El fútbol femenino se va a la huelga

Las futbolistas de Primera Iberdrola paran ante la falta de acuerdo entre la ACFF y los sindicatos sobre su primer convenio

10.02.2020 | 08:59
Las futbolistas han decidido parar hasta que no haya un convenio colectivo para el fútbol femenino

MADRID. Las jugadoras de la Primera Iberdrola, la Primera División del fútbol femenino español, han anunciado este martes la convocatoria de una huelga, sin fecha fijada aún, como respuesta a la actual situación de bloqueo por parte de la Asociación de Clubs (ACFF) para la firma del primer Convenio Colectivo del colectivo.

"Vamos a la huelga", sentenció la portavoz de las jugadoras, la futbolista del Athletic Club Ainhoa Tirapu, flanqueada por el presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), David Aganzo, y una amplia representación de las más de 180 jugadoras que celebraron una Asamblea en el hotel Eurostars Madrid Tower de Madrid.

La AFE citó este martes a las jugadoras de la Primera Iberdrola para celebrar una asamblea informativa sobre el Convenio Colectivo y las medidas a adoptar por el actual estado de bloqueo en las negociaciones para este histórico documento, solicitado desde hace mucho tiempo por el fútbol femenino.

Las negociaciones para la puesta en marcha de este convenio comenzaron ya a finales del 2018, pero tras más de una decena de reuniones, no se ha llegado todavía a un acuerdo y finalmente las futbolistas de Primera han optado por acudir a la huelga en señal de protesta.

En este sentido, esta Asamblea aprobó, con un 93 por ciento de apoyo, llevar a cabo "movilizaciones" por parte de las jugadoras de la Primera Iberdrola para "desbloquear" el convenio colectivo después de 13 meses "sin alcanzar un acuerdo".

Ainhoa Tirapu confesó que una decisión "dura", pero lo que están pidiendo las jugadoras "son unos mínimos". "Es duro llegar a esta situación, pero lo que nos une es considerar unas condiciones mínimas que las jugadoras tenían que tener. Hemos marcado unas líneas rojas, las hemos rebajado y entendemos que el siguiente paso es éste. Nosotras estamos allanando el camino a las que vienen por detrás", apuntó la portavoz.

David Aganzo precisó que iniciarán el proceso para la convocatoria de huelga e informó de en qué jornada se convoca el paro. "Llevamos más de 18 reuniones con la Asociación de Clubs. Hemos tenido nuestras idas y venidas, pero nuestras compañeras necesitan un Convenio de Igualdad, digno, donde se reconozcan lo que hacen en el deporte. En el siglo XXI nos merecemos un respeto hacia la mujer", indicó.

Aganzo destacó que las jugadoras son "de Primera División" y que tan sólo reclaman unos derechos esenciales. "Estas futbolistas están disputando Mundiales y se nos llena la boca. A nivel de la liga están mejorando y tienen que tener esa mejora de derechos como trabajadoras", manifestó el presidente del sindicato.

No obstante, la portavoz de las jugadoras confían en "llegar a un acuerdo en algún momento", pero que tenían que "adoptar medidas más drásticas". "Se habían estancado la negociaciones; es el momento del fútbol femenino y de luchar por un futuro mejor para el resto de compañeras", destacó.

Entre los puntos innegociables con la patronal está la consideración de jugadoras a tiempo completo, y no parcial como pretenden los clubs. "Marcamos unas líneas rojas, pero en lo que no estamos de acuerdo es la jornada parcial. Entendemos que somos futbolistas el cien por cien de nuestro tiempo. Cuando vamos a entrenar somos futbolistas y cuando estamos disponibles para el club para eventos. Aún así pedíamos el 75 por ciento de la jornada, pero no hemos llegado a un acuerdo. Los clubs nos ofrecen el 50 por ciento", desveló.

La jugadora del Athletic denunció que muchas compañeras llevan muchos años jugando, pero apenas han cotizado. "Cuando hablamos de jornada parcial no solo hablamos de dinero, vamos mucho más allá", subrayó Tirapu en nombre de las jugadoras de Primera.

Acerca de la reunión prevista para el próximo 6 de noviembre convocada por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Aganzo se felicitó por la iniciativa. "En defensa de nuestras compañeras estaremos dónde se nos convoque. Pero un convenio es una cuestión de una patronal y sindicato. Necesitamos una federación que apueste por el fútbol femenino, pero el convenio es cosa de patronal y sindicato", remarcó el presidente de AFE.

¿QUÉ PIDEN LAS FUTBOLISTAS?

- La parcialidad. La duración de la jornada es el principal escollo en la negociación. Los clubes ofrecen una jornada mínima de 20 horas semanales. Los sindicatos rebajaron su petición a 30 horas semanales, un 75% de la jornada completa de 8 horas diarias.

- La vigencia. Los sindicatos proponen que el convenio tenga una vigencia de 1 año, con carácter retroactivo, desde el 1 de julio de 2019 al 30 de junio de 2020.

- Salario mínimo. Sin ser el principal reclamo de las futbolistas, éstas piden 20.000 euros brutos anuales para una jornada de 40 horas semanales. La patronal ofrece 13.000.

- Revisión salarial. Los sindicatos proponen pactar un incremento salarial para todas las retribuciones y conceptos salariales equivalente a un 10 por ciento anual.

- Plus de antigüedad. Por cada dos años de permanencia en el mismo club, y con importe equivalente al 5 por ciento del salario mínimo fijado en este convenio o el fijado en su caso en contrato.

- Inclusión del protocolo para la prevención y actuación contra el acoso.

- Inclusión del protocolo de embarazo, maternidad y lactancia aportado por AFE.

- Ayudas a la maternidad, de 600 euros.

- Complemento salarial por Incapacidad Temporal, sea cual sea la contingencia, al 100 por cien del salario durante todo el período de baja.

- Vacaciones. 30 días naturales de los cuales 21 días de vacaciones de verano serían consecutivos, manteniendo los días de descanso adicionales en Navidad igual, que en el Convenio Colectivo masculino.

- Cobertura a través de una póliza de seguros de las contingencias de muerte o incapacidad permanente que le impida desarrollar la actividad de futbolista por importe de 60.000 euros en caso de muerte y 90.000  en caso de incapacidad permanente en sus grados de total, absoluta o gran invalidez.