Localizados 39 cadáveres dentro de un camión cerca de Londres

El conductor, un hombre norirlandés de 25 años, ha sido arrestado por presunto homicidio

10.02.2020 | 09:42
Un policía custodia el camión frigorífico donde aparecieron los cuerpos.

Londres - La policía británica investiga el hallazgo la madrugada de ayer de 39 cadáveres en un camión frigorífico procedente de Bulgaria, encontrado en un polígono industrial de Essex (este de Inglaterra), un incidente que pone de relieve el peligro de las mafias de inmigración.

Los agentes detuvieron al conductor del vehículo, un hombre de 25 años de Irlanda del Norte, como sospechoso de asesinato y tratan de esclarecer las circunstancias que rodean al trágico fallecimiento de esos 38 adultos y un adolescente.

La subinspectora del cuerpo policial de Essex, Pippa Mills, adelantó que la investigación será probablemente "larga", al tiempo que instó a la colaboración ciudadana que pueda arrojar algo de luz sobre el caso.

La identificación de las víctimas, cuya nacionalidad se desconoce, es la "prioridad número uno" de los agentes, según aseguró Mills, así como determinar qué ruta trazó el vehículo hasta llegar al polígono de Waterglade Industrial Park, en Eastern Avenue, en la localidad de Grays, que ahora se encuentra acordonado.

Se cree que el camión, procedente de Bulgaria, habría entrado al Reino Unido el pasado sábado 19, por el puerto de Holyhead (en Anglesey), al norte de Gales, que utilizan habitualmente los ferries llegados de la República de Irlanda y cuyas medidas de control no son tan elevadas como en los de Dover o Calais. Aunque la ruta final no está totalmente identificada.

La policía no aclaró tampoco otro de los interrogantes: cómo los servicios de ambulancia, que fueron los que avisaron a los agentes, se enteraron de la presencia de los cadáveres en el camión.

Entre las primeras hipótesis, se conjetura con que el episodio está vinculado al tráfico ilegal de personas y que el vehículo, a través de Irlanda, habría elegido un camino distinto a las vías habituales para introducir en el Reino Unido ilegalmente a inmigrantes indocumentados.

El consejero delegado de la Sociedad de Camiones de Carretera (Road Haulage Association), Richard Burnett, subrayó que la tragedia "pone de relieve el peligro que tienen las mafias de inmigrantes que introducen a personas de manera ilegal en camiones".

"Ese tipo de cámaras frigoríficas son oscuras e increíblemente frías y las temperaturas llegan a alcanzar allí los 25 grados bajo cero", lo que provoca que los humanos "pierdan la vida bastante rápido", puntualizó.

Como ruta probable, el camión podría haberse desplazado en ferry desde Cherbourg (Francia) hasta Rosslare (Irlanda) antes de conducir hasta Dublín. Una vez allí, habría tomado, hipotéticamente, otro ferry hasta Holyhead (Norte de Gales), desde donde se habría desplazado a su destino por carretera.

Por su parte, Seamus Leheny, gestor de la Asociación de Transporte de Carga de Irlanda del Norte, opinó que algunas personas habían alertado del reciente incremento de los controles de seguridad en los citados puertos -de Dover y Calais- con lo que esa ruta podría haber sido contemplada como una vía más fácil.

El suceso ha conmocionado a la sociedad británica y su primer ministro, Boris Johnson, se mostró "horrorizado". Su homólogo irlandés, Leo Varadkar, tildó las muertes de "tragedia" y aseguró que se investigará si el camión pasó por Irlanda.

Claves

Reciente aumento . La Agencia Nacional Contra el Crimen (NCA) apuntó ayer que el número de inmigrantes introducidos ilegalmente en este país en contenedores de camiones "ha aumentado" en el último año, sin ofrecer cifras actualizadas.

Incidente similar. El Reino Unido vivió un incidente parecido en junio de 2000, cuando 58 inmigrantes chinos fueron hallados muertos por sofocación en la parte trasera de un camión en el puerto de Dover, un suceso por el que el conductor fue encarcelado y en el que dos personas sobrevivieron.

La cifra

6.993

Son las víctimas potenciales de tráfico de personas y esclavitud moderna que hay actualmente en el mundo. Si bien la magnitud exacta de este problema se desconoce aún, la Agencia Nacional contra el Crimen señala que el número de víctimas ha seguido creciendo y en 2018 se registraron un 36% más de casos que en 2017.