alerta sanitaria

Navarra no volverá a pedir el toque de queda al mejorar “más de lo previsto” la evolución del virus

Baja el riesgo a nivel alto, por lo que Remírez avanza que adecuarán las medidas a la situación al 4 de junio con un riesgo medio

13.05.2021 | 00:32
Decenas de personas se vacunan en el polideportivo de la UPNA, ya habilitado para inocular dosis.

Pamplona – No volverá a haber toque de queda en Navarra. No, a menos que la situación epidemiológica empeore de manera considerable, algo que desde el Gobierno de Navarra no contemplan a corto ni a medio plazo. Por tanto, tal y como avanzó ayer el vicepresidente del Ejecutivo foral, Javier Remírez, Navarra no recurrirá al toque de queda, pese a que el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) haya dictado que el Gobierno tiene competencias para pedirlo. Y no lo hará porque, según Remírez, esta restricción tiene que estar ajustada a la evolución de la pandemia: "Nuestra intención inicial era mantener el toque de queda hasta el 27 de mayo. Pero la situación epidemiológica es más positiva de lo que preveíamos y ahora mismo no se considera necesario volver a pedir el toque de queda".

De hecho, la mejoría de la evolución de la pandemia y de la presión hospitalaria en las últimas semanas ha llevado a Navarra a bajar de riesgo muy alto a riesgo alto, por lo que el Gobierno foral va a proceder a una flexibilización de las medidas actuales durante este mes de mayo y principios de junio. En la comparecencia de ayer, Remírez volvió a echar mano de la hoja de ruta, la base teórica del Ejecutivo para adoptar medidas restrictivas en función de unos indicadores epidemiológicos y hospitalarios que marcan los niveles de riesgo de la Comunidad Foral. Hasta ahora, Navarra se encontraba en riesgo muy alto pero la "evolución positiva" de las últimas semanas a rebajado ese nivel a riesgo alto, lo que conlleva unas restricciones más laxas. En este sentido, el vicepresidente habló ayer de una "flexibilización prudente, adaptada a la normativa y a las resoluciones judiciales".

Desescalada en mayo En esta nueva desescalada de medidas tras la cuarta ola, Remírez fijó dos fechas en el calendario a la hora de flexibilizar restricciones: el 21 de mayo y el 4 de junio. La actual orden foral está en vigor hasta el 20 de mayo y, tras ella, el Ejecutivo deberá dictar una norma nueva para aplicar las medidas correspondientes al riesgo alto, en el que ahora se encuentra Navarra. "Esto va a suponer una flexibilización de medidas en hostelería, comercio, hoteles, centros religiosos, etc.", avanzó Remírez. No obstante, antes de ese 21 de mayo, el Gobierno foral ya va a relajar medidas, unas por decisión de los tribunales (toque de queda y cierre de las terrazas de hostelería) y otras en base a la evolución del virus y que afectan a la hostelería (a partir del próxima lunes se reabren interiores).

Una vez llegue el 21 de mayo se deberán adaptar las restricciones al nivel de riesgo alto, que, según la hoja de ruta, conlleva ampliar aforos y horarios, permitir reuniones en domicilios de hasta 3 unidades convivenciales y abrir de forma gradual las sociedades gastronómicas, algo que podría ocurrir a partir de dicha fecha. Según la previsión del Ejecutivo, la evolución epidemiológica va a seguir mejorando –ayudada por "el buen avance" del proceso de vacunación– y se espera que se llegue al 4 de junio con una situación de riesgo medio, fecha en la que el Gobierno deberá dictar una nueva orden foral, que conllevaría medidas todavía más laxas. "Esta previsión del calendario prevista está sujeta a revisión en función de la evolución de la situación epidemiológica", insistió Remírez.

No se plantea quitar la mascarilla Pese a la buena evolución, el vicepresidente consideró "prematuro" empezar a hablar de no usar la mascarilla al libre, como ya han valorado algunos dirigentes políticos como el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. "Iremos paso a paso, ahora mismo no se plantea ese escenario", manifestó Remírez, quien insistió en que lo primero es que avance la vacunación que "va muy bien" y alcanzar la previsión de inmunidad de grupo, del 70%, al final del verano o antes si aumentan las vacunas disponibles.

Primer fin de semana sin toque de queda. "Estamos trabajando de cara a la previsión del fin de semana, donde puede haber más actividad", apuntó Remírez, en relación al fin del toque de queda. En este sentido, el vicepresidente señaló que "al no haber toque de queda por la noche puede haber más interacción, más movilidad y actividad". "No esperamos mayores problemas, se actuará con criterios de racionalidad y proporcionalidad por parte de las fuerzas policiales", comentó, para añadir que "ya veremos cómo evoluciona la situación. La experiencia de ayer (por el martes), que es verdad que fue laborable, fue de tranquilidad".

noticias de noticiasdenavarra