El familiar de los tiroteados en Cáseda implica a los 3 detenidos

Declara en el juzgado que el hijo menor sacó la escopeta y que el otro gritó al padre que disparase

09.02.2020 | 04:07
Un cámara de televisión graba el impacto de las postas en uno de los edificios.

Declara en el juzgado de Aoiz que el hijo menor sacó la escopeta y que el otro gritó al padre que disparase

PAMPLONA - El familiar de los tres varones tiroteados en Cáseda, Julián J., hijo y hermano de los fallecidos, que estaba presente en la escena del crimen cuando ocurrieron los hechos el 19 de septiembre de 2018, ha implicado en el Juzgado de Instrucción número 2 de Aoiz a los tres detenidos y encarcelados por esta causa. En su declaración judicial aseguró que fue el hijo menor, Emilio Jiménez, quien por orden de su padre Juan Carlos Jiménez Jiménez, sacó del vehículo la escopeta que este usó para tirotear a las víctimas, mientras que acerca del hijo mayor, Juan Carlos, afirmó que gritó a su padre que disparase contra Fermín Jiménez Echeverría, de 50 años, así como contra sus dos hijos, José Antonio y Cristian, de 20 y 17 años, que murieron en plena calle.

El testigo, única persona que presenció los hechos junto a su pareja Amparo J., compareció la semana pasada en el Juzgado de Instrucción número 2 de Aoiz que investiga el triple homicidio acaecido entre miembros de dos familias de etnia gitana. Este testigo, que ya había prestado declaración ante la Guardia Civil tras los hechos, señaló que tras suscitarse una pelea entre dos miembros de cada familia, el autor material de los disparos, Juan Carlos Jiménez Jiménez, de 53 años, se dirigió a su hijo Emilio, de 18 años, con las palabras "saca, saca, saca", en referencia a una de las escopetas que había en el turismo que habían empleado para acudir a Cáseda.

A continuación, según su relato, el joven salió del vehículo y encañonó a las víctimas, si bien fue su padre quien inmediatamente después cogió la escopeta y realizó cuatro disparos con cartuchos de postas, que alcanzaron a los tres varones fallecidos. El testigo añadió que momentos antes de los disparos, el hijo mayor del autor de los disparos, Juan Carlos, le habría gritado a su padre "dispara, dispara".

Julián J. manifestó en sede judicial que el autor material del crimen también le encañonó con la escopeta, por lo que se protegió con las manos, al pensar que también iba a ser tiroteado. "Me vi muerto", declaró el joven en el juzgado, donde sugirió que no fue tiroteado como su padre y sus dos hermanos porque la escopeta ya no tenía más munición.

SU PAREJA LE CONTRADICE La semana pasada también prestó declaración en el juzgado la hija y hermana de los tres detenidos por este crimen, Amparo J, quien aseguró que fue su padre Juan Carlos quien acudió al coche en el que se habían desplazado hasta Cáseda a coger una de las escopetas, con la que disparó a las tres víctimas. En este sentido, negó cualquier implicación por parte de sus hermanos en lo sucedido, si bien varió su declaración en lo que respecta a su hermano menor Emilio, al asegurar que estuvo en todo momento fuera del turismo, cuando ante la Guardia Civil indicó que inicialmente se mantuvo dentro del coche.

Lo último Lo más leído