Consejero de Educación

Carlos Gimeno: "No contemplamos pasar a fase 3 y perder presencialidad; este repunte de casos no ha sido tan significativo en los colegios"

15.10.2020 | 01:17
El consejero Gimeno posa para una entrevista anterior en el departamento. Foto: Oskar Montero

A pesar del aumento de casos en Navarra, Gimeno no prevé aplicar nuevas restricciones en los centros escolares, donde la situación es estable, pero sí revisará los confinamientos

pamplona Los casos positivos en Navarra se han disparado, ¿se refleja ese incremento en la escuela?

–Este repunte de casos no ha sido tan significativo en el grupo de población escolar como en otros. Los índices de los centros se mantienen estables y, aunque sí ha habido un pequeño aumento, el porcentaje de confinamiento está en un 3,58%, con 2.219 escolares aislados. Es cierto que las subidas y las bajadas en las gráficas que tiene el departamento se mimetizan con las que presenta Navarra a nivel general. Si hay un pequeño repunte también lo hay en el ámbito escolar pero en niveles muy inferiores a lo que se establece en el medio social. Los protocolos funcionan y evitan contagios, y en la medida en que el alumnado está más tiempo en el contexto escolar y menos en el familiar y social, los contagios en esas edades van bajando con respecto a otras.

Educación inició el curso en el escenario 2 del Plan de Contingencia, pero la situación de los primeros días de septiembre nada tienen que ver con la actualidad. ¿Se plantean pasar a la fase 3?

– Navarra comenzó el curso en un escenario más conservador. Vimos que había cierta prevalencia de casos a nivel social y preferimos saltarnos la fase 1 e ir a la fase 2 con transporte y comedor. En este momento, el departamento de Educación no contempla la posibilidad de pasar a fase 3. No queremos ir a ese escenario porque nuestra marca ha sido la presencialidad y queremos asegurarla. De hecho, en los pueblos donde se ha limitando la movilidad, Educación ha trabajado en el seno del Gobierno para que la educación presencial siga siendo una realidad. Esa es la voluntad política de Educación. Otra cosa es que Salud pueda determinar otras directrices y establecer unas medidas alternativas al cierre.

¿Qué incidencia debería presentar Navarra para pasar a la fase 3?

–Es una directriz que tiene que marcar el departamento de Salud.

¿Qué supone pasar a ese escenario? ¿Por qué tanto reparo?

–Navarra optó por la presencialidad en todos los niveles y etapas, y eso le ha diferenciado de otras CCAA. La enseñanza presencial garantiza la equidad y la igualdad de oportunidades. Más allá de esta premisa, desde el punto de vista organizativo, vemos muchos inconvenientes a la fase 3. Si pasáramos a ese escenario necesitaríamos un tiempo de reajuste porque habría que ajustar ratios, espacios y transporte. Habría que reducir ratios y para ganar espacio algunos grupos de Infantil y Primaria tendrían que trasladarse a centros de Secundaria, pero seguirían dependiendo de los colegios, lo que complica la organización. También habría grupos de Infantil y Primaria del ámbito rural que tendrían que trasladarse a institutos en ciudades. Y por último pasar a fase 3 afecta a la igualdad de oportunidades ya que grupos de Secundaria, fundamentalmente de Bachillerato, tendría que ir a la semipresencialidad para ganar espacios. Habría alumnos de 2º de Bachillerato que van a ir a la EvAU con todas las clases presenciales y otros, no.

La semana pasada el comité técnico de la covid pidió revisar el confinamiento de aulas en Infantil y Primaria. No sé si con estos datos el tema sigue sobre la mesa...

–La reunión entre Salud y Educación estaba prevista para hoy pero dada la prevalencia hemos decidido aplazarla a la próxima semana. Navarra comenzó el curso en un escenario de máxima prevención y seguridad, al considerar grupos estables de convivencia desde Infantil hasta 6º de Primaria. Estamos viendo que los confinamientos preventivos son engorrosos pero están evitando que se cierren centros y están colaborando en la detección de casos. Ahora bien también generan muchos problemas de conciliación. Hemos pedido un informe epidemiológico para que las medidas que se adopten no sean gravosas.

¿Qué cambios plantean?

–Una vía a explorar es ver si se puede reducir el número de grupos estables de convivencia. Un dato que llama la atención es que en 6º de Primaria y en 1º de ESO, con ratios diferentes, tiene niveles de contagio similares. Sin embargo en 6º se confina el grupo entero con lo que eso supone de pérdida de enseñanza presencial y en 1º de ESO se confinan solo contactos estrechos del positivo.

¿Se mantiene la tendencia de que la mayoría de los contagios se da fuera del ámbito escolar?

–En el último informe epidemiológico ha habido un ligero repunte pero se sigue manifestando que el 80% de los positivos de 5 a 15 años se contagia en el medio familiar y social, porcentaje que supera el 90% en menores de 5 años. En Infantil, a pesar de ir sin mascarilla, hay menos confinamientos.