ÚLTIMA HORA
VW Navarra presenta un calendario laboral de 209 días y podrá prolongar el ERTE

El Egüés gana y convence

GRUPO A / GRAN PARTIDO PARA LOS VISITANTES ANTE EL ITAROA HUARTE

01.11.2020 | 00:56
Marco Unzué controla el esférico ante la atenta mirada de Joel. Foto: Unai Beroiz

Itaroa Huarte0

Valle de Egüés2

ITAROA HUARTE Íñigo, Olóriz, Adur, Julen, Txusti (Amaiur, min.80), Iñaki (Ander, min.80), Marco (Iñaki, min.58), Julen, Javi, Nico (Jon, min.69), Jontxu (Jorge, min.69).

VALLE DE EGÜÉS Larumbe, Niko (Xabi, min.80), Bladimuir, Julen (Casado, min.65), Mark /Zuazu, min.65), Barbarin, Aitor, Pedreño, Zuazu, Asier (Calvo, min.60), Joel.

Goles 0-1, min.1; Mark. 0-2, min.87; Casado.

Árbitro Martín Georgiev Blagoev. Amonestó a Mark por parte de los visitantes ya los locales Jorge, Julen, Marco, Iñaki, Txusti y Adur.

Estadio Areta.

HUARTE – Ni un minuto de reloj hubo que esperar en Areta para que llegase el primer gol del encuentro para los visitantes. Convertía el delantero Mark, que fue un dolor de muelas para la zaga rival, tras un error en la salida de balón que le dejaba solo ante la portería. Tras el batacazo inicial, los azulones intentaban proponer juego ante un Valle de Egüés que dio una lección de fútbol sólido, serio y contundente. El Huarte, sin embargo, cuajaba un partido intermitente, con destellos de fútbol pero desafortunado en la faceta del juego sin balón. Se consumía una primera parte que transcurría sin incidencias trascendentes, para dar paso a un segundo acto en el que los de casa salían muy intensos y algo más cómodos sobre el verde.

Llegaba así la ocasión más clamorosa del encuentro para el Huarte, cuando en el minuto 58 Jontxu chutaba a puerta vacía tras una fatal salida del portero visitante. El disparo fue despejado bajo palos por la defensa del Egüés.

Encontraban oxígeno los de casa con los cambios, que comenzaban a sentirse algo más cómodos, tejiendo buenas jugadas pero faltos de ese pase final que marca las diferencias. No era suficiente el arreón de los locales, pues en el minuto 87 llegaba el segundo caracol del Valle de Egüés, materializado por el joven Casado, que se zafaba del guardameta para tirar a placer.