¿Por qué el Camp Nou fue alemán? La "vergüenza" de Joan Laporta y el enfado de Xavi Hernández

Xavi: "El ambiente ha sido decepcionante, pero no es excusa porque no hemos cumplido" - El entrenador del FC Barcelona lamentó la "fatídica noche" que ha vivido el cuadro azulgrana tras caer en la Liga Europa ante el Eintracht

15.04.2022 | 09:57
Los jugadores del Eintracht celebran con sus aficionados el pase del equipo alemán a las semifinales de la Liga Europa

El entrenador del FC Barcelona, Xavi Hernández, lamentó la "fatídica noche" que ha vivido el cuadro azulgrana tras caer eliminados de la Liga Europa ante un Eintracht respaldado por miles de aficionados en el Camp Nou, con un ambiente "depecionante" para el técnico, aunque "no es excusa" por el "mal juego" realizado.

"Ha sido una noche para aprender, una noche fatídica, porque teníamos esperanzas, creo que es el camino. Estoy decepcionado con el ambiente, es un error nuestro como club. Hoy esperábamos que la afición nos apoyase, pero parecía un partido de una final", admitió Xavi en rueda de prensa tras la derrota 2-3.

El Camp Nou fue alemán porque los aficionados del equipo rival aprovecharon las vacaciones de Semana Santa y que había 26.238 abonados que habían congelado su acceso a su asiento al estadio al inicio de esta temporada debido a la pandemia. Estaba anunciado y previsto, pero el Barça no supo como detener esa invasión alemana. En la grada alta se instalaron 5.000 seguidores del Eintracht, los que regula la UEFA, que permite el 5% del aforo del estadio. Luego, poco a poco, esa mancha blanca se fue extendiendo por la tribuna principal, los laterales y hasta la tercer gradería completando una imagen nunca vista en el Camp Nou, donde el Barça jugó como si fuera un equipo visitante.

El entrenador azulgrana lamentó la "mala eliminatoria" pese a tirar de orgullo en los últimos minutos y quedarse a un gol de la prórroga. "Necesitábamos un ambiente ensordecedor y no lo hemos tenido. No hemos cumplido y nos ha salido todo en contra", admitió.

"El problema ha sido más futbolístico, hemos tenido el control del partido en cuanto a la posesión, pero no lo hemos sabido aprovechar. Ha sido una noche para aprender porque teníamos esperanzas", expresó el de Terrassa, quien pese la derrota destacó que "es el camino a seguir".

Sobre el tropiezo, Xavi apuntó que los goles en contra han sido "más demérito" de los culés que "mérito" del Eintracht. "No hemos controlado el partido en las pérdidas, como en el segundo gol, el penalti es un error. De los errores se aprende dicen, pues hoy toca ser autocríticos, no hemos hecho buen partido ni buena eliminatoria, por eso estamos fuera", añadió.

Preguntado por el ambiente y los miles de aficionados alemanes en el fortín culé, Xavi explicó que se trata de un error de cálculo. "Jugando en casa no nos puede llegar a pasar esto. Agradecer a los culés que han venido. Queremos saber desde el vestuario que ha pasado, que nos den una explicación", admitió sorprendido.

"Hemos intentado enfocarnos en el partido y no hemos estado bien. Pero en el campo tampoco hemos competido bien. Aceptamos la derrota y felicitamos al Eintracht", zanjó sobre el tema.

Una vez eliminados de la 'Europa League', el técnico destacó la fortaleza del equipo y los siguientes pasos a seguir. "A partir de mañana ya a pensar en el Cádiz. Lo hemos intentado. Es fútbol. Esto no para y tenemos que seguir creyendo en lo que estamos haciendo, pero tenemos que ser constantes", dijo.

Laporta: "Como culé me siento avergonzado, tomaremos medidas"

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, se sintió "avergonzado" al ver la grada del Camp Nou repleta de seguidores del Eintracht de Frankfurt con camisetas de color blanco y aseguró que tomarán "medidas" para que no vuelve a suceder, además de lamentar la eliminación del equipo tras caer en casa 2-3.

"No hemos podido ganar y hay que aceptarlo. En el fútbol suceden situaciones así. Ahora estamos tristes y enfadados, pero hemos de seguir adelante y luchar por la Liga", manifestó Laporta en declaraciones a Barca TV, donde dejó claro su malestar por la situación vivida en las gradas este jueves.

