Caza y pesca

Los cazadores piden a Navarra que defienda su caza social y deportiva ante el Gobierno central

La Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural se reunió esta semana para analizar la Estrategia Nacional de Gestión Cinegética

27.02.2022 | 00:51
Javier, de rodillas acariciando a sus perros. Patxi, de pie, dándoles de beber a sus perros en una jornada de caza. Foto: FNC

En una misiva urgente enviada el pasado lunes a la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, la Federación Navarra de Caza (FNC) reclamó al Gobierno foral que no refrendara el borrador de la Estrategia Nacional de Gestión Cinegética que había puesto sobre la mesa el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). La urgencia era máxima, puesto que, esta misma semana, el citado departamento se reunió con las demás comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, una cita programada para debatir la idoneidad de unas consideraciones sobre la caza en España que, pese a no constituir normas de obligado cumplimiento, sí que pueden orientar la dirección que tomarán después los gobiernos regionales. Y las razones que expone la FNC para rechazarla son claras: se trata de unos fundamentos que se alinean con la gestión cinegética de algunas partes de España, pero que desoyen completamente las particularidades de la caza en Navarra, donde priman los aspectos sociales y deportivos. Tras el período de consulta pública del borrador de esta estrategia nacional (del 5 de enero al pasado 2 de febrero), las comunidades tienen la puerta abierta para adoptar estas recomendaciones, que no normativas, siempre que las estimen relevantes y oportunas para la gestión cinegética de sus respectivas regiones.

Precisamente, en ese punto es en el que los cazadores navarros, y su entidad portavoz, la FNC, recuerdan al Gobierno foral que su adopción ocasionará sin ningún género de dudas importantes y dañinas consecuencias no solo al sector cinegético, sino también a otros cuya evolución va íntimamente ligada, como el agrícola o el ganadero. Todo ello, sin olvidar el impacto medioambiental que, asimismo, repercutirá en la naturaleza de Navarra.

La entidad que agrupa a los cazadores navarros subrayó en su aviso al Ejecutivo foral que la estrategia nacional producirá, en la práctica, más problemas que soluciones a la caza en la región. No hay que olvidar que, como se recoge en los principios rectores de la citada estrategia, cada comunidad autónoma ha desarrollado un modelo de caza acorde con su realidad territorial y que ha sido asumido y amparado por su propio sector cinegético. Por tanto, el documento del MAPA podría suponer una importantísima invasión competencial.

"La caza en Navarra -expone la FNC- es referente a nivel nacional en la regulación de poblaciones naturales desde una gestión cinegética eminentemente socio-deportiva, y esto ha sido posible gracias a la estrecha cooperación entre la federación y los cazadores". El efecto directo de este modelo es que se acentúa el acervo cultural ligado a la caza entre las generaciones más jóvenes, por lo que se garantiza el acceso a la práctica cinegética a todos los cazadores, independientemente de su poder adquisitivo y poniendo a su disposición una serie de acotados que suelen estar gestionados por asociaciones de cazadores, clubes deportivos o ayuntamientos. "En este modelo de caza social y deportiva, las sociedades realizan un incuestionable papel ambiental mediante el establecimiento de distintas medidas de gestión, como el límite de capturas, la fijación de franjas horarias, el control de los predadores o la realización de proyectos de mejora del hábitat", destaca la FNC.

En la redacción de la Estrategia Nacional de Gestión Cinegética, la participación de las federaciones de caza del país fue mínima y, por otro lado, se plantean nuevas obligaciones que, a juicio del sector en la Comunidad foral, son contrarias a los intereses de la caza social propia de Navarra. Un ejemplo de este carácter antagónico lo constituye la implantación de la certificación de calidad en los acotados, ya que sus costes son muy elevados y, sin embargo, sus beneficios en la gestión son mínimos.

La FNC traslada también al Gobierno de Navarra que una de las herramientas fundamentales para la correcta gestión cinegética en la comunidad son los planes de ordenación cinegética y las órdenes anuales de vedas, que son fruto del consenso del Consejo de Caza y que permiten adaptar la normativa, de forma eficaz, a las nuevas situaciones que plantean las biologías de las especies cinegéticas. Especialmente, en el control de las poblaciones sobreabundantes y en la prevención de los daños y los perjuicios agrícolas, ganaderos, sanitarios, de seguridad pública o de conservación ambiental. No obstante, la estrategia, nuevamente, arremete contra esta operatividad, ya que sus recomendaciones ralentizarían los procesos y darían soporte a un mayor número de recursos judiciales a las citadas órdenes. La esencia de estas contradicciones es que la estrategia nacional se basa en criterios de gestión que son aplicables a fincas de caza valladas, y no a terrenos naturales como los existentes en Navarra.

En opinión de los cazadores navarros, la singularidad de la gestión cinegética en la Comunidad foral convierte en fortalezas lo que en otros lugares de España son debilidades. A saber: el control del número de capturas mediante aplicaciones específicas y tarjetas de cupos; la calidad de los censos y estimas poblaciones, que son referencia a nivel nacional; o el bajo riesgo de introducción de enfermedades animales, ya que no están permitidas las repoblaciones y, además, se llevan a cabo, promovidos por el Gobierno de Navarra y la FNC, cursos de cazador formado en sanidad animal.

Como último punto a resaltar, la FNC explicita que un ejemplo más de lo ajena y lejana que es la estrategia nacional a la caza en Navarra es que ni se cita ni se reconoce en su redacción la importancia de la caza con hurón para el control del conejo silvestre. Se trata de uno de los mayores problemas asociados a la gestión cinegética de la Comunidad foral, tal y como demostró el reciente estudio Evaluación de la importancia del control de los daños agrícolas mediante la caza de conejo con hurón, realizado por la FNC y la Universidad de Castilla-La Mancha y que cifró en pérdidas millonarias el impacto que las medidas en contra de esta tipología de caza tendrá en el sector agrícola.

noticias de noticiasdenavarra