Joseba creyó hasta el final

Insistencia | El Txantrea no se rindió y logró el empate en el 91’

07.02.2020 | 18:38
Un jugador del Txantrea y otro del San Juan pugnan por un balón.

Txantrea1

San Juan1

TXANTREA Rubén, Echeverría, Guembe, Gordo, Cariñanos (Beñat, m.69), Bacaicoa, Manero (Izura, m.77), Cemboráin (Julen, m.51), Joseba, Izco, Elizalde.

SAN JUAN Sola, Foncillas, Ezcurra, Lacomba, Iriarte, Eneko (Ibai, m.60), Huarte, Lalinde, Salinas (Galdeano, m.77), Adot (Ibai, m.87), Lezáun.

Goles 0-1, m. 38: Salinas. 1-1, m. 91: Joseba.

Árbitro David Lozano Gutiérrez, asistido por Crespo y Cornago. Amonestó a los locales Guembe, Cariñanos, Beñat e Izura y a los visitantes Huarte y Adot.

Estadio Txantrea. Unos 200 espectadores.

txantrea - Txantrea y San Juan empataron a uno en un partido en el que los locales tiraron de casta y lograron igualar en el minuto 91 el tanto inicial de Salinas.

El partido comenzó flojo, carente de ritmo y con los locales concatenando errores defensivos que permitían al San Juan, que ejerció una presión muy alta e intensa, robar y salir con peligro al contragolpe. Poco a poco el Txantrea se repuso y Elizalde estuvo apunto de marcar tras una gran acción individual, pero cruzó demasiado su disparo.

Precisamente cuando mejor estaban los locales, llegó el gol de Salinas, tras un jugadón al que precedió un nuevo despiste defensivo de la zaga txantreana. El delantero del San Juan recorta a un defensor dentro del área y su disparo se cuela entre las piernas de Rubén.

En la segunda mitad los locales mejoraron su imagen y desplegaron coraje, garra e intensidad. Remaban contracorriente, por el tanto inicial de Salinas y por la desafortunada actuación del trencilla, que no vio dos penaltis en el área del San Juan.

El empate llegó con épica y a la desesperada, pero con calidad. Tras una jugada embarullada en el área, y rodeado de defensores, Joseba recogió la bola y la introdujo en la portería visitante con un soberbio taconazo. Sin conformarse con el empate, los locales empujaron más que nunca tras el gol, aunque era demasiado tarde. El partido mostró un Txantrea de dos caras, frágil en la primera mitad y correoso en la segunda. - Marcos Ondarra