Consistorios navarros declaran peligrosos a perros de razas no catalogadas como tal

Esteribar y Puente la Reina-Gares actúan contra ejemplares que han mordido a personas o a otros animales

02.02.2020 | 06:18
Un agente de la Policía Foral examina a un perro durante una actuación.

La Policía Foral atendió 63 ataques durante el año pasado

PAMPLONA - La Policía Foral tuvo conocimiento el año pasado de un total de 63 ataques de perros a otros animales o a personas en Navarra. A instancias de informes del propio Cuerpo autonómico, ayuntamientos como el de Esteribar y Puente la Reina-Gares han comenzado a declarar como perros potencialmente peligrosos a ejemplares que no pertenecen a ninguna de las ocho razas catalogadas como tal, pero que han protagonizado agresiones a personas u otros animales y/o han mostrado comportamientos especialmente agresivos, por lo que han impuesto a sus propietarios las mismas obligaciones que deben cumplir los dueños de razas potencialmente peligrosas.

Además de llevarlos en la vía pública con bozal y con una correa de menos de 2 metros de longitud, la normativa establece que los dueños de perros potencialmente peligrosos deben obtener una licencia para su tenencia, para lo cual se deben cumplir una serie de requisitos como ser mayor de edad y no estar incapacitado para proporcionar los cuidados necesarios al animal y no haber sido condenado por delitos de homicidio, lesiones, torturas, contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual, la salud pública, de asociación con banda armada o de narcotráfico, así como no estar privado por resolución judicial del derecho a la tenencia de animales potencialmente peligrosos. Asimismo, no se debe haber sido sancionado por infracciones graves o muy graves por infracciones en materia de tenencia de animales potencialmente peligrosos y se debe disponer de certificados de capacidad física y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos, además de acreditar haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros por una cuantía no inferior a 120.000 euros.

FACULTADOS POR LA LEGISLACIÓN El Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos, establece en su artículo 2.2 que "aunque no se encuentren incluidos" en el listado de razas consideradas potencialmente peligrosas, "serán considerados potencialmente peligrosos aquellos animales de la especie canina que manifiesten un carácter marcadamente agresivo o que hayan protagonizado agresiones a personas o a otros animales ".

El Ayuntamiento de Esteribar fue pionero en Navarra en actuar en esta materia al catalogar a un perro de raza Bóxer mestizo afincado en Olloki como potencialmente peligroso, después de que su dueño fuera denunciado administrativamente en dos ocasiones por la Policía Foral por sendos ataques a otros perros. Lo hizo mediante una resolución dictada por la Alcaldía el 2 de noviembre de 2017 en la que hizo constar que el perro llamado Dark, nacido en 2014, había mordido el 8 de septiembre de 2016 y el 2 de mayo de 2017 a otros dos canes.

MORDEDURAS A UN MENOR El Ayuntamiento de Puente la Reina-Gares declaró en diciembre del pasado año a otro perro como potencialmente peligroso a instancias de un informe de la Brigada de Protección Medioambiental de la Policía Foral sobre un ejemplar de la raza Lobo Checoslovaco causó heridas graves por mordedura en la espalda el brazo a un menor de edad que tuvo que ser atendido en el Servicio de Urgencia del Complejo Hospitalario de Navarra. A la vista del informe del Cuerpo autonómico, la Alcaldía dictó una resolución el pasado 20 de diciembre en la que catalogó al citado perro como animal potencialmente peligroso, instando a los propietarios a obtener la licencia correspondiente.

El ataque protagonizado por este perro fue el más grave de los 63 que atendió la Policía Foral el año pasado, ya que dio pie a la apertura de diligencias penales por la comisión de un delito de lesiones contra los dueños del can. "La mayoría de los casos corresponden a agresiones de un perro a otro animal o a situaciones que son resueltas mediante un acuerdo entre los implicados", afirman desde el Grupo de Investigación Medioambiental de la Policía Foral, unidad encargada de investigar e instruir los atestados en esta materia. En este sentido, el jefe del Grupo recomienda presentar siempre una denuncia administrativa para que quede constancia de lo ocurrido y destaca que no siempre los ciudadanos y los Ayuntamientos son conocedores de la normativa vigente.

Al respecto, desde la Policía Foral manifiestan que "hay cierta desinformación, ya que no todos los Consistorios saben que es su competencia catalogar a un perro como potencialmente peligroso si ha mostrado un comportamiento agresivo y piensan que corresponde a Salud Pública o al Gobierno de Navarra". En los casos de Olloki y Puente la Reina-Gares fueron los informes del Grupo de Investigación Medioambiental los que llevaron a los Consistorios a intervenir ante los ejemplares que han sido clasificados como potencialmente peligrosos.

En estos casos, tras recibir la denuncia, los agentes toman declaración al dueño del perro, realizan una inspección ocular del propio animal o de aquellos que han atacado y revisan la cartilla veterinaria, y emiten el correspondiente informe que es remitido al Ayuntamiento en cuestión para que intervenga.

EN CORTO

¿Cuáles son las ocho razas consideradas como potencialmente peligrosas (PPP)?

El Anexo I del Real Decreto 2878/2002 establece que las razas potencialmente peligrosas son Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu.

¿Los perros mestizos de las razas PPP pueden ser considerados como potencialmente peligrosos?

Sí, la normativa contempla las ocho razas mencionadas y los perros que tengan mestizaje de estas razas.

¿Puede un Ayuntamiento catalogar a un perro como potencialmente peligroso con independencia de su raza?

Sí, cuando un perro muerde a una persona y/o otro animal y con posterioridad a la vigilancia antirrábica se valora de forma acreditada y fehaciente por expertos (veterinarios, adiestradores y/o etólogos caninos) que el animal es agresivo.

¿Qué obligaciones tienen los dueños de perros potencialmente peligrosos?

Deben obtener una licencia para la tenencia de animales potencialmente peligrosos y una certificación acreditativa de la inscripción del animal en el Registro Municipal de animales potencialmente peligrosos.

¿Qué requisitos se exigen para obtener la licencia habilitante para la tenencia de perros potencialmente peligrosos?

Ser mayor de edad y no estar incapacitado para proporcionar los cuidados necesarios al animal y no haber sido condenado por delitos de homicidio, lesiones, torturas, contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual, la salud pública, de asociación con banda armada o de narcotráfico; no estar privado por resolución judicial del derecho a la tenencia de animales potencialmente peligrosos; no se debe haber sido sancionado por infracciones graves o muy graves por infracciones en materia de tenencia de animales potencialmente peligrosos; se debe disponer de certificados de capacidad física y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos; y acreditar haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por una cuantía no inferior a 120.000 euros.

¿Qué medidas de seguridad son obligatorias?

En lugares públicos, deberán llevar bozal apropiado para la tipología racial de cada animal y deberán ser conducidos y controlados con cadena o correa no extensible de menos de 2 metros, sin que pueda llevarse más de uno de estos perros por persona.