Los últimos coletazos de la borrasca ‘Gloria’ se ceban con Málaga

Hallado en Ibiza un cadáver que podría ser el de uno de los tres desaparecidos por el temporal en Baleares

26.01.2020 | 06:19
Vista de una calle de Marbella (Málaga) en la que el granizo alcanzó ayer una altura de 50 centímetros.

madrid - Tras el paso de la borrasca Gloria, que ha dejado por el momento un balance de al menos 13 fallecidos y numerosos daños materiales en distintos puntos del país, las fuertes lluvias y tormentas se detuvieron ayer en Granada y Málaga, con una estampa, en esta última provincia, de coches amontonados y subidos a las aceras.

Precisamente estas dos provincias amanecieron ayer en alerta naranja por riesgo importante de lluvias, además de en alerta amarilla -de menor intensidad- por riesgo de tormentas. La peor parte se la llevó Málaga; en concreto Campanillas, distrito de la capital. Allí, los vecinos se encontraron coches amontonados y subidos a las aceras, y vieron cómo uno de ellos había llegado a irrumpir totalmente en una sucursal bancaria arrastrado por la fuerza del agua tras las potentes lluvias. Operarios y vecinos se afanaban en las tareas de limpieza tras el desastre y aseguraban estar impactados por lo sucedido, que calificaban de "tsunami".

En esta misma zona, el río Campanillas se desbordó, lo que provocó que se efectuasen rescates en viviendas. Las autoridades estaban ayer pendientes, asimismo, de la Presa de Casasola en Almogía, "muy al límite", pero funcionando bien.

Además de Campanillas, se vieron afectadas por las fuertes lluvias las comarcas de Sol y Guadalhorce, donde la previsión era, según datos de la Aemet, que la precipitación acumulada en doce horas fuera de hasta 80 litros por metro cuadrado. En Marbella, una granizada dejó en las calles un grosor de 50 centímetros de hielo.

El mal tiempo, que también dejó en alerta naranja por lluvias a la comarca de Axarquía, ocasionó que el servicio de emergencias 112 Andalucía tuviera que gestionar en la provincia más de 230 incidencias durante la madrugada del sábado, que obligaron, asimismo, a activar el Plan de Emergencias ante el riesgo de inundaciones en situación 1.

La mayoría de estos sucesos atendidos se debieron a balsas de agua, viviendas y carreteras anegadas, vías con acumulación de agua y conductores que se vieron sorprendidos por las lluvias. Y es que hasta las 11.30 horas se acumularon en Málaga algo más de 77 litros por metro cuadrado.

En Granada, los puntos en alerta naranja estuvieron en la costa, donde la precipitación acumulada esperada era de 30 litros por metro cuadrado.

Estos son los últimos coletazos de un temporal que hasta el momento ha dejado trece muertos y numerosos daños materiales; la borrasca impactó sobre todo en el Mediterráneo: Cataluña, Comunidad Valenciana, Islas Baleares y Andalucía.

Ahora es momento de estudiar y hacer balance de las zonas afectadas. El viernes una comisión interministerial, presidida por Pedro Sánchez, acordó que el Consejo de Ministros del próximo martes apruebe los informes preliminares sobre los daños registrados para agilizar "cuanto antes" las ayudas.

Por ejemplo, ayer el conseller de Territorio de la Generalitat de Cataluña, Damià Calvet, cifró en unos 15 millones de euros la inversión necesaria para reparar los desperfectos causados por Gloria en las zonas no urbanas del litoral catalán y avisó de que será preciso repensar cómo planificar las infraestructuras afectadas.

Sánchez visitó el jueves áreas de Cataluña y Baleares y ayer estuvo en Murcia, donde se reunió con los alcaldes de las localidades del entorno del Mar Menor, y en Castellón; por la tarde tenía previsto ir a Teruel.

El jefe del Ejecutivo mostró su preocupación por la situación de las zonas afectadas y el compromiso claro de su Gobierno de llevar a cabo actuaciones que aporten seguridad a la ciudadanía y eviten las repercusiones que está provocando el cambio climático en los últimos meses, según fuentes de la Delegación del Gobierno.

búsqueda en baleares Efectivos de Protección Civil encontraron ayer un cadáver en Sa Cala de Sant Vicent, municipio de Sant Joan, que podría ser uno de los dos desaparecidos en Ibiza durante la borrasca Gloria, según confirmó la Oficina Periférica de Comunicación (OPC) de la Guardia Civil de Baleares. Los investigadores creían que podría ser el colombiano de 41 años que desapareció en esta zona el martes por la tarde, en pleno temporal. Además se busca a un joven de 25 años, de origen británico, cuyo rastro se perdió también el martes por la tarde, después de que decidiera salir a recorrer la isla en moto. La búsqueda se inició en la Cala de Portinatx, donde se encontró la moto del joven. Su chaqueta fue localizada a 300 metros de la costa, el jueves, a la altura de Punta des Gat, en el municipio de Sant Joan.

Por su parte, los Bomberos de Palma también buscaban ayer a David Cabrera, el joven desaparecido en el Torrente de Na Mora en Mallorca durante la tormenta Gloria. - Efe/E.P.