La Oreja de Van Gogh publica su trabajo “más crudo y honesto”

‘Un susurro en la tormenta’ es el nombre que recibe su nuevo álbum, con colores más ocuros y melancólicos

19.09.2020 | 01:18
Los integrantes del grupo La Oreja de Van Gogh. Foto: Efe

madrid – Algo ha cambiado sustancialmente en la paleta de La Oreja de Van Gogh, pues en su último disco, Un susurro en la tormenta, abundan colores otoñales, más oscuros y melancólicos para, desde una perspectiva más madura, redibujar el ensueño del amor eterno e ideal. "No es que estas sean las canciones más personales de LODVG, porque todas siempre lo han sido, pero sí pueden ser las más crudas y honestas, también las más autobiográficas", reconoce Pablo Benegas.

Tras el anticipo de Abrázame, que ya puso en antecedentes a sus seguidores sobre los cambios, otro de los cortes más emocionantes es "Durante una mirada", tema que nació en la cabeza de Xabi San Martín como un dueto entre dos examantes que nunca se atrevieron a llevar su historia más allá y que se reencuentran años después embarcados en vidas más asentadas, también más aburridas. "Respecto a la nostalgia, el cerebro es muy rápido, pero el corazón tiene la torpeza de un elefante y por mucho que te empeñes en comprender todo, tarda años en alinearse con el coco. Eso hace que existan las canciones de amor", considera su autor, que canta el tema junto a Leire Martínez.

El título de Un susurro en la tormenta (Sony Music) para su octavo disco de estudio y sucesor de El planeta imaginario (2016) "tiene mucho que ver con el contenido de estas canciones, que aluden a la complejidad del día a día en la madurez" y a esas voces que se hacen escuchar en el fragor del temporal, a veces la de la propia conciencia. Instrumentalmente puede decirse que es este un trabajo más clásico, con más piano que sintetizadores o, como los llaman ellos, esos "ruidos de marcianitos o tirurirus" que suele imprimir San Martín y que son marca de la casa. "Cuando mis compañeros escuchan un sintetizador se asustan", bromea él, antes de reconocer que esta vez las composiciones lo pedían así, "un sonido casi insolentemente clásico", aunque con algunas novedades técnicas, pues es la primera vez que han grabado una canción tocando todos a la vez y sin edición final. Se incluyen otros elementos curiosos como banjos y arreglos que dotan por ejemplo al tema Como un par de girasoles de ecos de "spaguetti western", una osadía –confiesan– que sobrevino trabajando en el estudio de madrugada tras varias cervezas. "Y como funcionaba, se quedó".

Cada vez afinan más el tiro al componer y han desechado muy poco material en este trabajo de once cortes. Para quienes gustan de su vertiente más vívida, hay que esperar a la segunda mitad del disco para escuchar piezas como Me voy de fiesta, en las que sus protagonistas no ceden al ostracismo. "Seguimos planteando los discos como un concepto global que se escucha en orden desde el primer corte hasta el último, cada canción tiene su lugar por algo", considera Martínez.