Festival de Cine Ópera Prima de Tudela

‘La muerte es solo el principio’, una comedia dramática que atrae

Su director Octoel Rodríguez la presentó ayer en el Festival de Cine Ópera Prima de Tudela

10.02.2020 | 11:48
Claudia Font, actriz principal, y, Octoel Rodríguez, director de ‘La muerte es solo el principio’.

tudela - Impulsado por el resultado de unas pruebas médicas que podían acortar su vida, el realizador Octoel Rodríguez se lanzó contrarreloj a rodar su primera película La muerte es solo el principio, una comedia dramática protagonizada, de forma espléndida, por Claudia Font que, también, debuta en el cine por la puerta grande. Ambos estuvieron presentes ayer en el Festival de Cine Ópera Prima de Tudela para defender su película, sencilla, con pocos recursos pero muy fácil de ver, con grandes interpretaciones y un guión surrealista que engancha con el espectador con momentos algo tarantinianos.

La historia narra las vivencias de Laura que vive con su padre tras una ruptura matrimonial cuando, de repente, éste fallece. A partir de ese momento se empieza a tambalear su vida que ya de por sí no tenía un futuro muy halagüeño. El deseo de su padre era quedarse en su casa cuando falleciera y eso abre la comedia a un montón de situaciones, algunas imposibles, otras dramáticas, dentro de un guión sobresaliente de una historia que no sería raro que acabara representándose en teatro.

el rodaje "Estoy contento de haber hecho la película. Es la experiencia de la que estoy más satisfecho y orgulloso de todo lo que he hecho en cine. Quería una peli sencilla, pequeña, con el mínimo número de personas. No fue fácil pero me hizo sentir bien", explicó Octoel Rodríguez. Tan pequeño fue el presupuesto que solo con su dinero y el de sus hermanos logró terminar el rodaje que se realizó en Jerez en 10 días, tras haber escrito el guión en 8 semanas. "Fue un rodaje de guerrilla, que se suele decir. También es verdad que al final no está mal rodar con esa rapidez como si fuesen capítulos de una serie porque hay mucha energía en esas prisas".

Bajo el lema de que "todo final es un nuevo comienzo", la película nació como comedia, aunque su desarrollo fue torciéndose más hacia el lado dramático. "Quería hacer una comedia dramática de risas, pero al final ha ganado quizás la parte dramática al humor. Quité secuencias que eran comedia y que no me hacían sentir cómodo", explicó el realizador.

En este rodaje brilla con luz propia la protagonista, Claudia Font, que borda el papel de Laura en su primera intervención en una película, si bien es cierto que había trabajado mucho en el teatro. "Quizás ese aire de obra de teatro que tiene, el equipo tan cercano y tan pequeño, me ha ayudado en la interpretación". Font fue, desde el comienzo, la primera opción de Rodríguez, después de que la descubriera en las redes sociales, "aunque hubo un tiempo en que se me pasó por la cabeza coger a una actriz más conocida de cara a la taquilla, el papel estaba escrito pensando en Claudia", concluyó Rodríguez.

Para la actriz fue un gran esfuerzo, más físico que psicológico. "Me resultó cansado pero no difícil. Me lo pasé bien. Creo que trabajé bien el papel de Laura antes de empezar. Fue un reto a medida que pasaban los días, por tener que mantener esa energía que necesitaba, sin que el cansancio me debilitara. Eso fue lo que me pareció más complicado".

El director, más que dar al guión la clave para que la película funcione, lo atribuye a Claudia Font y Joan Carles Suau, artífices de que se puedan entrare en la casa de Laura. "Hay dos buenos actores y no creo que fuese mérito del guión. Tuve que ir quitando diálogo en los últimos días, lo que pasó es que ellos lo llevaron a su terreno pero destaca más por su talento, que por el guión en sí".

Octoel Rodríguez se proclamó seguidor de David Trueba, cuyas dos primeras novelas (que leyó con 15 años) "me marcaron, fueron clave para mí". De hecho, el cartel de la película La muerte es solo el principio es un homenaje a La buena vida, película de David Trueba que rodó en 1996. "También el guión de la película tiene guiños y frases de David Trueba" reconoció el director andaluz.

La película tiene dos finales, por lo que el público que suele levantarse rápido cuando aparecen los títulos de crédito deberá esperar un poco para ver más escenas. Para el director "la película tiene un final, lo otro es un poco un chiste, un juego. Implica lo de que todo final es un nuevo comienzo. Para mi el final es el primero". Claudia Font reconoció que hizo presión para que incluyera el segundo, "siempre es mejor algo más alegre", concluyó.

en corto

Direción y guión. Octoel Rodríguez Laboisse.

Reparto. Claudia Font, Joan Carles Suau, Ricardo Lacamara,

Rafael Nuñez, Teresa Del Olmo.

Galardón. Premio a la mejor actriz en el Calella International Film Festival 2019: Claudia Font.

Curiosidad. En una de las escenas finales al actor que hace de padre se le nota cómo parpadea cuando está muerto. El director se rió del comentario y de la observación y señaló "creo que es una de las consecuencias de rodar con tanta rapidez. No te das cuenta y tampoco hay más tiempo para repetir escenas".

Biografía. Nacido en Jerez (Cádiz) en 1979. Además de ejercer trabajos de diversa índole fuera del mundo cinematográfico "para sobrevivir", dentro del cine, ha colaborado en un buen número de cortometrajes como ayudante de dirección, editor y, a

veces, guionista.

la protagonista

Claudia font "De laura Me gustaba su fuerza, más allá de la imagen que tiene de no enfrentarse a las cosas, yo creo que en realidad ella tenía una raíz muy poderosa y fuerte"