Grecia da carpetazo a la 'troika' con el cierre de la oficina del FMI

Los llamados 'hombres de negro' abandonan Atenas diez años después de su primera visita

09.01.2020 | 09:54

Bruselas - Casi una década después del primer rescate financiero a la economía griega, el Gobierno de Atenas comienza a dar por finalizada una de las etapas más oscuras de la historia reciente del país marcada por una crisis de deuda soberana que puso al borde del colapso a toda la Eurozona. Así lo pone de manifiesto el anuncio de Kyriakos Mitsotakis, primer ministro heleno, sobre el cierre de la oficina del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la capital del país.

Grecia comienza a encarar el final de una década negra. Así lo refleja el anuncio que este martes realizaba Kyriakos Mitsotakis, primer ministro heleno, sobre el cierre de la oficina del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Atenas. El jefe del Ejecutivo griego informó de la clausura, a poco más de tres meses de cumplirse el décimo aniversario de la apertura, tras una reunión en Washington con Kristalina Georgieva, presidenta de la institución financiera internacional.

"Acojo con satisfacción nuestra decisión común de cerrar la oficina del FMI en los próximos meses y seguir cooperando como país que ha salido del austero marco de supervisión del FMI", señaló el líder del partido de derechas Nueva Democracia, electo como primer ministro el pasado verano. "En los últimos seis meses (?) hemos iniciado un nuevo período de crecimiento y de reformas estructurales efectivas", añadió el mandatario griego, quien también esgrimió que "ha llegado el momento" para una discusión con sus socios de la Eurozona ya que "no hay motivo para estar limitado por estos elevados superávits primarios".

El líder griego se suma de esta manera al grupo de jefes de Estado y de Gobierno europeos que en los últimos meses vienen reclamando una revisión sobre las normas de gasto de la Unión Europea, al tiempo que fuentes de su Ejecutivo apuntan, según recoge el diario heleno ekathimerini, que esta decisión marca "el final de la crisis en el país".

crecimiento económico griego Una afirmación que parece ir en consonancia con los cálculos de las instituciones europeas, que certifican la tendencia alcista del crecimiento económico en el país heleno. Según las proyecciones económicas de otoño de la Comisión Europea, la economía griega crecería un 1,9% en 2019, aumentando hasta 2,3% en 2020 y el 2% en 2021, una cifra muy por encima del 1,2 % estimado para el conjunto de la Eurozona.

Sin embargo, esta tendencia al alza ya se venía observando en los últimos años. Durante la legislatura del Gobierno de Alexis Tsipras, líder de la formación de izquierda radical SYRIZA, la economía griega ya creció a ritmos del 1,5% en 2017 y del 1,9% en 2018. Una constante en la segunda mitad de la década que se contrapone a los primeros cinco años, bajo los Ejecutivos socialdemócrata de Yorgos Papandreu (PASOK) y también de derecha de Antonis Samaras. La destrucción de la economía helena en este primer periodo ha supuesto una pérdida del 25% del PIB nacional en esta década negra.

El frente en el que, por el momento, ningún Ejecutivo ha logrado avances especialmente significativos es en la evolución de la deuda pública, que continúa siendo la más alta de la Unión Europea y de las más altas a nivel global, situándose aún en el 177 % del Producto Interior Bruto. Unas cifras que unidas a la cifra de desempleo, que marca mínimos desde 2011 pero sigue siendo la más alta de la UE con un 16,4%, auguran aún un largo proceso de recuperación, aunque esta vez sin la supervisión más estricta del FMI.

La tercera columna de la archiconocida troika -el triunvirato económico junto a Comisión Europea y Banco Central Europeo (BCE)-, abandonará la supervisión del país heleno después de tres dramáticos programas de rescate financiero que se iniciaron en abril de 2010 con intensas medidas de ajuste y no finalizaron hasta agosto de 2018.

En total, 289.000 millones de euros bajo un férreo programa de reformas estructurales marcado por la austeridad y llevado por los hombres de negro que incendiaron las calles de Atenas y otras ciudades griegas y auparon al poder a Tsipras y Yannis Varoufakis, su polémico ministro de Finanzas.

El resto ya es historia conocida por todos. Tsipras "traicionó" la voluntad del pueblo griego al rechazar el resultado del referéndum en el que los ciudadanos helenos se negaban a aceptar las condiciones del segundo rescate a Grecia. Unas tensas negociaciones en Bruselas entre la canciller Angela Merkel y el propio Tsipras recondujeron al líder griego, que acabó claudicando ante las condiciones de la troika y, en última instancia, asegurando la pervivencia del euro en la mayor crisis desde su creación a comienzos del nuevo milenio.