ÚLTIMA HORA
Volkswagen y los sindicatos UGT, CCOO, ELA y CCP pactan el calendario laboral para 2021

La Piel del camaleón

Parejas Danel Elezkano y Beñat Rezusta, sin fisura alguna, alcanzan con holgura su primer punto de las semifinales, frente a Víctor-Albisu en el Labrit

08.02.2020 | 23:53
Elezkano rescata una pelota imposible en el duelo de ayer.

Elezkano II-Rezusta22

Víctor-Albisu12

Duración: 62:57 minutos de juego.

Saques: 2 de Elezkano II (tantos 2 y 10) y 1 de Víctor (tanto 12).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 528 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 10 de Elezkano II, 1 de Rezusta, 4 de Víctor y 4 de Albisu.

Errores: 1 de Elezkano II, 2 de Rezusta, 4 de Víctor y 5 de Albisu.

Marcador: 1-0, 2-0, 2-2, 2-5, 5-5, 6-5, 6-6, 10-6, 10-7, 12-7, 12-8, 14-8, 14-10, 21-10, 21-12 y 22-12.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 70 a favor de Elezkano II-Rezusta.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la liguilla de semifinales del Campeonato de Parejas de la LEP.M disputado en el frontón Labrit. Lleno. En el primer partido, Agirre-Salaverri ganaron a Ugalde-Jaunarena (22-8).

PAMPLONA - Danel Elezkano y Beñat Rezusta viven en pleno Carnaval. En la trastienda de su propuesta yacen mil bustos con mil máscaras diferentes. Mil oportunidades de encontrar caminos. Mil brújulas. Después, la inteligencia en la sala de máquinas es la que marca por dónde pueden ir los tiros sobre la cancha. La elección es casi siempre acertada, pero esa es otra cuestión. Dentro del pellejo del camaleón, los de Aspe viven la pelota con el pragmatismo de una navaja suiza, adaptándose al entorno, a los escenarios, recubriendo el gesto según las necesidades, según se vayan dando las circunstancias: mono de trabajo para los chaparrones, piel atrabiliaria para cada Vietnam privado y coronas doradas en las habitaciones con dosel del Olimpo. En definitiva, Elezkano II-Rezusta están dotados para amoldarse al frío en Siberia y al calor de Jaén. Son capaces de argumentar a favor de obra, resaltando la violencia del zurdo de Bergara y la capacidad de creación del vizcaíno, y son capaces de sobrevivir al ventarrón, como los juncos, para después impulsarse. ¡Ni un paso atrás! El trabajo les hizo libres ayer en el Labrit frente a Víctor Esteban y Jon Ander Albisu. Hasta para eso hay que ser talentoso. Lo fueron. Lo son. La holgura de sus mil rostros les da más poder que el ceño del músculo o la sonrisa de la picardía, porque tiraron de todas esas armas para tumbar a los de Baiko, a los que ingresaron en el patíbulo con un engañoso 22-12 ?-mentiroso resultado porque tuvo trabajo y Albisu rindió sensacional-, y así impulsarse en la primera cita de las semifinales del Parejas.

Con todo, a Rezusta le dicen pegador por violento y veloz, pero tras esa mueca convive la certeza de un físico poderoso por eléctrico y el aporte de un cerebro partisano por sacrificado. A Danel le dicen artista por resultón en los cuadros alegres, aunque tras ese calificativo anida la madurez del tajo diario y las miles de horas sobre la cancha desde que le salieron los dientes. En esa virtuosa combinación se estrellaron Víctor y Albisu, magnífico, potente. Se hundieron en la segunda mitad a pesar de comenzar con dominio y arrastrar a sus contrincantes a defenderse. La huida hacia delante era la única opción. Pero tienen facultades para ello.

Ocurre que huracanado el inicio azul, en el que Víctor quiso asomar protagonista, con ambición, chispa y, sobre todo, seriedad, no sirvió de nada. La maquinaria colorada desespera. Anclados 2-5, sumando grandes golpes un Albisu destacado con unas pelotas de mucho bote, el riojano expuso un sotamano de brillo y un remate vivo, volcánico, con el que dio muestras de qué madera está hecho. Anulado Elezkano II en ataque, Rezusta anunció que rendirse no es opción. Sobrevivió en la primera mitad al intercambio y, aun perdiendo algunas pelotas, la fortuna le lanzó un guiño por encima de la chapa.

A raíz de ese instante, los detalles acabaron por ser fundamentales. En la dureza emergió el de Zaratamo, tanto en defensa como en ataque, superando a su homólogo. Las brechas fueron desapareciendo. Sin hueco, Albisu tuvo que tomar el mando del dueto. Tiró de autoridad, pero se le acabó la gasolina. Se registraron igualadas a cinco y seis, después la diferencia fue aumentando sin remisión. Rezusta mantuvo las Termópilas y Jon Ander, poderoso, se quedó sin premio. Danel resolvió a dentelladas tras el 14-10 cuando ya no había oxígeno en el bando de Baiko (21-10). Víctor, nublado, no dio con los puntos ciegos.