Natalie Wood, fin al misterio

05.05.2020 | 00:42
Natalie Wood murió ahogada en extrañas circunstancias en noviembre de 1981.

La hija de la inolvidable actriz cuenta en un documental de HBO los entresijos que rodearon la muerte de su madre hace ahora 39 años

Con papeles inolvidables en películas como Rebelde sin causa o West Side Story, que le valieron tres nominaciones a los premios Oscar, Natalie Wood murió ahogada, en 1981, a los 43 años. A la estrella de Hollywood le encantaba embarcarse junto a su marido, el actor Robert Wagner, en el Splendor, un yate de 16 metros de eslora que habían llamado así por una de las películas más recordadas de Wood, Esplendor en la hierba.

En el último viaje, a Natalie Wood y Robert Wagner los acompañaban el capitán del barco, Dennis Davern, y el actor Christopher Walken, con quien Wood estaba trabajando en Proyecto Brainstorm, el filme que no llegó a ver estrenado. La noche del domingo 29 de noviembre de aquel año se produjo a bordo del Splendor una discusión entre Walken y Wagner, con la actriz como protagonista involuntaria. El compañero de elenco creía que Natalie debía recuperar las riendas de su carrera, tras una década en la que había dejado algunos trabajos para dedicarse a su familia.

Su muerte siempre fue un misterio y el documental Natalie Wood: entre bambalinas, que se estrena el día 12 por HBO, llega para reavivar el interés por este asunto. Es un proyecto impulsado por Natasha Gregson-Wagner, hija mayor de la actriz y el productor Richard Gregson.

En el documental se cuenta que en ese viaje todos habían tomado alcohol y el tono de la conversación se elevó. Wood decidió que era mejor irse a dormir. Walken y Wagner se quedaron hablando y la tensión entre ambos se aflojó. Fueron las últimas personas que vieron a Natalie con vida. A la mañana siguiente, a casi dos kilómetros de distancia del barco, apareció su cadáver. La noticia dio la vuelta al mundo. A pesar de que el informe forense dictaminó que había sido una muerte accidental, también marcó el inicio de una "leyenda negra" que se mantiene viva casi cuatro décadas después.

reabrir el caso En 2011, Dennis Davern, el capitán del Splendor, hizo que se reabriera el caso cuando cambió su versión inicial de los hechos. Aseguraba que Wagner lo había forzado a mentir y a ocultar información sobre lo que había sucedido aquella noche. Según Davern, había sido el marido de Natalie, en un ataque de celos, el responsable de su muerte.

Lana Wood, hermana de la actriz, también suscribe esa teoría y en los últimos años señaló a su cuñado como el principal sospechoso. Hace dos años, investigadores del departamento de policía de Los Ángeles pidieron interrogar de nuevo al actor para determinar su posible participación en los hechos.

Sus padres se divorciaron en buenos términos cuando ella tenía apenas dos años y se crió junto a Robert Wagner. "Para diferenciarlos, mi madre me dijo que tenía un papá Gregson y un papá Wagner, explica al inicio del filme dirigido por Laurent Bouzereau.

Natasha, que también es actriz y trabajó en películas como Alta fidelidad, tenía 11 años cuando perdió a su madre. "Su muerte es seguramente lo que más me ha marcado. Me he pasado el resto de mi vida tratando de asumirlo, haciendo terapia desde el instante que murió hasta que tuve 30 años", dice.

Y agrega: "Se ha hablado tanto de cómo falleció mi madre que eso eclipsó quién era como persona". "Era un producto del sistema de estudios: llegaba por la mañana, se sabía sus frases y trabajaba todo el día", asegura el actor Richard Benjamin en el documental, sobre lo rápido que Wood interiorizó las reglas a seguir en el mundo del espectáculo.