El Gobierno ultima medidas para aliviar la crisis agraria

Reforzará los mecanismos de control sobre los costes e introducirá exigencias en las promociones

25.02.2020 | 01:28

madrid – El Gobierno reforzará los mecanismos de control sobre los costes asociados a la producción y venta de alimentos e introducirá nuevas exigencias a las promociones en los supermercados, como parte del paquete de medidas que prevé aprobar para aliviar la crisis del campo.

Estas medidas están incluidas en un borrador del real decreto-ley y cuya aprobación está prevista para mañana, después de pasar por el Consejo de Ministros.

Una de las novedades es que se hará pública la identidad de las empresas que cometan infracciones "graves y muy graves" a la Ley de la Cadena Alimentaria con fines "disuasorios pero también punitivos, puesto que el elemento reputacional es esencial en el sector y procede que el público conozca los operadores que han sido objeto de sanción".

La nueva normativa obligará a los operadores de la cadena agroalimentaria a abonar "un precio igual o superior al coste de producción" del anterior eslabón, de forma que no se pueda comercializar a un precio inferior.

No obstante, el documento precisa que se prohíbe al eslabón que realice la venta final del producto "repercutir a ninguno de los operadores anteriores" costes derivados de su política comercial en materia de precios.

Para calcular ese coste de producción –que a partir de ahora se exigirá de forma expresa que figure en los contratos– se tendrá en cuenta una serie de "factores objetivos" que, en el caso de las explotaciones agrarias, abarca el gasto en semillas, fertilizantes, combustibles, energía, maquinaria, alimentación animal o la mano de obra, entre otros.

promociones El borrador igualmente restringe las actividades promocionales ya que exige que exista un acuerdo con el productor, que haya un interés mutuo y que no se induzca a error "sobre el precio e imagen de los productos" para no perjudicarlos.

"Los operadores deberán identificar su precio claramente en la información publicitaria, en la cartelería y en los tiques de compra, para que no pueda dar lugar a equívocos, de tal forma que el consumidor tenga conocimiento exacto del alcance de la campaña" y evitar, así, "que se desbarate la percepción sobre la cadena de valor en el sector, banalizando la actividad".