Catalunya confina a más de 200.000 personas en Lleida tras los rebrotes del coronavirus

"El Govern tiene como prioridad la vida y la salud, y tomará todas las decisiones y medidas necesarias"

04.07.2020 | 10:31
Hospital de campaña junto al Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida.

La Generalitat de Catalunya ha decidido confinar desde este mediodía la comarca leridana del Segrià ante el aumento de casos de coronavirus, con lo que estarán restringidas las entradas y salidas en el territorio afectado y se prohíben las reuniones de más de diez personas, en espacios privados y públicos.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha anunciado el confinamiento de la comarca del Segrià, cuya capital es Lleida y donde residen unas 210.000 personas, tras participar esta mañana en una reunión urgente del Procicat, convocada ante el aumento de casos de contagio en la provincia, que suma nueve brotes activos.

Según Torra, el Govern ha acordado el confinamiento perimetral del Segrià debido a un "crecimiento demasiado importante de casos de contagio", por lo que se montarán puntos de control policial en los límites de la comarca afectada para garantizar que los movimientos de entrada y salida se limiten a lo estrictamente imprescindible.

Las restricciones de movilidad afectan a las salidas y entradas de trabajadores de la comarca y al transporte de las actividades empresariales y económicas, aunque se permitirán los desplazamientos por autovías y autopistas que atraviesan la zona, siempre que no sean con origen o destino en el Segrià, según ha precisado el conseller de Interior, Miquel Buch.

A esas restricciones a la movilidad se suma la prohibición de las reuniones de más de diez personas, tanto en el ámbito privado como en el público, así como "reducir la actividad social", especialmente los contactos con entornos diferentes, ha anunciado la consellera de Salud, Alba Vergès.

Las medidas acordadas por el Govern instan a las personas mayores a permanecer confinadas en sus domicilios, de forma que salgan solo para lo "absolutamente imprescindible", mientras que se cerrarán los centros de día para la tercera edad y se vetarán las visitas de familiares en las residencias de ancianos, según Vergés.

El Govern ha ordenado además extremar las medidas higiénicas en los ámbitos agrícolas, cuyos trabajadores deberán limitar su actividad en espacios públicos y privados a lo estrictamente necesario.

Según Vergés, esas medidas son "imprescindibles" para contener la propagación del coronavirus, dado que los datos epidemiológicos indican que la incidencia en la comarca del Segrià es "muy superior" a la del resto de Catalunya y han aumentado las hospitalizaciones provocadas por el coronavirus.

Para controlar los accesos a la comarca, los Mossos d'Esquadra desplegarán desde este mediodía 25 dispositivos de control, que movilizarán a unos 200 agentes, mientras que los Bomberos de la Generalitat estarán movilizados por si es preciso llevar a cabo desinfecciones.

El conseller de Interior ha precisado que ya se ha avisado a las autoridades judiciales correspondientes de las limitaciones a la movilidad acordadas en la comarca, formada por un total de 38 municipios.


MULTAS A QUIEN NO RESPETE LAS NORMAS


También ha reiterado la necesidad de utilizar mascarillas, intensificar la higiene de manos y mantener la distancia física recomendada por los expertos: "No nos podemos relajar ni un segundo".

Los Mossos d'Esquadra y los policías locales tendrán la orden de multar si es necesario a quienes no respeten las normas que "protegen a todos".


NUEVE BROTES ACTIVOS


La demarcación de Lleida cuenta en la actualidad con nueve brotes activos por coronavirus, ocho en la Región Sanitaria de Lleida y uno en la Vall d'Aran -que pertenece a la de Alto Pirineo y Aran-, y más de 4.000 positivos desde el inicio de la pandemia de la COVID-19.
 
Los brotes de Lleida corresponden a cuatro empresas frutícolas, una empresa agroalimentaria, una comunidad de vecinos, una residencia geriátrica y el hostal Jericó, donde atienden a personas sin hogar.
 
Por su parte, el brote de la Vall d'Aran se originó el pasado 16 de junio a raíz de una barbacoa y cuenta de momento con ocho personas positivas por COVID.
 
El conjunto de brotes suma alrededor de unos 130 positivos, según las cifras actuales, aunque ha advertido que "pueden cambiar por momentos".
 
En relación con el número de casos, la demarcación suma ya un total de 4.030 desde el inicio de la pandemia, siendo de especial relevancia los datos de la última semana, los cuales se han triplicado con respecto a semanas anteriores.
 
Concretamente, el pasado 1 de julio se registraron un total de 128 casos positivos nuevos en sólo un día.
 
Las defunciones, por su parte, se mantienen en 240 desde hace varios días y las altas hospitalarias se sitúan en 1.339 totales.