Caja Rural supera con holgura los requisitos de capital de 2019

La entidad navarra presentaba en septiembre un capital principal del 14,85%, frente al 11,38% exigido

08.02.2020 | 14:23

Pamplona - Caja Rural de Navarra comunicó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que supera con cierta holgura los requerimientos de capital realizados por el Banco de España, que tratan de garantizar la solvencia mínima de las entidades que operan en el sistema financiero español.

La entidad precisa que ha recibido una comunicación por parte de la autoridad monetaria presidida por Pablo Hernández de Cos en la que, basándose en el proceso de revisión y evaluación supervisora (SREP) realizada, se establece el requerimiento de solvencia aplicable para el ejercicio 2019.

En concreto, el Banco de España requiere a Caja Rural de Navarra situar su ratio mínima de CET 1 phased-in al menos en el 7,88%, mientras que la ratio de capital total mínimo para el nuevo ejercicio se exigirá que la sitúe en el 11,38%. El porcentaje se viene incrementando paulatinamente desde 2013 y se trata de una medida que los bancos pueden superar, pero nunca mantenerla por debajo de lo marcado por el supervisor.

Estas ratios de capital incluyen el mínimo exigido por Pilar 1 (4,5% de CET 1 y 8,0% de capital total); el requerimiento de Pilar 2 (0,88%) y el colchón de conservación de capital (2,50%). A 30 de septiembre de 2018, Caja Rural de Navarra presentaba en su versión phased-in una ratio CET 1 del 14,856% y una ratio de capital total del 14,856%. En su versión fully loaded y a la misma fecha, dichos indicadores se situaban en el 14,564% y el 14,564%, respectivamente.

Esto supone que Caja Rural supera ampliamente los requisitos de capital planteados, duplicándolos en algunos casos. La entidad cooperativa, que cuenta con unos recursos propios que superan ya los 1.000 millones de euros, destina prácticamente todo su beneficio neto a reservas y ha incrementado su capital mediante la suscripción de participaciones entre los clientes. - D.N.

apunte

Morosidad a la baja. Una de las fortalezas de Caja Rural a lo largo de la crisis ha sido su baja tasa de morosidad, que además ha ido descendiendo en los últimos trimestres. La entidad ha comenzado incluso a revertir provisiones hechas en los momentos más duros de la crisis y ha podido de este modo mejorar su cuenta de resultados ante la reducción de los márgenes.