Estudiantes que enseñan a salvar vidas

7 ALUMNOS DE | Medicina de la Universidad de Navarra viajan un mes a Perú para ayudar e impartir formación sanitaria

09.02.2020 | 20:46
Carlos Jaume Valcaneras, Víctor López, Inés Zugasti, Raquel García, Paloma Dueñas y Teresa Espina.

siete alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra (Carlos Jaume Valcaneras, Víctor López, Inés Zugasti, Raquel García, Paloma Dueñas, Teresa Espina y Leire Alargunsoro) pasan este mes de julio en Perú para impartir sesiones de primeros auxilios e higiene en regiones rurales. Los voluntarios están visitando durante 37 días 20 escuelas y aportan cobertura sanitaria en pequeñas localidades como Uripa, a más de 3.000 metros de altura, según informó el citado centro universitario. "Nuestro objetivo es proporcionar conocimientos sobre primeros auxilios. En el tiempo que llevamos aquí, hemos formado a más de mil personas en primeros auxilios y prevención en distintas áreas de la salud. También hemos apoyado a médicos locales y prestado atención sanitaria a más de 100 personas en un entorno rural de la provincia de Chincheros", explica la navarra Inés Zugasti, estudiante de 5º de Medicina.

Esta es la primera experiencia internacional de EqÜES, formada por más de 100 alumnos de las facultades de Medicina y Enfermería de la Universidad de Navarra que pretenden mejorar la vida de niños y mayores gracias a los talleres teóricos y prácticos que imparten de forma gratuita. "El proyecto es novedoso, puesto que se trata del primer año que nos animamos a desarrollar una iniciativa de este tamaño y fuera de España", detalla Raquel García, alumna de 5º y fundadora del colectivo.

El pamplonés Víctor López, que se encuentra en sexto curso, asegura que no desaprovechan cada oportunidad que se les brinda: "Al final del día, nos llevamos muchas historias, la confianza de mucha gente y el saber que escuchar a las personas es, a veces, más importante que el tratamiento más especializado que les podamos proporcionar". Los alumnos coinciden en que este proyecto ha supuesto un reto, porque han debido adaptarse al clima, la comida, horarios y altitud, pero ha sido una experiencia plenamente enriquecedora. - D.N.