Los juzgados navarros aún acumulan 2.300 asuntos de cláusulas suelo sin resolver

El juzgado especializado, que pierde ahora una jueza, tiene 1.300 asuntos en trámite pese a su número récord de resoluciones / En la Audiencia hay un millar de recursos pendientes / El TSJN habla de situación preocupante

26.09.2021 | 20:07
Expedientes acumulados en el juzgado especializado de cláusulas suelo, en una foto anterior.

Ocho años después de la gran avalancha de asuntos relacionados con las cláusulas suelo que inundaron los juzgados, los casos relacionados con esta materia todavía ocupan gran parte de las estanterías judiciales. Dichas cláusulas se incorporaban en los préstamos hipotecarios sin capacidad de que el cliente negociara la misma y en muchas ocasiones sin que este conociera las consecuencias de dicha imposición. Así, se daba el caso de que mientras el Euríbor se desplomaba, las hipotecas con suelo no se resentían y, por tanto, el cliente seguía pagando lo mismo sin beneficiarse de la caída del tipo de interés. Todo ello se recondujo merced al caracter progarantista con el consumidor de la Justicia europea, que declaró nulas dichas cláusulas, y ello hizo que el Tribunal Supremo tuviera que aplicar dicha jurisprudencia. Eran nulas y abusivas por la falta de transparencia por parte de la entidad bancaria a la hora de informar.

Tal avalancha de asuntos judiciales tuvo como consecuencia la creación por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de unos juzgados especializados en la materia hipotecaria. Así, en junio de 2017, se originó en Pamplona el Juzgado de Primera Instancia 7 bis, que hasta julio de 2021 se ha encargado de ver más de 8.000 asuntos de este tipo. El número de resoluciones dictadas por dicho juzgado superan las 6.800, pero como advirtió el presidente del TSJN, Joaquín Galve, el pasado viernes en el acto de apertura del año judicial, "dicha buena tendencia se ve ahora en peligro. A fecha de hoy el ingreso de asuntos en 2021 (1.402 en los dos primeros trimestres) supera en un 50% los recibidos en todo el año 2020. La situación sigue siendo preocupante. Dicho juzgado está servido por un magistrado titular del mismo (Rafael Ruiz de la Cuesta) y cuenta con un refuerzo de una juez sustituta y con una Juez de Adscripción Territorial que este mes cesa en este cometido al haberse considerado más necesaria su intervención en el Juzgado de lo Mercantil", expuso Galve.

Precisamente el titular del juzgado, Rafael Ruiz de la Cuesta, advierte de que "ahora mismo tenemos unos 1.300 asuntos en trámite", lo que se traduce en trabajo para más de un año, "y es lógico pensar que con una jueza menos no vamos a poder llegar a dictar 2.000 sentencias como vamos a hacer este año 2021. Este es un juzgado para tres jueces por la cantidad de trabajo que entra". A ello hay que unir, como recalcó Galve el pasado viernes, que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Navarra, es decir, la que se encarga de ver los recursos de los asuntos sentenciados en primera instancia, acumula 1.800 asuntos pendientes y la mitad de ellos están relacionados con cláusulas suelo. Un millar de asuntos en la Audiencia y 1.300 en el juzgado suman los 2.300 casos pendientes.

Ahora, dichas cláusulas ya han tenido una resolución en su mayoría pacífica y apenas llegan asuntos solo con estas cuestiones a los tribunales. Pero los juzgados han tenido que enfrentarse a otras demandas por parte de los consumidores. Así, otro frente que está a punto de liquidarse también son los clientes de entidades bancarias que impugnaron judicialmente los acuerdos que dichas financieras les ofrecían para que el suelo desapareciera de sus hipotecas. Y, ahora, a día de hoy, el papel que entra está relacionado sobre todo con los gastos aparejados a los préstamos hipotecarios, es decir, los gastos de la notaría, la tasación, el registro y la gestoría.

¿SEGUIRÁN ESTOS JUZGADOS ESPECIALIZADOS?


Se trata de procedimientos en los que hay en juego una cantidad en torno a 1.000 euros de media por cada caso y la mayoría de asuntos de este tipo terminan en una vista en audiencia previa. Al cabo de unos seis meses. En caso de que tengan una dificultad probatoria mayor, que se requiera practicar alguna declaración, estudiar una prueba documental y que se celebre juicio, el ciudadano tardará un año entre que presenta la demanda y obtiene una respuesta en forma de sentencia. Los plazos se dilatarán también como es lógico por la pérdida de una de las tres juezas. Además, este juzgado especializado tiene por el momento certeza de seguir hasta diciembre de 2021. Pero, a partir de entonces, el Consejo General del Poder Judicial, como ha decidido antes en otros juzgados de este tipo de partidos judiciales más pequeños, podría amortizarlo y que deje de existir. En tal caso, la materia hipotecaria y de cláusulas suelo pasarían a dispersarse entre los juzgados de Primera Instancia de todo Navarra. Ello provocaría también que los criterios ahora asentados en el órgano judicial especializado pudieran dispersarse y que, de este modo, los ciudadanos pudieran recibir respuestas con criterios dispares para asuntos iguales.

LA EVOLUCIÓN


Primer semestre de 2021 en el juzgado especializado de cláusulas suelo de Navarra (Primera Instancia 7 bis de Pamplona). Se creó en verano de 2017 para hacer frente a esta materia.
- 1.402 asuntos ingresados (32% más que en 2019 y un 311% más que en 2020, año de la pandemia)
- 1.545 asuntos resueltos
- 1.150 asuntos en trámite (en septiembre hay ya 1.300 y en la Sección Tercera de la Audiencia quedan pendientes otros 1.000 de resolver los recursos).

Primer semestre de 2020.
- 398 asuntos ingresados
- 746 asuntos resueltos
- 1.739 asuntos en trámite

Primer semestre de 2019.
- 1.057 asuntos ingresados
- 731 asuntos resueltos
- 2.487 asuntos en trámite

Primer semestre de 2018.
- 1.143 asuntos ingresados
- 709 asuntos resueltos
- 2.230 asuntos en trámite

noticias de noticiasdenavarra