"No podemos evitar determinadas situaciones, pero a partir de ahora habrá que ser más estrictos. No permitir situaciones que se han hecho a lo largo de toda la historia. Tenemos la información de seguridad y ticketing. Todo apunta a unas situaciones que no deberían haberse producido", señaló.

"Como culé me siento avergonzado de ver tantos aficionados del rival y menos de los nuestros. Tomaremos medidas y explicaremos esas medidas. Hoy he sentido vergüenza y lamento lo ocurrido. No se puede volver a repetir, es indignante y vergonzoso", añadió el máximo responsable de la entidad blaugrana.

Además, Laporta se mostró de acuerdo con las palabras del entrenador Xavi Hernández, que fueron en el mismo sentido. "Entiendo lo que ha dicho Xavi. Tiene toda la razón. Nos ha pasado a todos los culés que hemos venido al partido", comentó.

"Por ciertas circunstancias que tenemos ya estudiadas a raíz de la información que ha llegado al club, tomaremos las medidas para que no vuelva a suceder, porque ha sido muy grave", insistió Laporta.

El Barça asegura que no vendió entradas directamente a aficionados alemanes

La vicepresidenta del área institucional del Barcelona, Maria Elena Fort, aseguró que el club azulgrana "no vendió directamente" entradas a los aficionados del Eintracht.

En declaraciones a la emisora de radio RAC1, la directiva de la entidad azulgrana pidió disculpas a los socios que acudieron al partido y aseveró que el club está analizando "qué ha fallado" para que lo sucedido contra el equipo alemán no se vuelva repetir en el futuro.

Siguiendo la normativa de la UEFA, el Barcelona envió al club alemán las 5.000 entradas que correspondían al 5% del aforo del Camp Nou. El Eintracht recibió más peticiones que boletos disponibles para presenciar el encuentro y un 'marea' de aficionados viajó a Barcelona teóricamente sin entradas.

Ante la multitudinaria presencia de seguidores alemanes en Barcelona, la entidad cerró el pasado miércoles la venta de entradas en las taquillas del Camp Nou para evitar que la afición rival las comprara.

Pero el templo azulgrana se llenó finalmente de aficionados del Eintracht, entre 25.000 y 27.000 del total de 79.468 espectadores que asistieron al partido, según los cálculos que maneja el Barcelona.

El club puso a la venta para este partido los más de 25.000 boletos correspondientes a los socios que este curso se acogieron a un año de excedencia del abono, a los que se sumaron las localidades que los abonados liberaron gratuitamente antes del partido.

Una medida esta última que el club aprobó la semana pasada para "maximizar el apoyo al equipo y generar nuevos ingresos" con vistas a los últimos partidos del curso.

Las entradas disponibles, según Fort, se vendieron telemáticamente y "desde el minuto cero" se bloquearon tanto direcciones IP como tarjetas de crédito alemanas, algo habitual en los partidos europeos para evitar precisamente lo que sucedió ante el Eintracht Fráncfort.

"Desde el minuto cero el Barça puso los controles. El Barça directamente no ha vendido entradas a Alemania", insistió la directiva de la entidad.

El Barcelona está investigando el " circuito" para que estas entradas acabaran en manos de aficionados del Eintracht, que celebraron en masa la clasificación de su equipo para las semifinales de la Liga Europa.

Según Fort, una de las hipótesis es que empresas de reventa de entradas compraran los boletos con tarjetas de crédito españolas y las vendieran a los seguidores germanos.

Con todo, el club descarta que el agujero lo causaran los tour operadores que habitualmente venden entradas a turistas: "Desde hace años el Barça trabaja con tour operadores oficiales pero tienen un paquete de entradas reducido. Tenemos que analizar qué ha pasado con las entradas 'on-line', quién las ha comprado y por qué han llegado a los alemanes".

Para evitar que en el futuro se pueda repetir una situación similar, Fort no descartó que el club obligue a que los boletos sean nominales, si bien puntualizó que se estudiarán todas las opciones que, según avisó, pueden ser "drásticas".

En este sentido, admitió que a nivel de seguridad fue "difícil" controlar a los seguidores alemanes porque estaban repartidos por todo el estadio.

"Vimos que una parte de esta afición tuvo un comportamiento incívico", lamentó la directiva, quien denunció que a algunos socios del Barça les tiraron cerveza y recibieron escupitajos por parte de aficionados alemanes.
noticias de noticiasdenavarra