Atípico y anticipado inicio de rebajas en Navarra en época de coronavirus

26.06.2020 | 01:10
Una mujer protegida con mascarilla mira ropa durante el inicio de las rebajas. Foto: Oskar Montero

El pequeño comercio aguarda al 1 de julio y los centros comerciales arrancan con una situación especial

Con el comienzo del verano, el buen tiempo hace que las playas se llenen gente y las piscinas abran. Las rebajas de julio son uno de los momentos más esperados para mucha gente, pero la situación extraordinaria que el mundo está viviendo este año, provocada por la crisis de la covid-19, ha hecho que ya no sean una multitud de personas las que esperan en la entrada de las tiendas.



Ayer arrancó la campaña, como ya lo hicieran algunas firmas en días pasados, grandes almacenes como El Corte Inglés e Inditex. El pequeño comercio, unos 6.000 establecimientos en Navarra, hará lo propio, en su mayoría, a partir del 1 de julio, tras una difícil temporada marcada por un cierre obligado y el confinamiento, indicó Inma Elcano, presidenta de la Asociación de Comerciantes de Navarra, quien recordó que desde 2012 pueden iniciar la campaña cuando consideren oportuno.

Ayer, diez minutos antes de que abriesen las puertas de El Corte Inglés ayer, el primer día de rebajas, la situación de espera era muy diferente a la de otros veranos. La cola para entrar al centro comercial estaba compuesta por una veintena de personas que guardaban una distancia de seguridad de dos metros entre cada uno.

La gente esperaba el comienzo de unas rebajas anticipadas y, cuando las puertas abrieron, cada persona entró con calma y respetando la distancia. "Quería venir algún día a comprar ropa y he aprovechado a las rebajas de hoy", comentó Fernando Linzóain a la entrada del centro comercial. El joven explicó que si todos mantienen las distancias de seguridad, se respeta el uso de mascarillas y la clientela se desinfecta las manos a la entrada y salida, no se debe tener miedo a un posible contagio.

medidas sanitarias Cada una de las cuatro puertas de El Corte Inglés disponía de un gel desinfectante para el uso de los clientes y, a la entrada del edificio, un cartel indicaba las limitaciones de aforo que el lugar cumple. "El aforo está limitado a un 75% por el centro y por cada una de las diez plantas", explicó el director de Marketing del ECI, Miguel Bados.

Una situación similar ocurría en Zara de la avenida de San Ignacio, de Pamplona, donde el aforo total está limitado desde que abrió en mayo al 75%. Además, una persona de seguridad vigila la entrada del nuevo local y explica a cada cliente las indicaciones sanitarias a cumplir.

Las medidas de higiene tomadas por las tiendas siguen siendo las mismas que cuando abrieron locales. "No ha cambiado la situación desde la apertura del local. Son la distancia social, la desinfección con plancha de vapor de las prendas utilizadas, la limpieza de manos y la desinfección de los terminales de ventas y mamparas", explicó Bados.

Además, desde locales como Zara explican que las prendas de ropa que los clientes devuelven o se prueban y no compran, también son desinfectadas. Igualmente, los probadores son desinfectados por el personal cada vez que una persona entra a uno de ellos. Sin embargo, la ropa en stock no es desinfectada, según contó la dependienta de Zara, Itziar Erneta.

A pesar de las medidas establecidas, son muchos los clientes que el primer día de descuentos llegaron con precaución a las tiendas. "Ahora tocar la ropa me da un poco de miedo, a pesar de las medidas de seguridad. No vamos a utilizar los probadores, nos probaremos la ropa en casa", explicaron Rubén Zarco y Kerli Moran.

Algunos clientes que pasaron la enfermedad ahora les asusta contagiarse. "Al haber una concentración de gente, tengo miedo a un posible contagio, ya que yo pasé el coronavirus", explicó Mari Doaquiza en su día de compras.

Otra mucha clientela llegó sin miedo a la situación, pero con respeto ante las medidas. María Grazia Reinoso contó que: "No me da miedo el virus, en todo caso si compro ropa la lavo en casa, me ducho y ya está".

Algunos, como Javier Iturgaiz, fueron a las tiendas sin conocer el comienzo de las rebajas. "No tenemos miedo, pero yo no me voy a probar la ropa, en todo caso lo haremos en casa", contó.

próximos días Este año las rebajas se han adelantado a consecuencia del cierre provocado por la crisis del coronavirus. Normalmente empiezan el 1 de julio, pero ahora las rebajas se adelantan para ofrecer tranquilidad a la gente a la hora de hacer las compras y para que el distanciamiento se pueda mantener, según explicó el director de marketing de El Corte Inglés.

Las expectativas en esta situación excepcional son buenas. "La gran afluencia siempre es el viernes y el sábado. Este año cambia un poco la situación, pero tenemos buenas expectativas", contó la dependienta de Zara, Itziar Erneta.

"Tomamos medidas sanitarias como la distancia y la desinfección de ropa"

Miguel bados

Director de Marketing de ECI

"Este año cambia un poco la situación, pero tenemos buenas expectativas"

Itziar erneta

Dependienta

"No me da miedo el virus, si compro ropa la lavo en casa y me ducho"

María grazia reinoso

Clienta