Iraultza Train Etxegoien sufrió una hipotermia al caer al Ebro

"Si mis amigos no me llegan a sacar del río, me quedo allá"

29.02.2020 | 01:46
Iraultza Train, a la izquierda, ayer con cuatro amigos en su habitación del Complejo Hospitalario.

Iraultza Train Etxegoien, de 23 años, volvió a nacer el martes: su canoa volcó en el Ebro en Azagra y estuvo una hora en sus aguas heladas. Gracias a sus amigos, se recupera de una hipotermia severa, tras pasar por la UCI

PAMPLONA ¿Qué ocurrió el pasado martes en Azagra?

–Estábamos un grupo de cinco amigos de Olite de diferentes edades pasando unos días en el río. Salí en la canoa y volcó, no sé por qué. Todo lo que sucedió a partir de ahí no lo recuerdo, me lo han tenido que contar mis amigos.

¿Era la primera vez que acampaban en la zona?

–No, ya habíamos estado antes. Estuvimos pasando la noche y por la mañana decidí salir a dar un paseo solo por el río en la canoa.

¿No sabe cómo pudo caer al agua?

–Lo único que recuerdo es estar en el río en mi canoa y después recuerdo que me desperté como si estuviera en mi casa, pero resulta que estaba en el hospital.

¿Qué le han contado tus amigos sobre lo que sucedió?

–Me han dicho que ya me vieron en el agua y se metieron a sacarme. Me agarré al pie de uno de ellos hasta que me sacaron del agua. Después llamaron al 112 y vinieron un montón de bomberos, policías y sanitarios.

¿Sabe que le tuvieron que trasladar en helicóptero porque su estado era de gravedad?

–Mis amigos me contaron que me di un viaje en helicóptero, pero no lo recuerdo. Después estuve un día dormido en el hospital.

¿Qué le han dicho los médicos?

–Me han dicho que me voy a ir recuperando poco a poco. Voy a tener que estar con sueros y antiinflamatorios un par de días más o tres.

¿Le han dicho si le va a quedar alguna secuela?

–Me han hecho pruebas y han visto que estoy decente. Necesitaré unos días para recuperarme.

Se puede decir que sus amigos le salvaron la vida...

–Si mis amigos no me llegan a sacar del río, me quedo allá. Me han dicho que el agua estaba congelada y habría sido imposible que hubiera llegado yo solo hasta la orilla, porque el río en ese punto es muy ancho. La verdad es que les debo la vida.

¿Y su familia qué le ha dicho?

–Mi familia aún está con el susto. Yo soy el que menos me he enterado de lo que ha pasado, pero soy consciente de lo mal que lo han tenido que pasar mi familia y mis amigos.

¿Con ganas de volver a la canoa?

–Sí, muchas ganas. En verano volveremos, pero solo voy a meterme en el río en verano, cuando el agua está caliente, en invierno ya nunca más.

Y nunca más volverá a navegar en solitario, ¿no?

–Nunca más. Ya he aprendido que siempre que salga en canoa será acompañado o cerca de la orilla.

noticias de noticiasdenavarra