo previsto, por los cambios en la plantilla derivados de los nuevos procesos de selección de personal, la evolución es muy positiva". De hecho, según expuso, "frente a las 74 interrupciones legales del embarazo de 2017, en 2018 al menos 300 se han realizado en centros del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O)". Una cifra que, según explicaron desde el departamento de Salud, representa el 32% de las 939 solicitudes registradas, por lo que "queda un amplio campo de desarrollo, pero entendemos que se ha producido un notable avance en la normalización de la atención sanitaria pública a las ILE en Navarra gracias, entre otros aspectos, a la prudencia con la que se está llevando a cabo el proceso".

El consejero proporcionó esta información el pasado jueves en el Parlamento a petición de Marisa de Simón, de I-E, que preguntó por el desarrollo y aplicación del citado decreto foral, porque "nos preocupa sobre todo lo que tiene que ver con la educación y promoción de la salud sexual y reproductiva, y todo lo que tiene que ver con la interrupción voluntaria del embarazo y el derecho de las mujeres navarras a interrumpir su embarazo cuando así lo deseen y en las condiciones que establece la Ley sin tener que salir de Navarra". Al respecto, Domínguez informó de que "se ha generalizado y normalizado la atención hospitalaria a las interrupciones legales de embarazo por causas médicas, garantizando la calidad y su seguridad", además de que "progresivamente en varios CASSYR (Centros de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva) se va asumiendo la realización de ILE farmacológicas de menos de 7 semanas a petición de la mujer".

El consejero, que afirmó que la aprobación de este decreto foral "constituyó un logro indudable que ha dado respuesta a una necesidad sanitaria real y a una aspiración social largamente demandada", recordó que en esta legislatura también se ha promulgado "la Ley Foral para la igualdad social de las personas LGTBI+".

Entre las actuaciones que ha llevado a cabo el departamento en los últimos 25 meses, destacó que en 2017 se incluyeron en la cartera de servicios complementaria de Navarra "los tratamientos de fertilidad y reproducción para mujeres con parejas del mismo sexo o sin pareja", de manera que "se han beneficiado de esta técnica 30 mujeres lesbianas y 47 solteras". El pasado lunes, siguiendo el ejemplo de la Comunidad Foral, el Consejo Interterritorial del Ministerio de Sanidad aprobó su inclusión en la cartera básica del Sistema Nacional de Salud. Otra nueva prestación que también se ofrece en exclusiva en Navarra es la financiación del "tratamiento farmacológico de la disfunción eréctil yatrógena -la que se deriva de una intervención sanitaria-", de la que se han visto beneficiados 31 pacientes.

educación sexual Junto al personal de los CASSYR, el de Salud Pública desarrolla "una intensa labor en materia de educación sexual" y "sigue colaborando con el departamento de Educación en la puesta en marcha de Skolae", señaló Domínguez, que indicó que ya está funcionando un grupo de trabajo para la elaboración de los proyectos en materia de educación afectivo-sexual. En los CASSYR, por su parte, en este ámbito se está trabajando para priorizar "aquellos servicios más ligados a las necesidades de educación sexual: jóvenes, infecciones de transmisión sexual, anticoncepción de emergencia e interrupción voluntaria del embarazo (IVE)", apuntó.

Asimismo, según prosiguió, en este tiempo se ha puesto en marcha un nuevo protocolo de gine-prevención, con un mayor protagonismo de enfermería en la realización de citologías; se creó el Comité Técnico de Salud Sexual y Reproductiva, que "actúa como órgano impulsor y de coordinación para el desarrollo de nuevos servicios y prestaciones"; y se han desplegado acciones, como la campaña CON, que persigue "sensibilizar" sobre el incremento de las infecciones de transmisión sexual y "promover la utilización del preservativo como método eficaz para su prevención y la de embarazos no deseados".

transbide En materia de transexualidad, el consejero recordó que el pasado año se dictó una orden foral por la que "se organiza la atención sanitaria a personas transexuales, transgénero e intersexuales garantizando un nuevo modelo de atención basado en la libre autodeterminación de la identidad sexual". En este sentido, indicó que en enero de 2018 se puso en marcha la Unidad Multidisplinar Transbide para "garantizar una atención integral y de calidad a estas personas" y el pasado 3 de diciembre se creó un comité de gestión de casos de transexualidad, transgénero y intersexualidad en menores de edad, en el cual se abordan "de manera multidisciplinar, interdepartamental y personalizada los casos que así lo requieren".

Por todo ello, Domínguez concluyó que "hemos cumplido de manera satisfactoria los compromisos de legislatura en esta materia". De Simón, por su parte, consideró "grandes, enormes" los avances, porque "ya solo el hecho de que las mujeres navarras no tengan que trasladarse en una situación tan dura, como es la IVE, nos parece un logro histórico".

apuntes

Acuerdo programático. El consejero sostuvo que "hemos cumplido de manera satisfactoria los compromisos de legislatura en esta materia". Estos, recordó Domínguez en el Parlamento, "son: garantizar la interrupción voluntaria del embarazo en Osasunbidea; desarrollar normativamente la Ley 2010 de Salud Sexual y Reproductiva; reconvertir los Centros de Atención a la Mujer al concepto de los antiguos COFES, como centros integrales de atención a hombres y mujeres; y adoptar medidas efectivas para garantizar el acceso en el sistema público a los tratamientos de fertilidad y reproducción asistida a todas las personas independientemente de su orientación sexual y estado civil".

Transexualidad. En los diez primeros meses de funcionamiento de la Unidad Multidisciplinar Transbide se realizaron 77 consultas de acogida por la educadora, 126 consultas de psico-sexología, 175 consultas de endocrinología de adultos y 13 de endocrinología infantil, según datos del departamento de Salud. Asimismo, varios miembros de esta unidad rotaron por la Unidad de Transexualidad de Catalunya Tránsit, que se considera una unidad de referencia en el tratamiento normalizado.

"Avance significativo". Desde el departamento de Salud consideraron "un avance significativo" que Osasunbidea realizase el pasado año el 32% de las interrupciones legales de embarazo, "teniendo en cuenta que partíamos de cero y que la aplicación del decreto foral exige procesos complejos".

tratamientos de rha

237

Desde que en 2017 se incluyera en la cartera de servicios complementaria los tratamientos de fertilidad y reproducción asistida para mujeres que convivan con parejas del mismo sexo o sin pareja, se han aplicado 237 tratamientos: 13 ciclos de fecundación in vitro y 224 ciclos de inseminación artificial.