caza y pesca

La Federación de Caza cuestiona que declaren la perdiz roja como especie "casi amenazada"

Critican la insistencia de colectivos por incluirla en la lista roja de conservación de la naturaleza para suspender la caza

27.12.2020 | 00:20
Arriba, perdices, en Corella. A la izquierda, dibujo de una perdiz roja. Foto: cedida

pamplona – Las pretensiones de acabar con la caza de los colectivos animalistas han vuelto a superar al auténtico ánimo de conseguir la conservación de las aves, a juzgar por la metodología que ha empleado SEO/BirdLife para conseguir la catalogación de la perdiz roja como especie "casi amenazada". Así lo asegura la Real Federación Española de Caza, que se hace eco del análisis de dos profesores universitarios y que argumenta que esta asociación no busca establecer planes de conservación enfocados a corregir los factores ecológicos negativos que afectan a esta especie, sino que su hoja de ruta solo pasa por tratar de que la perdiz roja sea declara como "especie vulnerable", lo que supondría la prohibición total de su caza.

Para los catedráticos Jesús Nadal (Universidad de Lérida) y Sebastián Hidalgo de Trucios (Universidad de Extremadura), la clasificación de la perdiz roja como "casi amenazada" en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (entidad cuyas decisiones adopta después la Comisión Europea) posee importantes implicaciones legales. En síntesis, es la antesala a su reconocimiento como vulnerable, lo que implicaría la suspensión de su caza. Un hecho que conllevaría repercusiones muy relevantes de tipo ecológico, económico y social para el mundo rural, especialmente para las provincias más despobladas de la España vaciada.

Sin embargo, el aspecto más hiriente para el sector cinegético es que esta declaración no tiene soporte científico alguno. "Los métodos de censo usados por SEO no son adecuados para evaluar el estado de conservación de la perdiz roja; las fechas y el muestreo no son representativos; los datos no enseñan la realidad de la especie; y la interpretación que hacen de esa información sesgada lleva a conclusiones erróneas", alertan los dos profesores, que aseguran que la etiqueta que se ha puesto a la perdiz roja "está aislada, no tiene historia real ni contexto social, económico o cultural".

A su juicio, más allá de compartir la visión acerca de la crisis de biodiversidad que padece el planeta y sus efectos sobre la vida silvestre, resulta innegable el esfuerzo que se realiza en los cotos para contrarrestar las consecuencias de este cambio global en la coyuntura animal, y las iniciativas que ejecutan los cazadores para conseguir la conservación y un aprovechamiento sostenible de las especies.

Navarra, sin ir más lejos, es un claro ejemplo de ello. La Federación Navarra de Caza ha desarrollado durante este año un exitoso proyecto que busca el aumento de la población de aves esteparias. A través de un acuerdo con un agricultor de Corella, la entidad, con la colaboración de la Oficina Nacional de la Caza y el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno foral, logró que en varias bandas de tierra se adaptara el cultivo para mejorar las poblaciones de especies como el alcaraván, el sisón, la alondra, la calandria, la ganga, la ortega o, precisamente, la perdiz.

Frente a este trabajo, la estrategia de la SEO va a conseguir que se vaya a perder toda la gestión que los cotos ejecutan para recuperar y mantener las poblaciones de perdiz roja silvestre, sin olvidar que esta función beneficia además a otras muchas especies emblemáticas no cinegéticas. "No parece que colocar etiquetas que solo buscan el rédito económico y político sea la solución para cooperar y gestionar la conservación de la naturaleza", aducen Nadal e Hidalgo de Trucios.

En este sentido, conviene recordar que los planes de ordenación cinegética, los planes técnicos anuales de caza y los proyectos de mejora de la gestión cinegética actúan con una regulación de las capturas y un control del furtivismo y de los depredadores, además de que intentan con sus actividades sostenibles contrarrestar los daños del cambio global (parcelas para la fauna silvestre, bebederos, franjas sin cosechar, repoblaciones de vegetación natural, etc.) y apoyar al mundo rural.

De hecho, en los cotos de caza gestionados de acuerdo con la legalidad sucede todo lo contrario a la proyección negativa de la SEO, ya que en ellos se están recuperando las poblaciones de perdiz hasta donde la calidad del hábitat y el control de depredadores lo permiten. En contraposición con esta situación, las poblaciones de perdiz sí que están en declive generalizado en los espacios naturales protegidos, debido al impacto de la depredación, ya que existe abundancia del gato asilvestrado, la rata, el zorro y el jabalí.

Los dos catedráticos subrayan que la existencia de fincas conservadas para mantener la perdiz roja silvestre y la producción de la biodiversidad son un importante ejemplo que debe ser protegido, reconocido y subvencionado como un modelo de gestión del territorio. "Estos espacios son reservas naturales que garantizan la conservación de la especie frente a la demanda de producción agrícola intensiva y agresiva con la naturaleza para generar alimentos y materias primas para el hombre", resaltan.

En esa labor de conservación, "es imprescindible actuar sobre los factores ecológicos causantes del declive, suprimirlos o atenuarlos. Y esta gestión solo puede ser aplicada por los propietarios y gestores cinegéticos, que son los que tienen capacidad de actuar en el campo", concluyen.